Sin Jessica ni Terrell, Romo todavía tiene mucho que demostrar

Tony Romo tuvo el domingo la oportunidad perfecta para demostrar a todos lo mucho que ha cambiado. Ahora es más sereno y disciplinado, sin Jessica Simpson ni Terrell Owens en su vida.
 Tony Romo tuvo el domingo la oportunidad perfecta para demostrar a todos lo mucho que ha cambiado. Ahora es más sereno y disciplinado, sin Jessica Simpson ni Terrell Owens en su vida.
  • Tony Romo, QB de los Vaqueros, no ha rendido en los partidos importantes

Tony Romo tuvo el domingo la oportunidad perfecta para demostrar a todos lo mucho que ha cambiado. Ahora es más sereno y disciplinado, sin Jessica Simpson ni Terrell Owens en su vida. Pero en vez de ello, frente a 105.121 espectadores en el estadio y la mayor audiencia de un partido nocturno por televisión en 12 años, Romo dejó claro que sigue siendo propenso a lanzar muchos pases a las manos de los rivales de los Cowboys de Dallas. En la inauguración oficial del Cowboys Stadium, de 1.150 millones de dólares, Romo lanzó pases que fueron atrapados por los Giants de Nueva York. El primero fue regresado hasta la zona de anotación, y los Giants lograron touchdowns en las ofensivas que siguieron a las otras dos interceptaciones. Esos fueron los únicos touchdowns de Nueva York en la victoria por 33-31 que arruinó una gran noche para el dueño de los Cowboys, Jerry Jones, echó a perder el mejor partido de la ofensiva terrestre de Dallas desde los días de Emmitt Smith, y propinó a los Cowboys una derrota temprana en lo que se espera sea una dura competencia dentro de la División Este de la Conferencia Nacional. Romo se culpó inmediatamente después del partido y prometió mejorar. ¿Cómo lo hará? Esa es una pregunta difícil de responder, porque el mariscal de campo pospuso hasta el jueves su conferencia habitual de los miércoles con la prensa local. El jueves, Romo salió del vestuario, vio a los reporteros que lo esperaban y se dirigió al gimnasio durante el resto del periodo previsto para la entrevista. También el jueves, en una entrevista telefónica con medios que cubren a las Panthers de Carolina, Romo dijo que todo quarterback tiene que aprender a recuperarse, e insistió en que los Cowboys están comprometidos con jugar mejor. "Si uno ha jugado este deporte durante el tiempo suficiente, se da cuenta de que se está mintiendo a sí mismo si piensa que puede jugar 16 semanas de manera estupenda", dijo Romo. "Eso no es realista. No me importa quién sea el jugador, nadie puede hacer eso durante un año completo". "Cuando uno juega mal, hay que volverse a comprometer con lo que haces, prepararse con disciplina y jugar como nadie más". Sus compañeros han defendido a Romo toda la semana, insistiendo en que siguen confiando en él y destacando lo que ocurrió en el partido anterior, cuando abrió la era posterior a la partida del receptor Owens lanzando pases de anotación de más de 40 yardas a distintos jugadores, y acumulando 353 yardas sin perder balones --la mejor cifra en su carrera-- para derrotar a Tampa Bay. Pero eso ha pasado siempre con Romo: puede dar el triunfo a los Cowboys una semana y a la siguiente puede ser el culpable de la derrota. Muchos pensaron que esa inconstancia debía terminar al poner el énfasis en no perder balones. El año pasado, entregó 21 en 13 partidos y sólo tuvo un encuentro sin pases interceptados y sin soltar el ovoide para regalarlo a los contrarios.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×