McNabb reaccionó positivamente tras ser relegado al banquillo

Algún día, Donovan McNabb revelará tal vez lo que sintió cuando se le envió al banquillo por primera ocasión en su carrera.
Algún día, Donovan McNabb revelará tal vez lo que sintió cuando se le envió al banquillo por primera ocasión en su carrera.
 Algún día, Donovan McNabb revelará tal vez lo que sintió cuando se le envió al banquillo por primera ocasión en su carrera.

MEDIOTIEMPO | Agencias11 de Diciembre del 2008

  • "Lo único en lo que me concentro en este momento particular es en jugar contra los Browns", dijo McNabb

Algún día, Donovan McNabb revelará tal vez lo que sintió cuando se le envió al banquillo por primera ocasión en su carrera.

Pero no lo dirá ahora. No cuando sus Eagles de Filadelfia buscan llegar a la Postemporada, encabezadas por McNabb.

"Lo único en lo que me concentro en este momento particular es en jugar contra los Browns de Cleveland", dijo McNabb el jueves.

Las Eagles (7-5-1) reciben el lunes por la noche a los Browns (4-9), en un encuentro que tiene implicaciones relevantes para los Playoffs. Hace dos semanas y media, nadie hubiera imaginado que Filadelfia hubiera seguido en la lucha a estas alturas.

McNabb tuvo un mal desempeño en la primera mitad del partido del 23 de noviembre contra Baltimore. En el intermedio, el marcador estaba 10-7 en favor de los Ravens, y el quarterback no volvió al emparrillado.

Filadelfia se desmoronó y cayó por 36-7. Quedó con una foja de 5-5-1 y no parecía tener posibilidad alguna de hacer algo en la campaña.

Incluso el futuro de McNabb con el equipo, después de 10 Temporadas, pareció incierto. Se puso en duda si tenía una buena relación con el entrenador Andy Reid.

Resultó extraño el ver a McNabb, saludable, parado a un costado del terreno, mientras Kevin Kolb encabezaba la ofensiva. Ello pareció marcar el final de una era en Filadelfia.

Pero McNabb nunca expresó su enfado. No criticó a los entrenadores, no culpó a sus compañeros ni exigió ser transferido a otro equipo. En vez de ello, respondió como un líder.

"El siempre ha sido muy positivo", dijo el corredor Brian Westbrook. "Permaneció como líder de este equipo, una persona a quien todos consideran el líder y a quien buscan para que les dé consejos. Esa situación de ser sentado en el banco seguramente lo entristeció, pero volvió al trabajo duro para ser nuestro líder y nos ayudó a ganar esos dos últimos partidos".

Apoyadas en el brazo de McNabb y en las piernas de Westbrook, las Eagles arrollaron al Campeón del Oeste de la Conferencia Nacional, Arizona, por 48-20, en el Día de Acción de Gracias. El domingo pasado, dieron una de las mayores campanadas de la campaña, al superar por 20-14 a los Giants, líderes de la Nacional, en Nueva York.

Y ahora, Filadelfia está medio partido detrás de Dallas y Atlanta, que tienen foja de 8-5, en pos del último boleto para la Postemporada. Las Eagles avanzarán a los Playoffs si ganan los últimos tres partidos y si los Falcons pierden uno.

[AP][foto: AP][r/edsa]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×