Víctor Cruz, un año después de su irrupción

Hace un año, Víctor Cruz era un completo desconocido dentro de la NFL. Ahora, el receptor de los Giants de Nueva York es alguien que sale hasta en la sopa.
 Hace un año, Víctor Cruz era un completo desconocido dentro de la NFL. Ahora, el receptor de los Giants de Nueva York es alguien que sale hasta en la sopa.
Nueva York, NY -
  • El receptor suma 23 recepciones, 279 yardas y 1 TD tras tres semanas

Una visita a la Casa Blanca tras ganar el Super Bowl. Bailar salsa en la ceremonia de entrega de los premios Grammys. Posar junto con modelos como Kate Upton. La publicación de su autobiografía y hasta su propia línea de ropa. Hace un año, Víctor Cruz era un completo desconocido dentro de la NFL. Ahora, el receptor de los Giants de Nueva York es alguien que sale hasta en la sopa. Literalmente, porque el más reciente patrocinio que explota su imagen es el de una sopa, la de Campbell's. Con Cruz se revive la campaña una campaña publicitaria después de cuatro años fuera del aire, una que en el pasado tuvo a John Elway, Donovan McNabb y Michael Strahan, entre algunos, como rostros. Es la más reciente muestra del grado de popularidad que tiene Cruz, de ascendencia puertorriqueña y una de las pocas estrellas hispanas en la liga profesional de fútbol americano. "Son responsabilidades, que te sacan tiempo, pero he sabido alternar los compromisos que tienes dentro y fuera de la cancha", dijo Cruz. "No le rehuyo a las cámaras, soy uno de los pocos latinos en la NFL y tengo que dar un buen ejemplo". "Y mi historia es asombrosa", añadió. No exagera. Nació muy cerca del estadio de los Giants, si acaso a 15 minutos en auto. Creció en Paterson, una ciudad de Nueva Jersey golpeada con todos los males típicos de drogas, violencia y desempleo rampante. "Me siento bendecido por poder encontrarme en una situación como esta, sabiendo de todas las circunstancias difíciles para llegar a donde estoy", dijo Cruz. La fulgurante aparición de Cruz se produjo justamente hace un año, cuando le tocó ser titular en Filadelfia debido a las lesiones de dos compañeros. Atrapó un par de pases de touchdowns de Eli Manning en la victoria 29-16 sobre los Eagles y celebró cada anotación bailando salsa. El resto fue historia al completar una temporada en la que terminó con 82 pases atrapados, 1.536 yardas y nueve touchdowns. También exhibió un notable talento para que sus jugadas fuesen más productivas tras atrapar el ovoide, consiguiendo 595 yardas luego de hacerlo. "Fue la oportunidad que había estado esperando. La recibí en ese momento y la aproveché", dijo Cruz, cuyos Giants visitan a los Eagles este fin de semana. "En esta liga no se te regala nada". Su reto inmediato es no estancarse y evitar convertirse en una estrella pasajera de la NFL. Ya se ha percatado que las defensas le marcan con más cuidado, algo con lo cual no tuvo que lidiar el año pasado. En la fecha anterior ante Carolina, debido a la lesión de su compañero receptor Hakeem Nicks, Cruz absorbió casi toda las coberturas dobles. "Ya me conocen, es algo que yo me lo esperaba iba a ser así y es cuestión de hacer los ajustes", dijo Cruz, quien registra 23 pases con 279 yardas y un touchdown tras tres partidos esta temporada con los Giants (2-1). "Pero al mismo tiempo, yo tengo esa tranquilidad que te da el saber que eres capaz de ejecutar las jugadas".

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×