Jugadores de la NFL llegan a instalaciones de equipos

La NFL está lejos de escenificar partidos. Un día después de que una jueza federal ordenó la suspensión de un cierre patronal que duró 45 días, pequeños grupos de jugadores llegaron el martes a...
La NFL está lejos de escenificar partidos. Un día después de que una jueza federal ordenó la suspensión de un cierre patronal que duró 45 días, pequeños grupos de jugadores llegaron el martes a las instalaciones de sus equipos.
 La NFL está lejos de escenificar partidos. Un día después de que una jueza federal ordenó la suspensión de un cierre patronal que duró 45 días, pequeños grupos de jugadores llegaron el martes a las instalaciones de sus equipos.
Minneapolis, Minnesota -
  • Los jugadores pudieron ingresar a las instalaciones, pero no entrenar

La NFL está lejos de escenificar partidos. Un día después de que una jueza federal ordenó la suspensión de un cierre patronal que duró 45 días, pequeños grupos de jugadores llegaron el martes a las instalaciones de sus equipos.

"Si dijera que no lo esperaba, estaría mintiendo"

Podían entrar, pero se les dijo que no podían entrenar. La mayoría se fue en cuestión de minutos en un extraño día con más preguntas que respuestas y la jueza dijo que tomará al menos un día más para saber si dejará en suspenso su orden. La liga emitió un comunicado en el que pidió que los jugadores fueran "tratados con cortesía y respeto", en caso que se presentaran. Pero la NFL informó que necesita "unos días para poner esto en orden" antes de que inicien las "actividades deportivas". Leodis McKelvin, cornerback de Buffalo, no pudo pasar de la puerta de seguridad y le pidieron que esperara una llamada de su entrenador para saber cuándo podrá regresar. "Si dijera que no lo esperaba, estaría mintiendo", dijo George Wilson, compañero de equipo de los Bills. Anthony Armstrong, wide receiver de los Redskins de Washington, y el linebacker Lorenzo Alexander fueron convocados por el gerente general Bruce Allen y les dijo que podían venir, pero que no podían entrenar. Los dos se fueron unos minutos después. "Fue un poco extraño", dijo Armstrong. "Se siente como si te estuvieras escabullendo al interior del club o algo similar, y que ellos sabían que tu no deberías estar ahí pero todavía no han hecho nada al respecto. Sólo un poco incómodo". Alexander dijo que llamaría a otros de su equipo para avisarles que no tenía mucho caso presentarse. Jake Scott, right guard de Tenesí y representante de su equipo para el sindicato que ahora está disuelto, habló con el vicepresidente ejecutivo Steve Underwood y abandonó las instalaciones de su club 10 minutos después. El cornerback de los Dolphins de Miami, Will Allen, tampoco pudo entrenarse en las instalaciones de su equipo. "Ahora es muy caótico para los equipos", dijo Drew Rosenhaus, agente de Allen. "No lo es para los jugadores. Nuestra posición es que el cierre patronal terminó, la agencia libre debería comenzar, las contrataciones deberían comenzar, al igual que los entrenamientos fuera de temporada, todo debería estar avanzando. Entre más tiempo aplace esto la NFL, habrá más preocupaciones de colusión y violación de las leyes anti monopolio". El lunes, la jueza federal de distrito Susan Richard Nelson ordenó la suspensión del cierre patronal por considerar que está causando un "daño irreparable" a los jugadores. La NFL cuestionó si la magistrada estaba excediendo su jurisdicción.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×