Grandes Dinastías en la NFL: New England Patriots

Hablar de los New England Patriots es nombrar a una de las franquicias más exitosas en la última década; con Tom Brady y Bill Bellichik como íconos principales del equipo han forjado una de las...
Hablar de los New England Patriots es nombrar a una de las franquicias más exitosas en la última década; con Tom Brady y Bill Bellichik como íconos principales del equipo han forjado una de las dinastías más ganadores en la historia de la NFL.
 Hablar de los New England Patriots es nombrar a una de las franquicias más exitosas en la última década; con Tom Brady y Bill Bellichik como íconos principales del equipo han forjado una de las dinastías más ganadores en la historia de la NFL.
ciudad -
  • Brady ha llevado a los New England Patriots ha ganar tres veces el Super Bowl

Hablar de los New England Patriots es nombrar a una de las franquicias más exitosas en la última década; con Tom Brady y Bill Bellichik como íconos principales del equipo han forjado una de las dinastías más ganadoras en la historia de la NFL. Tres anillos de Campeón en cuatro ediciones del Súper Tazón que han conseguido, los ha llevado a ser una de las grandes dinastías, comparable a los Pittsburgh Steelers de los setenta, los 49ers de los ochenta y los Cowboys de los noventa. Pero los ‘Pats’ ya habían llegado al Juego Grande, sin embargo, antes de Brady nunca fueron un equipo que figurara entre los primeros planos y perdieron dos Super Bowls donde nunca fueron considerados favoritos. Super Bowl XX, New England Patriots 10-46 Chicago Bears (26 de enero de 1986) New England llegó a la vigésima edición del Super Bowl como el primer equipo comodín que alcanza el juego grande. Tras vencer a Jets, Raiders y Miami, se enfrrentarían a los Chicago Bears ante 73,818 aficionados que se dieron cita en el Louisiana Super Dome, en New Orleans. En la década de los ochenta el QB de los ‘Pats’ era Tony Eason, quien tuvo una carrera llena de altibajos; en 1985 no fue la excepción y apenas pudo lanzar para 2,156 yardas en 10 juegos, 11 TD y 17 intercepciones. El estelar sin duda era el linebacker Andre Tippet, miembro del Salón de la Fama, quien esa misma campaña logró 16 capturas, forzó cuatro balones sueltos y uno de ellos lo regresó para anotación. Pero los ‘Pats’ se enfrentaron a una de las defensivas más dominantes; los Chicago Bears llegaron al Súper Tazón con marca de 15-1, bajo las órdenes de Mike Ditka quien fue el coach del año en esa campaña, el QB Jim McMahon y Walter Payton como iconos del conjunto de la ‘Ciudad del Viento’. Los Bears aplastaron 46-10 a unos ‘Pats’ que no lograron concretar un TD hasta el último cuarto; además Chicago impuso una marca de siete capturas en un Supe Bowl, además que a la mitad tenían -19 yardas, para finalizar con un total de 123 en el juego. El defensivo de los Bears Richard Dent fue elegido el jugador más valioso del juego al lograr 1 ½ capturas, forzar dos balones sueltos y bloquear un pase. Super Bowl XXXI, New England Patriots 21-35 Green Bay Packers (26 de Enero de 1997) Drew Bledsoe era un QB que prometía pasar a la historia como una leyenda de los emparrillados (algo que nunca sucedió); apenas en su cuarta campaña completó 336 pases y logró 4,086 yardas aéreas, 27 TD y 15 intercepciones en 1996 para lograr los mejores números en su carrera. Seis años antes los ‘Pats’ eran un equipo mediocre; en 1990 terminaron con marca de 1-15, pero para 1993 contrataron al entrenador en jefe Bill Parcells para que resucitará al conjunto de Foxborough. Tras perder sus dos primeros