El adiós del 'Ray'; Lewis se retira de los emparrillados

Una de las más emblemáticas carreras de la NFL podría terminar este sábado cuando los Ravens visiten a Peyton Manning y los Broncos en Mile High, Denver. El linebacker de Baltimpore, Ray Lewis, se...
Una de las más emblemáticas carreras de la NFL podría terminar este sábado cuando los Ravens visiten a Peyton Manning y los Broncos en Mile High, Denver. El linebacker de Baltimpore, Ray Lewis, se retirará de los emparrillados al final de la campaña.
 Una de las más emblemáticas carreras de la NFL podría terminar este sábado cuando los Ravens visiten a Peyton Manning y los Broncos en Mile High, Denver. El linebacker de Baltimpore, Ray Lewis, se retirará de los emparrillados al final de la campaña.
Ciudad de México -
  • El linebacker de los Ravens fue el MVP del Super Bowl  XXXV
  • Su historia en la NFL va de la mano del equipo, pues llegó en el año de su fundación

Una de las más emblemáticas carreras de la NFL podría terminar este sábado cuando los Ravens visiten a Peyton Manning y los Broncos en Mile High, Denver. Ray Lewis, linebacker central y figura de Baltimore, anunció que se retirará al final de la presente campaña para finalizar una carrera de 17 años como deportista profesional. Desde niño, el número 52  de los Ravens mostró habilidades físicas sobresalientes y logró combinar la lucha libre y el futbol americano para convertirse en uno de los mejores atletas en su posición. Antes de ser el referente de su equipo, Lewis practicaba lucha en la preparatoria Kathleen Lewis e, incluso, llegó a ser Campeón estatal. A la par participó como apoyador, corredor y regresador de patadas en el equipo de futbol americano de su escuela. Su desempeño en el emparrillado le permitió obtener una beca en la Universidad de Miami (UM). Como  estudiante de primer año tuvo un impacto inmediato en la defensiva de UM y fue titular en los últimos cinco encuentros. Los siguientes dos años, Lewis consiguió el reconocimiento de All-American. En su paso por los Hurricanes sumó un total de 393 tackleadas (19 de pérdida de balón), tres intercepciones, seis capturas y una anotación. Lewis decidió  no regresar para su cuarta y última temporada como universitario y se enlistó para entrar al Draft de la NFL de 1996. Sin importar su fuerza y velocidad, muchos de los visores de talento consideraron que la falta de estatura de Ray era una debilidad que le impediría brillar a tope en el plano profesional. Justo en 1996 se fundó la franquicia de los Baltimore Ravens, que como nuevo equipo recibió dos selecciones de primera ronda en el Draft de ese año (4 y 26). Con el primer pick, Baltimore se inclinó por un tackle ofensivo de UCLA, Jonathan Ogden. A pesar de todas las dudas sobre la altura de Ray, los Ravens tomaron el riesgo y lo eligieron por ser el mejor apoyador interno disponible en el Draft. Los Ravens no fallaron en su decisión. Luego de 17 años carrera en la NFL, Lewis presume de dos Premios al Mejor Defensivo del Año (2000, 2003), 13 viajes al Pro Bowl, siete selecciones al mejor equipo de la Liga, aparte de ser el único jugador que acumula 40 capturas de mariscal de campo y 30 intercepciones. Su máximo logro fue guiar a su equipo a la conquista del Trofeo Vince Lombardi en 2001. Lideró a la defensiva que ostenta el récord de menos puntos y yardas por tierra (165) recibidos en una campaña de 16 partidos, junto a Rod Woodson. En el Super Bowl XXXV, el equipo aplastó a su rival en turno, New York Giants, y Lewis creció aún más su leyenda al ser elegido como el MVP del partido. Lewis creó una reputación de líder nato a lo largo de su carrera. Se volvió una fuerza inamovible en el centro de la defensa de Baltimore. Sus emotivos discursos y bailes dentro del terreno de juego son un clásico para todos los aficionados de la NFL. En la conferencia de prensa donde anunció su retiro del emparrillado, Lewis mencionó que la principal razón para dar un paso al costado son sus hijos. “Mis hijos han hecho un gran sacrificio por su padre durante 17 años. Ni quiero ver que lo hagan más. Siempre le prometí a mi hijo que si recibía una beca completa para jugar, su padre iba a estar ahí. No me lo puedo perder”, afirmó Lewis. Antes de ser un ejemplo como deportista, Ray vivió momentos difíciles. Tiene seis hijos de cuatro mujeres diferentes y fue acusado de doble homicidio, tras un incidente en la fiesta posterior al Super Bowl que ganó con Baltimore. A partir de ahí empezó una limpia de su imagen y se transformó en el ser humano que vemos en la actualidad, que no se conforma con su actuación en la cancha, sino que tiene una fundación que apoya jóvenes con problemas económicos. El sábado seremos espectadores de un duelo de titanes, una lucha entres dos de los más grandes de nuestra era: Manning vs. Lewis. El “Ray” Cuervo intentará desplegar sus alas para un último vuelo con destino a Nueva Orleans. Sus compañeros, ex jugadores y comentaristas se rindieron ante el emblemático jugador, en especial Terrell Suggs, apoyador externo junto a Ray, y uno de sus mejores amigos dentro del vestidor. “Estoy triste. No les voy a mentir. Me afectó porque durante los últimos 10 años de mi carrera, he estado sentado al lado de ese hombre.” Y así, con 228 partidos de temporada regular y 18 de Playoffs, Lewis está listo para dar el siguiente paso: el retiro.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×