Sánchez, autocrítico tras la derrota y dispuesto a mejorar

Los números de Sánchez contra los Packers no fueron tan malos: 16 pases completos en 38 intentos, para 256 yardas y dos interceptaciones, en decisiones cuestionables de los árbitros.
Los números de Sánchez contra los Packers no fueron tan malos: 16 pases completos en 38 intentos, para 256 yardas y dos interceptaciones, en decisiones cuestionables de los árbitros.
 Los números de Sánchez contra los Packers no fueron tan malos: 16 pases completos en 38 intentos, para 256 yardas y dos interceptaciones, en decisiones cuestionables de los árbitros.
Florham Park, Nueva Jersey -
  • Aceptó que estuvo muy impreciso en el partido.
  • Busca aprender de sus errores para mejorar en el futuro.

Mark Sánchez se sintió abochornado cuando vio la jugada en video. Reconoció que en el partido no vio a su compañero. Pero al mirar el video, se percató de que Braylon Edwards, totalmente desmarcado, corría hacia la zona de anotación, esperando un pase que habría significado la ventaja para los Jets de Nueva York en los últimos minutos del duelo del domingo. "Creo que hasta Seth Ryan hubiera completado ese pase", dijo Sánchez el miércoles, en referencia al hijo adolescente del entrenador Rex Ryan. Sánchez simplemente perdió de vista a Edwards y en vez de lanzarle el pase a él, hizo un envío incompleto a Jerricho Cotchery, lo que resultó el colmo en un pésimo día para la ofensiva de los Jets. "Fue algo de lo peor", dijo Sánchez respecto de la jugada. Aunque habría varios culpables en la derrota por 9-0 ante Green Bay, el quarterback de ascendencia mexicana insistió en que él estuvo muy impreciso y debió haber acarreado en ocasiones el ovoide en vez de lanzarlo. "Para un quarterback, cometí demasiados errores", reconoció. "Otro quarterback podría ver este partido y observaría lo mismo que yo miro, y sabría por qué me presiono y me critico tanto". Los números de Sánchez contra los Packers no fueron tan malos: 16 pases completos en 38 intentos, para 256 yardas y dos interceptaciones, en decisiones cuestionables de los árbitros. Las oportunidades perdidas, especialmente la de Edwards, son las que disgustaron al mariscal de campo. "Así de duro tengo que ser conmigo mismo y así soy", dijo. "Esa fue la diferencia entre tener un récord de 6-1 y uno de 5-2". Ryan no fue tan duro con Sánchez. Destacó que ocho o nueve buenos pases fueron soltados por los receptores, lo que hizo parecer más malo su desempeño. "Creo que sus cifras de la segunda mitad fueron muy bien", dijo Ryan. "Fue sólo en la primera mitad cuando creo que él no estuvo tan preciso como me hubiera gustado".

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×