juegos, terminaron la campaña con marca de 11-5 para alcanzar la postemporada, donde aplastarían 28-3 a los Pittsburgh Steelers en el Divisional y 20-6 a los Jacksonville Jaguars en la Final de Conferencia. El segundo Super Bowl de los ‘Pats’ fue nuevamente una calamidad. A pesar que New England fue el primer equipo en anotar 14 puntos en el primer cuarto, se convirtió en el gran perdedor del juego grande. El ‘General’, Brett Favre, consiguió par de TD y uno más por tierra para darle la vuelta al marcador. Bledsoe fue interceptado en cuatro ocasiones y el mítico lindero Reggie White mantuvo presionado siempre al QB e incluso lo capturó en tres ocasiones. La defensiva no sólo desapareció a Bledsoe, el corredor Curtis Martin apenas pudo sumar 41 yardas en 11 acarreos y un TD. El MVP fue para Desmond Howard, quien implantó un récord de 244 yardas en regresos de patada y anotó en una ocasión. Super Bowl XXXVI, St. Louis Rams 17-20 New England Patriots (3 de febrero del 2002) Ya bajo el mando de Bill Belichik, los ’Pats’ no tuvieron la mejor campaña de su historia. Iniciaron con un par de derrotas la campaña regular y su QB, Drew Bledsoe sufrió una seria lesión por un golpe que le propinó el linebacker de los Jets, Mo Lewis, que lo dejaría marginado varias semanas de los emparrillados. El suplente, Tom Brady, quien fue elegido hasta la sexta ronda del draft hizo su aparición tras haber lanzado apenas tres pases en el 2000 y el receptor estrella, Terry Glenn, fue mandado a la banca durante varios partidos por decisión de Bellichik tras varios problemas extra cancha. A pesar de su inexperiencia, Brady llevó a los ‘Pats’ a tener marca de 11-5, al lanzar para 2,843 yardas, 18 TD y 12 intercepciones para ser elegido al Pro Bowl. New England derrotó a los favoritos Oakland Raiders y en el juego por el Campeonato de la Americana dominaron a domicilio 24-17 a los Pittsburgh Steelers. Sin embargo, para el ‘Juego Grande’ tendrían enfrente a Kurt Warner y compañía, quienes buscaban su segundo anillo de Super Bowl. Un duelo cerrado de defensivas fue lo que marcó el partido, con un Brady que completó 16 de 27 pases para 145 yardas y una anotación, números que le valieron para ser considerado el Más Valioso del Juego. Con 1:30 minutos por jugarse en el último cuarto y sin tiempos fuera, Brady comandó una ofensiva de 49 yardas, que culminaría con un pase al ala cerrada Jermaine Wiggins, para dejar todo en los pies del pateador Adam Vinatieri, quien consiguió un gol de campo de 48 yardas para darle el triunfo y su primer Super Bowl a los Pats, victoria que marcaría el inicio de Brady como leyenda viviente de los emparrillados. Super Bowl XXXVIII, Carolina Panthers 29-32 New England Patriots (1 de Febrero del 2004) Brady regresaba al ‘Juego Grande’ dos años después en busca de otro anillo de Campeón en el Reliant Stadium en Houston, Texas, ahora ante los Carolina Panthers quienes dos años antes tuvieron marca de 1-15. Los ‘Pats’ llegaban como amplios favoritos tras terminar la temporada con marca de 14-2, la mejor de la liga. Además Brady dejó en la banca a Drew Bledsoe gracias a la sólida campaña que tuvo; durante el 2003 completó 317 pases para 3,620 yardas, 23 TD y 12 intercepciones y gracias a sus receptores Deion Branch, Troy Brown y David Givens, formaron uno de los ataques más poderosos de la liga. El Super Bowl XXXVIII será recordado como uno de los más emocionantes; tras no conseguir puntos ningún equipo en el primer cuarto, ambos equipos se destaparon en el segundo cuando Brady lanzó un pase de anotación a Deion Branch de