'Checo' Pérez al límite del volante

El piloto mexicano de Fórmula 1, Sergio "Checo" Pérez, experimenta comúnmente fuerzas verticales que causan que se muevan sus órganos internos o incluso le sacudan el cerebro.
 El piloto mexicano de Fórmula 1, Sergio "Checo" Pérez, experimenta comúnmente fuerzas verticales que causan que se muevan sus órganos internos o incluso le sacudan el cerebro.
Ciudad de México -
El piloto mexicano de Fórmula 1, Sergio "Checo"  Pérez, experimenta comúnmente fuerzas verticales que causan que se muevan sus órganos internos o incluso le sacudan el cerebro.
 

En curvas de alta velocidad, como la curva 8 del Gran Premio de Turquía, este piloto puede sentir cómo la fuerza G “tira” del corazón dentro del pecho.

Si bien son dañinas las aceleraciones laterales (4-5 G al tomar una curva) aún lo son más las aceleraciones antero- posteriores (acelerar-frenar, 2-4 G) porque se desplaza aún más un órgano sobre otro y, al frenar violentamente,el casco, el cerebro y el cráneo se desplazan entre sí trayendo como consecuencia dolores de cabeza y también disminución instantánea de la visión.

Soportando fuerzas G

El piloto mexicano soporta en cada carrera una fuerza centrífuga que empuja su cuerpo hacia el exterior de las curvas y que, a velocidades de 300 km/h alcanza el valor de 5 G, lo que influye sobre todo en la cabeza. Si se considera el peso de ésta con el casco, que es aproximadamente de 6 kg, Sergio Pérez debe soportar, en una curva de 5 G, una fuerza de 30 kg, y debe hacerlo con los músculos del cuello y de la espalda.

 

Mas información en la revista Quo... 

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×