Punto Extra – El juego fantástico

Se ha vuelto imposible ver un partido de la NFL sin escuchar algún tipo de referencia al futbol de fantasía.
Se ha vuelto imposible ver un partido de la NFL sin escuchar algún tipo de referencia al futbol de fantasía.
 Se ha vuelto imposible ver un partido de la NFL sin escuchar algún tipo de referencia al futbol de fantasía.

David Sabino | MEDIOTIEMPO26 de Enero del 2009

  • Los participantes del futbol de fantasía son distintos a los aficionados comunes y corrientes

Se ha vuelto imposible ver un partido de la NFL sin escuchar algún tipo de referencia al futbol de fantasía.

Ya sean las estadísticas al pie de la pantalla que informan sobre los tres pases de touchdown y 361 yardas por aire que produjo el mariscal titular de los Cardinals, Kurt Warner; o el analista que contempla el impacto que tendrán en las ligas de fantasía los acarreos frente a la línea de gol de LenDale White, corredor de los Titans.

Después se ven cosas aún más raras, como el tipo acodado en un extremo de la barra que alienta a los corredores de ambos equipos. El futbol de fantasía se ha convertido en una parte esencial del deporte más popular de Estados Unidos. Es una tribu con más de 20 millones de integrantes y una industria en pleno crecimiento que mueve 3 mil millones de dólares al año. Aquellos que juegan se hacen adictos. Los otros no saben lo que se están perdiendo.

Los participantes del futbol de fantasía son distintos a los aficionados comunes y corrientes. Para empezar, les interesa el desempeño individual de los jugadores de la NFL en vez del rendimiento de los equipos.

A los fantásticos no les interesa si los Dallas Cowboys son derrotados, siempre y cuando el receptor Terrell Owens atrape dos pases de touchdown. Este comportamiento anormal es el principal argumento que tienen los puristas contra el futbol de fantasía: los fantásticos corrompen el deporte porque no les importa quién gane o pierda en la cancha.

Sin embargo esta liga, que en noviembre y diciembre está repleta de partidos sin ninguna consecuencia para la Postemporada, le debe a este pasatiempo el mantener el interés del público. Para muestra, un botón: los Bengals, Lions y 49ers figuran entre las peores escuadras de la NFL, pero cuentan con tres estrellas del futbol de fantasía (los receptores T.J. Houshmandzadeh y Calvin Johnson, y el corredor Frank Gore). Sólo así se aseguran una respetable audiencia nacional.

Los fundamentos básicos del futbol de fantasía son simples, pero los detalles varían de liga a liga. Una estructura bastante común es la siguiente: antes del inicio de la Temporada, un grupo de ocho a 12 personas se reúne físicamente o por Internet para seleccionar sus propios equipos formados por jugadores de la NFL.

El sistema más popular otorga puntos de fantasía por yardas y anotaciones registradas en verdaderos partidos de la NFL. Además, los participantes pueden sumar puntos por alcanzar ciertos hitos (cuando el corredor que escogieron suma 100 yardas en un juego o el mariscal consigue 300 yardas por el aire). Los conjuntos defensivos y especiales también suman puntos por acciones en el campo de juego, como interceptar el balón o derribar al mariscal.

Cada semana se fija la alineación titular, compuesta por un mariscal, dos corredores, dos receptores, un jugador todoterreno (generalmente un corredor o receptor adicional), un ala cerrada, un pateador y un defensivo o especialista. El plantel incluye además entre seis y 10 suplentes. Los "propietarios" de los equipos buscan maximizar su puntaje enviando a la cancha o la banca a sus seleccionados en base a los rivales de éstos en los terrenos de la NFL. Los dueños también pueden sumar o dar de baja a jugadores debido a lesiones o rendimiento.

Aunque muchas ligas fantásticas no cuestan nada, en otras hay que pagar para jugar y se reparten premios (¡hasta 1 millón de dólares!). Eso alimenta el apetito insaciable de estadísticas, análisis y cualquier otra información en Internet, prensa o televisión que pueda darte la ventaja el domingo.

Por ello es que cientos de medios anuncian con bombos y platillos cualquier dato relacionado con los jugadores de la NFL, ya sea una lesión en el dedo gordo del pie o un cambio de mariscal. Pero los propietarios a lo sumo necesitan 15 minutos para hacer un repaso de la semana antes de elegir su formación, que es la parte más divertida del juego fantástico.

Hay ligas para todo el mundo, desde el aficionado más desinteresado al más obsesivo. No obstante, cuando seguimos un deporte, en el fondo todos creemos saber más que el dueño o entrenador del equipo. ¿Qué esperas para demostrarlo?

[mt][foto: AP][r/edsa]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×