cinco y yardas, y poco después el QB Jake Delhomme conectó pase de 39 yardas con el receptor Steve Smith para dejar los cartones 14-10 al descanso. Para la segunda parte, Delhomme y Brady se enfrascaron en tremendo duelo, pero un pase de 17 yardas de Brady a Branch dio la oportunidad nuevamente a Vinatieri de definir el partido gracias  a un gol de campo de 41 yardas. Brady fue nombrado nuevamente al completar 32 pases, para 354 yardas y tres TD. Super Bowl XXXIX, New England Patriots 24-21 Filadelfia Eagles (6 de febrero del 2005) Los ‘Pats’ querían el Bicampeonato, Brady y compañía no se conformaban y regresaban en años consecutivos al Superbowl tras tener marca de 14-2, la segunda mejor en la NFL sólo por debajo del 15-1 que consiguieron los Pittsburgh Steelers el mismo año. El corredro Corey Dillon llegaba a los ‘Pats’ para reforzar al equipo proveniente de Cincinnati y cumplió las expectativas al acumular 1,635 yardas y 12 TD. Filadelfia por su parte, alcanzaba por fin un Súper Tazón tras tres derrotas en la final de Conferencia de la Nacional de la mano del QB Donovan McNabb. Tras un primer cuarto de sequía, McNabb logró conectar con su ala cerrada L.J. Smith, pero Brady respondió con un pase de siete yardas a Givens para dejar el marcador 7-7 al medio tiempo. En el último cuarto Adam Vinatieri volvió a ser la diferencia al conectar un gol de campo de 22 yardas para dejar arriba 24-14 a los Pats con 8:34 por jugar. Pero McNabb respondió con un pase de 30 yardas de anotacioón a Greg Lewis. La última oportunidad que tuvo McNabb fue un pase que interceptó el safety Rodney Harrison para darle el tercer anillo a Brady y forjar una de las dinastías más ganadoras. Super Bowl XLII, New England Patriots 14-17 New York Giants (3 de febrero del 2008) Los ‘Pats’ querían alcanzar su cuarto Campeonato y ser el segundo equipo en terminar una temporada invicta en la historia de la NFL, sin embargo, un escándalo de espionaje a cargo del entrenador Bill Belichik empañaría un tanto la gran temporada de los ‘Pats’ en el 2008. New England llegó arrollando a todos los rivales que enfrentaron, anotaron 589 puntos, 75 TD para imponer marcas en la NFL. Brady lanzó ese año para 4,806 yardas, 50 TD y sólo ocho intercepciones, mucho de ese esfuerzo se lo debió a Wes Welker y Randy Moss, quienes fueron par de armas letales para cualquier defensiva. Los Giants llegaron como el ‘caballo negro’, tras dejar en el camino a Tampa Bay, Dallas y Green Bay, lucían como víctimas ante el mejor ataque de la última década. Tras tres cuartos, las defensivas eran unas auténticas murallas y al entrar en la parte final del juego, New England ganaba 7-3. Pero Eli Manning conectó con un desconocido David Tyree un pase de cinco yardas para darle la vuelta al juego. Brady contestó con tremenda ofensiva que culminó con pase de dos yardas a Randy Moss para dejar el marcador 14-10 con 2:42 por jugar en el partido. Pero la magia de Manning respondió y gracias a un pase de 32 yardas a David Tyree, quien hizo la atrapada del año al controlar el balón con el casco para darle el primer y diez a los Giants y de paso, abrir la puerta para una de las mayores sorpresas en el Super Bowl. Manning encontró en la zona de anotación a Plaxico Burres para darle la ventaja 17-14 a los Giants con 35 segundos en el reloj. Cuatro jugadas después, Brady no conseguiría un primer y diez, para que los Giants consumaran algo que parecía imposible. Eli Manning completó 19 de 34 pases para 255 yardas y par de TD para llevarse el MVP.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×