Shayne Skov, de Guadalajara a la antesala de la NFL

Shayne Skov, linebacker de Stanford University, tuvo su primer contacto con el futbol americano en el equipo Carneros de Guadalajara y ahora buscará alzar el título de la NCAA con el Cardinal para...
Ciudad de México -
  • Inició como WR en Carneros de Guadalajara y hoy es uno de los mejores LB en la NCAA
  • En 2012, ganó el título de la Conferencia Pac 12 y el Rose Bowl con Stanford
  • Aspira a conquistar el BCS National Championship en su último año como universitario

Shayne Skov, linebacker (LB) de Stanford University, tuvo su primer contacto con el futbol americano en el equipo Carneros de Guadalajara y ahora buscará alzar el título de la NCAA (Asociación Nacional Atlética Colegial) con el Cardinal para ganarse un lugar en alguna franquicia de la NFL en el  Draft 2014. El oriundo de San Francisco llegó a Guadalajara cuando tenía 10 años en 1999 por iniciativa de sus padres, quienes buscaban darles a sus hijos un “experiencia cultural” diferente. Su elección por el americano se dio tiempo después, ya que antes probó suerte como defensa central de un equipo de balompié.   "Como safety, a veces no llegas a la jugada, pero como linebacker hay más oportunidades de influir en el partido" “Empecé como receptor (WR), corner (CB) y safety (S). Estaba muy flaco en ese tiempo, no había entendido el chiste de los golpes en el americano, tardé un poco de tiempo en acostumbrarme al estilo físico del deporte”, comentó Skov, quien se ubica entre los mejores cinco prospectos en la posición de linebacker de cara a 2014, según el portal “Bleacher Report”. Cuando llegó el momento de entrar a la preparatoria, Skov decidió dejar a su familia en México y volver a Estados Unidos para continuar su carrera, ya como linebacker y con la mira puesta en jugar en alguna universidad de la División I de la NCAA. “Desde los niveles infantiles, los corredores y los linebackers son los estrellas del equipo, ahí ponen a los mejores jugadores. Como a los 16 o 17 años había subido un poco de peso y estaba listo para dar el salto a la posición de linebacker. Me gustó mucho porque estaba más cerca de la acción. Como safety, a veces no llegas a la jugada, pero como linebacker hay más oportunidades de influir en el partido”, agregó el californiano. Su destino fue la Piedmont High School de California, pero al segundo año se trasladó a Trinity-Pawling en New York. Su llegada a la “Gran Manzana” sirvió de parteaguas en su carrera como deportista y estudiante. “Necesitaba la oportunidad de madurar, ir a Trinity-Pawling, que era una escuela internado, me dio más tiempo de independencia de mi familia para aprender y un ambiente deportivo que me exigía más, teníamos un gran equipo y desde ahí la oportunidad de que me vieran más equipos de universidades”. Desde su etapa en preparatoria, Skov llamó la atención de los scouts y, tras ser rankeado entre los mejores tres linebackers internos de la nación en la categoría por varios medios especializados, recibió la invitación de 30 universidades, entre ellas Stanford. “Stanford era el único lugar al que yo quería ir porque tenían un nivel académico único. Tenía la oportunidad de estudiar en una de las mejores cinco o diez universidades en el mundo y jugar futbol del americano en la División I, la más alta en colegial, era una decisión obvia”. Skov se ganó un lugar en la defensiva titular de Stanford durante su año de novato luego de iniciar los últimos siete partidos y registrar  63 tacleadas totales, tres de ellas para pérdida. En su segunda temporada, su crecimiento fue exponencial y se convirtió en el líder de la defensiva del Cardinal con 84 tackleadas (50 en solitario) y 6.5 capturas de quarterback. "Tenemos sueños más grandes, no puedo asegurar que tendremos la oportunidad de jugar por un campeonato, pero ese es el deseo" Justo cuando estaba listo para asumir el liderazgo en su año como “junior”, una lesión en la rodilla lo alejó de los emparrillados durante toda la campaña 2011. Sin embargo, eso no lo frenó y volvió en 2012 para ser clave en la conquista de los títulos de la Conferencia Pac 12 y el Rose Bowl sobre los Bruins de UCLA y los Badgers de Wisconsin, de forma respectiva. El nacido en la Bahía estaba perfilado a entrar en el Draft de 2013, pero prefirió quedarse en Stanford para su último año como universitario, en el que espera llevar al Cardinal a pelear por el BCS National Championship. “Regresé de mi lesión el año pasado, pero yo no sentí que estaba la 100 por ciento, entonces quería terminar mi última temporada y mi carrera en Stanford de una buena manera y al 100 por ciento. Tenemos sueños más grandes, no puedo asegurar que tendremos la oportunidad de jugar por un campeonato, pero ese es el deseo y la meta para el equipo este año”. Skov mencionó que no tiene preferencia por algún equipo de la NFL y que sólo le gustaría cumplir su sueño de jugar a nivel profesional en donde sea.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×