Repliega policía de Bahrein protestas contra Gran Premio

La policía de Bahrein dispersó este sábado una manifestación prevista en la emblemática Plaza de la Perla, en Manama, en protesta por la celebración del Gran Premio de Fórmula Un
La policía de Bahrein dispersó este sábado una manifestación prevista en la emblemática Plaza de la Perla, en Manama, en protesta por la celebración del Gran Premio de Fórmula Un
 La policía de Bahrein dispersó este sábado una manifestación prevista en la emblemática Plaza de la Perla, en Manama, en protesta por la celebración del Gran Premio de Fórmula Un  (Foto: Reuters)
Manama, Bahrein -
  • Hubo algunos heridos por las movilizaciones

La policía de Bahrein dispersó este sábado una manifestación prevista en la emblemática Plaza de la Perla, en Manama, en protesta por la celebración del Gran Premio de Fórmula Uno, aunque el príncipe heredero del reino dijo sentirse "optimista" por una solución de las tensiones sociales en el país. Los agentes utilizaron bombas de gas lacrimógeno y granadas de estruendo para impedir que los manifestantes llegaran al punto previsto para la concentración, un tradicional centro de reunión y protesta de los chiitas desde el inicio de las protestas que sacuden el reino desde febrero de 2011. Después de dispersar la protesta, los policías incluso persiguieron a manifestantes en fuga por las calles laterales, mientras un helicóptero policial sobrevolaba toda la zona. Ya en la noche del viernes se habían registrado manifestaciones incluso con brotes de violencia en las localidades chiitas que rodean Manama. Dos personas resultaron heridas por cócteles Molotov lanzados contra la policía, según las autoridades. "Dos asiáticos resultaron heridos por cócteles Molotov dirigidos contra las patrullas de la policía en la carretera Isa Al Kaber", en Manama, anunció el ministerio del Interior en Twitter. En tanto, el príncipe heredero, Salman Bin Hamad, dijo el sábado a la prensa durante una visita al circuito de Sajir que se sentía "optimista" sobre una solución a las tensiones en el reino, y admitió que hay que hacer frente a "dificultades". "Soy optimista y creo que se encontrará una solución", dijo el príncipe a la salida del circuito de Sajir, donde los pilotos de Fórmula 1 realizaron una sesión de prácticas y la sesión de clasificación para el Gran Premio del domingo. De acuerdo con el príncipe --considerado un moderado dentro de la minoría sunita que controla el reino--, las manifestaciones "son mayoritariamente pacíficas. Se trata de personas que expresan su derecho a no estar de acuerdo". Para el príncipe Salman, las manifestaciones "constituyen el tipo de cosa que debemos apoyar. Lo que no queremos es apoyar a los extremistas violentos, y hasta ahora se ha hecho muy poca distinción entre las dos cosas". La oposición chiita intensificó últimamente su movilización con motivo del Gran Premio de Fórmula 1 en este pequeño reino gobernado por una dinastía sunita. Las manifestaciones se concentran en los pueblos chiitas de los suburbios de la capital. "Hoy caminaremos hacia el centro de la revolución", había anunciado en Twitter el colectivo radical clandestino del 14 de febrero, que preparó la protesta de este sábado. El viernes, los manifestantes intentaron acercarse a la plaza, pero fueron dispersados por la policía. La Plaza de la Perla, cuyo monumento central fue derribado tras la represión de las protestas y cuyos accesos están cerrados con bloques de hormigón, estaba totalmente rodeada por las fuerzas de seguridad el sábado por la mañana, constataron periodistas al dirigirse al circuito Sajir. El sábado por la mañana había un fuerte despliegue policial con varios vehículos blindados alrededor de la plaza y a lo largo de la autopista que lleva al circuito. La noche del viernes se registraron enfrentamientos, como los días anteriores, entre centenares de jóvenes y las fuerzas de seguridad en las localidades chiitas, según testigos. "Esta carrera es un crimen", "No a la fórmula de la sangre", gritaban los manifestantes lanzando piedras y cócteles Molotov en dirección de las fuerzas de seguridad, según testigos. La policía los dispersó con granadas lacrimógenas. Otros manifestantes enmascarados bloquearon las carreteras quemando neumáticos. El viernes, las autoridades de Bahréin ordenaron a un equipo de cinco personas del canal de televisión británico ITV que cubría los enfrentamientos antes de la carrera, que partiera del país, según el canal. Desde febrero de 2011, Bahréin es escenario regular de manifestaciones, a veces violentas, lo que obligó a los organizadores de la carrera anular el certamen ese año. En la edición 2012, la oposición había organizado manifestaciones que terminaron con un muerto. Los partidos tradicionales de la oposición, liderados por la poderosa formación chiita Al Wefaq, reclaman la instauración de una monarquía constitucional, pero los partidarios del colectivo 14 de febrero piden la caída de la dinastía que gobierna el emirato desde hace más de 200 años.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×