El Súper Bowl podría definirse por el juego por tierra

Tanto los Acereros de Pittsburgh como los Cardenales de Arizona podrían definir la próxima edición del Súper Bowl con sus respectivas ofensivas, que han experimentado una mejoría notable en la...
 Tanto los Acereros de Pittsburgh como los Cardenales de Arizona podrían definir la próxima edición del Súper Bowl con sus respectivas ofensivas, que han experimentado una mejoría notable en la recta final de la competición.

MEDIOTIEMPO | Agencias25 de Enero del 2009

  • Sus respectivas ofensivas han experimentado una mejoría notable

Tanto los Acereros de Pittsburgh como los Cardenales de Arizona podrían definir la próxima edición del Súper Bowl con sus respectivas ofensivas, que han experimentado una mejoría notable en la recta final de la competición.

Ambos equipos serán los protagonistas del Súper Bowl XLIII, que tendrá lugar el próximo 1 de febrero en el Raymond James Stadium, de la ciudad de Tampa Bay (Florida), sede del equipo de los Bucaneros, que ya tienen en su poder un título de Campeones de la Liga Nacional de Futbol Americano (NFL).

Las líneas ofensivas de los Cardenales y de los Acereros, no se caracterizaron durante los partidos de Temporada regular por ser sus mejores armas dentro del emparrillado.

Los mariscales de campo de ambos equipos y sus corredores enfrentaron serios problemas por sus inconsistencias mientras trataban de armar jugadas para ganar yardas y acercarse a la zona de diagonales.

Pero en la Fase Final ambos equipos se vieron obligados a mejorar ante las exigencias de la competición, y al final las líneas ofensivas de ambos equipos se convirtieron en las piezas clave para llegar a la Final del Súper Bowl, primera vez para los Cardenales.

En el terreno de juego se enfrentarán las tácticas desarrolladas por Russ Grimm, entrenador ofensivo de los Cardenales, contra las de Larry Zierlein, encargado de la ofensiva de los Acereros.

Grimm, que además es Asistente del entrenador en jefe de los Cardenales, Ken Wisenhunt, llegó al equipo al mismo tiempo que éste, quien fue coordinador ofensivo de los Acereros.

Grimm, ex jugador de los Pieles Rojas de Washington se unió a Arizona en la campaña del 2007, y logró convertir a la línea ofensiva de Cardenales en la sexta de la NFL con menor número de capturas de mariscal de campo en contra, con 24, mientras que un año después concluyó con 28, en el lugar 12.

Grimm trabajó con los Acereros del ex entrenador jefe, Bill Cowher, cuando el equipo consiguió ante los Halcones Marinos de Seattle, en el Súper Bowl XL, su cuarto anillo de Campeón.

Mientras que Zierlein, quien trabajó para los Cafés de Cleveland y los Bills de Buffalo, en su segundo año como especialista con los Acereros, permitió 49 capturas de mariscal de campo, la cuarta peor marca de la NFL.

Pero ambos equipos modificaron sus tácticas, ya que mientras Grimm y Arizona han permitido tres capturas en el mismo número de partidos, los Acereros permitieron que alcanzaran a su mariscal de campo Ben Rothlisberger en cinco ocasiones en dos juegos.

Todo parece indicar que del Súper Bowl del próximo domingo podría esperarse un juego que se defina por tierra porque ambas escuadras han estado mejorando sustancialmente su ofensiva en el ataque terrestre.

Pero la gran sorpresa podría llegar por aire, como sucedió el año pasado con mariscal de campo Eli Manning y el receptor Plaxico Burress, que en los últimos minutos decidieron el triunfo para los Gigantes de Nueva York, que vencieron contra todo pronóstico a los Patriotas de Nueva Inglaterra.

[EFE][foto: AP][r/edsa]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×