Garrett confía en debutar con una victoria

Todo está listo para que Jason Garrett haga su debut en la NFL como entrenador interino al frente de los Vaqueros de Dallas y su objetivo no es otro que hacerlo con una victoria frente a los...
Todo está listo para que Jason Garrett haga su debut en la NFL como entrenador interino al frente de los Vaqueros de Dallas y su objetivo no es otro que hacerlo con una victoria frente a los Gigantes de Nueva York.
 Todo está listo para que Jason Garrett haga su debut en la NFL como entrenador interino al frente de los Vaqueros de Dallas y su objetivo no es otro que hacerlo con una victoria frente a los Gigantes de Nueva York.
Nueva York, Nueva York (Reuters) -
  • Los Vaqueros visitan a los Gigantes de Nueva York en la semana 10

Todo está listo para que Jason Garrett haga su debut en la NFL como entrenador interino al frente de los Vaqueros de Dallas y su objetivo no es otro que hacerlo con una victoria que cambie la racha perdedora que le costo el puesto a su antecesor Wade Phillips. Garrett, un hombre que conoce bien la organización, en la que ya estuvo también como jugador y fue la mano derecha de Phillips, es consciente que ya no hay más tiempo que perder. Además un triunfo cambiaría por completo todo el ambiente de pesimismo que se vive entre los seguidores del equipo y los propios jugadores. Como entrenador interino de los Vaqueros, y todavía coordinador ofensivo, no tiene tiempo para conversar, lo único que puede hacer es trabajar. "No tengo tiempo para nada que no sea trabajar las 24 horas y encontrar la manera que el equipo reaccione para volver de nuevo al camino del triunfo", comentó Garrett. La marca perdedora de 1-7 cuando quedan sólo ocho partidos para que concluya la temporada regular en la NFL no le deja más opción que la victoria. Garrett no puede perder tiempo porque siempre hay algo que hacer, sobre todo cuando cuenta con apenas ocho partidos en una temporada casi perdida para demostrarle al dueño del equipo, Jerry Jones, que es la persona ideal al frente de los Vaqueros de cara al futuro. Jones despidió esta semana al entrenador y coordinador de la defensa, Phillips, y ascendió a Garrett, de 44 años, que nunca ha sido entrenador en jefe a ningún nivel. Sin aspiraciones de avanzar a la fase final, Jones hizo el cambio para ajustar el equipo de cara a la segunda mitad de la temporada. El desempeño de todos de ahora en adelante ayudará a decidir quién permanece y quién se va, incluido el propio entrenador. Al margen de la marca perdedora, Dallas no había jugado tan mal desde la temporada de 1960, cuando un equipo repleto de jugadores desconocidos o pasados de años tuvo marca de 0-11-1. Los Cowboys han perdido cinco encuentros en fila y permitieron 121 puntos en sus tres últimos partidos. La ofensiva no arranca detrás de una línea que no bloquea, los corredores que no cumplen con su misión y un quarterback reserva de 38 años, Jon Kitna, que no gana un partido desde el 2007. Lo que nadie entiende es como el mismo equipo que la pasada temporada ganó la División Este de la Conferencia Nacional (NFC) y un partido de la fase final ha bajado a este nivel. Antes del comienzo de la nueva temporada, los Vaqueros eran candidatos a llegar al Super Bowl, que además se va a disputar en su campo del Cowboys Stadium, en Arlington, Texas, mientras que ahora van camino de obtener la primera selección del sorteo universitario. Kitna seguirá como reemplazo del QB titular, el hispano Tony Romo, lesionado, cuando los Vaqueros se enfrenten a los Gigantes de Nueva York, mientras que Garrett tendrá como reserva a Stephen McGee. "Quizás haya algunos cambios", comentó Garrett. "Algunos que sean más obvios para la gente, pero lo que cuenta de cara al futuro será el trabajo en los entrenamientos y en lo que luego se haga en los partidos", valoró Garrett. "Podemos hacer cosas positivas". Garrett lleva tres años y medio en el cuerpo de entrenadores de los Cowboys, y conoce quien superó las expectativas el año pasado y quien no está rindiendo al máximo esta temporada por lo que a algunos les puede estar dando la última oportunidad para recuperarse. Jones le dijo a los jugadores que fueron los culpables del despido de Phillips al no responder. Garrett le dejó claro al plantel que no permitirá que eso suceda de nuevo con su persona. "En realidad no nos está pidiendo que hagamos algo que sea, 'wow, eso es revolucionario' o que no hubiésemos tratado antes. Sólo enfatizó las cosas que cree que tenemos que hacer para ganar", señaló Kitna. Jones no espera que Garrett haga un milagro en esta mitad de temporada. Los triunfos serían algo muy positivo, pero se conformará con un mejor esfuerzo en el campo y no volver a perder por paliza de 45-7 como lo hicieron el pasado domingo ante los Packers de Green Bay.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×