Este arroz ya se quemó

Desafortunadamente, no podemos escribir esta columna de lo sucedido en la semana 1 de la NFL, ya que el lunes se dio a conocer un capítulo más del triste y lamentable caso de Ray Rice, ...

Desafortunadamente, no podemos escribir esta columna de lo sucedido en la semana 1 de la NFL, ya que el lunes se dio a conocer un capítulo más del triste y lamentable caso de Ray Rice, y los problemas recurrentes en los que se ven envueltos los jugadores de la NFL.

No es mi intención recapitular lo sucedido, que muy probablemente ya es del total conocimiento de los lectores de esta columna, lo que quiero expresar es mi particular punto de vista e intentar dar una descripción de todo lo que está detrás de todo esto.

Me cuesta trabajo creer en principio, lo que la NFL y los Ravens han defendido a capa y espada. 

¿Cómo es posible, que en la supuesta investigación que hicieron meses atrás después del primer video, la NFL, los abogados y los Ravens no hayan solicitado y conseguido el video del interior del elevador?

Sinceramente no lo creo, pero dándole el beneficio de la duda, se me hace muy extraño, que hace menos de un mes, Roger Goodell haya mandado una carta a los dueños de la NFL excusándose y pidiendo perdón por cómo se manejó el caso, aceptando que la sanción fue de risa. Siento que se estaba curando en salud, sabiendo lo que en algún momento inevitablemente saldría a la luz.

Otra situación que deja mucho que desear del manejo que la NFL le dio al asunto, es que por el acuerdo con la asociación de jugadores, la NFL no podía sancionar a Rice una segunda vez, es decir, si los Ravens no hubieran decidido cortarlo en teoría la Liga no hubiera podido hacer nada más de lo que había decretado un mes atrás ¡ridículo! 

¿Acaso no es suficiente lo que mostró el video para dejar de lado un acuerdo con la Asociación de Jugadores? Los mismos jugadores que se expresaron consternados por el hecho e incluso pedían que nadie juegue contra los Ravens hasta que se tomaran acciones.

¿Acaso hubo una llamada de las oficinas de Nueva York exigiendo a los Ravens lo cortaran, para que minutos después la NFL tratara de limpiar el error suspendiéndolo indefinidamente?

Por qué pasaron al menos 6 horas desde que salió a la luz el video, hasta cuando los Ravens y la NFL se manifestaron al respecto ¿Por qué tanto tiempo? La gravedad del hecho era para una respuesta inmediata y tajante.

Estas acciones dejaron con una mala imagen a la Liga y al Comisionado, debería ser suficiente para que Goodell ofreciera su renuncia al cargo. Evidentemente no sucederá y tampoco habrá 24 dueños que voten a favor de quitarlo de su cargo, después de que él en ocho años les triplicó los ingresos.

Janay Rice, la ahora esposa, salió a la defensa de su marido excusando que son problemas personales y que los responsables de sacar el video a la luz, les han hecho un daño irreparable a ella, a su familia, amigos y principalmente a Ray Rice, el que hace unos meses atrás casi la mata de un golpe.

¿Increíble? ¡Sí!  Que quede claro, tengo repudio absoluto a lo que hizo Rice. El RB es merecedor de estar tras las rejas, pero sinceramente no creo que debamos juzgar a Janay, tendríamos que estar en los zapatos de la pareja para saber realmente como es la relación entre ellos.

Vaya que es un tema escabroso y difícilmente sabremos la realidad de las cosas.

Sin embargo, debemos de estar seguros que la NFL está siendo juzgada con mano dura por toda la prensa que suele hablar maravillas de la dirigencia de la Liga, y que un escándalo futuro de este nivel podría ser un golpe que deje a Roger Goodell en la lona.

 
Twitter: @PlaysOfTheWeek 
Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas