Dallas y Cincinnati buscarán reencontrarse con la victoria

Los Vaqueros de Dallas llevan una década sin ganar un partido de postemporada y los Bengalíes ya van para dos décadas. Eso podría cambiar en la ronda de comodines que arranca el sábado.
Los Vaqueros de Dallas llevan una década sin ganar un partido de postemporada y los Bengalíes ya van para dos décadas. Eso podría cambiar en la ronda de comodines que arranca el sábado.
 Los Vaqueros de Dallas llevan una década sin ganar un partido de postemporada y los Bengalíes ya van para dos décadas. Eso podría cambiar en la ronda de comodines que arranca el sábado.
México, D.F -
  • Dallas se enfrentará por tercera ocasión desde comienzos de noviembre y por segunda semana seguida con Filadelfia

Los Vaqueros de Dallas llevan una década sin ganar un partido de postemporada y los Bengalíes ya van para dos décadas. Eso podría cambiar en la ronda de comodines que arranca el sábado. Ambos jugarán ante rivales que conocen: Dallas se enfrentará por tercera ocasión desde comienzos de noviembre y por segunda semana seguida con Filadelfia, viejo conocido de la División Este de la Conferencia Nacional. Cincinnati también repetirá ante los Jets de Nueva York, después de que ambos se vieron las caras la semana pasada. El domingo, Baltimore visitará a Nueva Inglaterra y Arizona recibirá a Green Bay. A diferencia de los Bengalíes, cuya última victoria de postemporada se remonta a 1990, Dallas es un equipo tradicional en la carrera al Super Bowl. Desde que le ganaron a Minnesota para luego perder contra Carolina en la postemporada de 1996, los Vaqueros se han clasificado a los playoffs seis veces. Sacando la cuenta, Dallas busca romper una racha de seis derrotas. ¿Por qué a los Vaqueros, posiblemente la franquicia más emblemática de la NFL, le ha ido tan mal? "Me parece absurdo tener que estar respondiendo a esa pregunta", dijo el dueño Jerry Jones. "No hubiese imaginado eso en 1996, de encontrarnos sin victorias en los playoffs y que hubiésemos tenido tantos cambios de entrenadores". Pero tome en cuenta esto: los Vaqueros se encuentran entre los equipos que afrontan estos playoffs en mejor forma. Dallas fijó un récord de la franquicia con sus 6.390 yardas totales, la primera vez en su historia que superó la barrera de las 6.000. La defensa, que el fin de semana pasado dejó en cero a los Eagles para ganar la división, permitió apenas 33 puntos en los últimos cuatro partidos como local. Pero los 13 años sin ganar están presentes, y las Águilas de Filadelfia tienen como antecedente que han salido airosos en su primer partido de playoff en siete oportunidades consecutivas. Han ganado 10 juegos de postemporada desde que Dallas ganó su último. Tampoco se puede obviar que, desde que en 1990 se adoptó el actual formato, en los nueve partidos de primera ronda que se dieron revanchas tras un duelo de la última fecha el perdedor del duelo de temporada regular ganó cinco veces en el playoff. "Tenemos que pararnos firme ahí (en Dallas) y buscar la victoria como sea", dijo DeSean Jackson, receptor de los Eagles, señaló: "Nos tienen de hijos este año. Nos han ganado dos veces. No le daré mucha importancia. Son un tremendo equipo, pero se les puede ganar". Así también están los Jets, que perdieron siete veces esta temporada. Pero cerraron 5-1 en la recta final, se beneficiaron cuando los Colts y Bengals dieron descanso a sus titulares y se colaron con marca de 9-7. Llegan más entonados que los Bengalíes, que cerraron 1-3 y fueron irregulares en la segunda mitad. Es más, Cincinnati se fue 6-0 al conquistar el Norte de la Americana pero 4-6 fuera de su división. El mero hecho de estar en la postemporada es algo nuevo para los Bengals y el quarterback Carson Palmer, la primera selección del draft en el 2003. Cuando los Bengalíes ganaron su división en el 2005, Palmer apenas pudo ver acción en dos jugadas e hizo un solitario pase. Se trató de uno de 66 yardas que envió a Chris Henry, pero Palmer se fracturó la rodilla por el impacto de un embestida de Kimo von Oelhoffen de Pittsburgh. "A nadie le gusta ver los partidos por televisión, ya sea de primera ronda, segunda ronda, tercera ronda, el Super Bowl. Es duro. Creo que eso es lo que realmente ha inspirado a nuestro equipo y sin duda a mí", señaló Palmer. Palmer y los Bengalíes se medirán con la mejor defensa y al ataque líder por tierra. Nueva York arrasó en ambas facetas el pasado domingo. Pero eso fue en el Meadowlands y Cincinnati no tenía mucho que ganar. Los Patriots debieron fajarse para vencer 27-21 a Baltimore en octubre y ganaron el Este de la Americana con marca de 10-6. Los Ravens entraron con el otro wild card de la conferencia con 9-7. Nueva Inglaterra echará de menos al receptor Wes Welker, líder de la liga, debidó a una dolencia en la rodilla que sufrió el domingo. Es probable que los Ravens marquen más de la cuenta a Randy Moss en cada jugada. Pero también se verá a Tom Brady y Bill Belichick en procura de formas de minar una ofensiva que ya no es tan formidable como en años previos. Arizona, el campeón del Oeste de la Nacional, lució mal hace una semana al perder en casa 33-7 ante Green Bay. Ninguno tenía nada que arriesgar, pero los Packers usaron a sus titulares un poco más.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×