Jugadores de NFL ocultan conmociones cerebrales

''¿Saben cómo vibra una campana? Así es como mi cerebro se sentía en aquel momento'', dijo Rock Cartwright, tras dos años de su conmoción cerebral.
''¿Saben cómo vibra una campana? Así es como mi cerebro se sentía en aquel momento'', dijo Rock Cartwright, tras dos años de su conmoción cerebral.
 ''¿Saben cómo vibra una campana? Así es como mi cerebro se sentía en aquel momento'', dijo Rock Cartwright, tras dos años de su conmoción cerebral.
Nueva York, Estados Unidos -
  • La NFL señala que, según sus datos, hay un promedio de una conmoción cerebral reportada cada dos partidos

Rock Cartwright, encargado de devolver los despejes en los Pieles Rojas de Washington, recuerda cómo sentía que su cerebro ''le daba vueltas como una campana'' hace unos años, luego de recibir un duro golpe en un partido contra los Gigantes de Nueva York.

"¿Saben cómo vibra una campana? Así es como mi cerebro se sentía en aquel momento"

''¿Saben cómo vibra una campana? Así es como mi cerebro se sentía en aquel momento'', dijo. ''Creo que cinco minutos después recuperé plenamente la conciencia, volví al terreno y seguí jugando''. Cartwright nunca dijo al personal médico de Washington cómo se sintió. No es el único. Treinta de 160 jugadores de la NFL que participaron en un sondeo de The Associated Press entre el 2 y el 15 de noviembre respondieron que han ocultado o desestimado los efectos de una conmoción cerebral. La AP realizó la serie más amplia de entrevistas sobre el tema desde que éste cobró más relevancia, en esta temporada. Habló con cinco jugadores de cada uno de los 32 equipos _casi el 10% de la liga_ y trató de abarcar distintas posiciones y grados de experiencia en la NFL, para buscar una muestra lo más representativa posible de los jugadores. Aunque no se trata de una muestra científica, muchos jugadores respondieron con una honestidad sorprendente. ''Uno se levanta y todo le da vueltas'', relató el quarterback sustituto de los Giants, David Carr. ''Pero no se lo dices a nadie''. Ahora, la NFL quiere que los jugadores se supervisen entre ellos e informen al equipo si creen que alguien tiene una lesión en la cabeza. Informado sobre los hallazgos de la AP, el portavoz de la NFL, Greg Aiello, dijo en un correo electrónico que el comisionado Roger Goodell habló la semana pasada con el director ejecutivo del Sindicato de Jugadores, DeMaurice Smith, sobre ''la importancia de que los jugadores reporten los golpes en la cabeza, sin importar cuán leves creen que son. El comisionado dijo que el proceso necesita incluir a los jugadores, para que observen e informen al personal médico de un equipo cuando un compañero muestre síntomas de una conmoción cerebral''. Lo que revelaron las entrevistas de la AP fue un panorama amplio y sin precedentes sobre la forma en que los jugadores en activo piensan respecto de las lesiones en la cabeza, en un mundo donde ''mirar estrellas'' _así como los efectos potenciales de las conmociones a largo plazo_ se considera algo atemorizante pero que quizás también constituye una consecuencia inevitable del trabajo. ''Es parte del juego'', consideró Deshea Townsend, cornerback de los Steelers de Pittsburgh. Sí lo es. En semanas recientes, dos famosos jugadores, Brian Westbrook de las Eagles de Filadelfia, y Clinton Portis, de los Redskins _ninguno de los cuales participó en la encuesta_ han sido baja en sus equipos por conmociones cerebrales. Westbrook se perdió dos partidos y regresó el domingo, pero debió abandonar el terreno en la segunda mitad por otra conmoción. La NFL señala que, según sus datos, hay un promedio de una conmoción cerebral reportada cada dos partidos. Ello da un total de entre 120 y 130 casos durante cada temporada regular. De los 160 jugadores entrevistados por la AP, la mitad señaló que ha sufrido al menos una conmoción cerebral jugando fútbol estadounidense. Sesenta y uno revelaron que se han perdido acción en el terreno por alguna conmoción. ''Evidentemente nos preocupan estos datos'', dijo George Atallah, subdirector del sindicato. ''Creemos que hay más datos relevantes que la liga tiene sobre estos temas y quisiéramos que los compartieran con nosotros de manera confidencial''. Durante las entrevistas con la AP, algunos jugadores respondieron rápidamente que nunca habían sufrido una conmoción. Pero luego, no se mostraron tan seguros, como en el caso de Chris Hovan, veterano de 10 años y tackle defensivo de los Buccaneers de Tampa Bay, quien dijo: ''Probablemente, yo era muy joven para darme cuenta''. Pero no necesariamente es fácil ocultar o pasar inadvertidos los síntomas. ''Todos pueden ver claramente que uno tiene una conmoción: Caminas como si estuvieras borracho'', dijo Roy Lewis, defensive back de los Seahawks de Seattle. Bobby Wade, receptor de los Chiefs de Kansas City, dijo a la AP que nunca ha tratado de ocultar una conmoción cerebral, pero está seguro de que ello ocurre con frecuencia en la NFL. ''Uno ve que los chicos menean la cabeza tratando de recuperarse. Si hubiera un médico evaluándolos, estoy seguro de que les diría: 'Tu cerebro ha sufrido un traumatismo'''. Los jugadores reconocieron haberse quedado en el partido pese a sentirse aturdidos, mareados o con visión borrosa, porque, según Justin Smiley, guard de los Dolphins de Miami, ''así nos enseñan a hacerlo''. Algunos dijeron que no querían decepcionar a su equipo. Otros mencionaron la importancia de evitar cualquier señal de debilidad en un reporte donde palabras como ''guerrero'' y ''gladiador'' suelen usarse como cumplidos. Y también existe el temor de perder un lugar en la nómina, en una liga donde la falta de contratos garantizados hace que algunos jugadores estén dispuestos a sacrificar su salud por una buena paga en el presente. El mes pasado, durante una audiencia en el Congreso, la representante demócrata Linda Sánchez criticó la reticencia de la NFL a aceptar que existe una relación entre las múltiples lesiones en la cabeza en los jugadores de la NFL y muchos desórdenes como demencia y el mal de Alzheimer. Dijo que esa actitud le recordaba a las empresas tabacaleras, cuando negaron que el fumar provocara enfermedades. En esa audiencia, el representante demócrata John Conyers pidió a la NFL y al sindicato de jugadores entregar los expedientes médicos para una revisión independiente.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×