Marshawn Lynch: El lado humano de la 'Bestia'

En el Super Bowl, Marshawn Lynch está por cumplir uno de sus sueños. El corredor de los Seattle Seahawks ha cumplido varios, entre ellos: comprarle una casa a su madre.
 En el Super Bowl, Marshawn Lynch está por cumplir uno de sus sueños. El corredor de los Seattle Seahawks ha cumplido varios, entre ellos: comprarle una casa a su madre.  (Foto: Getty)
Ciudad de México -
  • Marshawn Lynch prometió a su madre comprarle casa cuando era niño
  • La 'Bestia' apenas soltó tres balones en toda la campaña 2013-2014

Marshawn Lynch: "Mamá, cuando sea grande voy a jugar en la NFL y te compraré una casa" Delisa Lynch: "Mi amor, tú tienes que aferrarte a tu sueño, porque los sueños se hacen realidad" Eran las palabras de una madre soltera que acarreaba el peso de cuatro hijos, uno de ellos, con una notable habilidad desde pequeño, pero el talento es a veces inversamente proporcional a la habilidad de socializar. Han pasado 16 años desde que esa promesa fue dicha por un infante que nunca se imaginó convertirse en una 'Bestia'. Delisa ahora tiene un hogar y Marshawn va a jugar en el MetLife Stadium el 2 de febrero por su primer anillo de Super Bowl. Eso 16 años le sirvieron a Marshawn Lynch para convertirse en un musculoso ser de 1.80 metros y más de 100 kilos de poder en su cuerpo, que lo han llevado a ser uno de los mejores RB's en la NFL hoy en día. Incluso, cuando Marshawn nació, la partera que atendió a la madre se dio cuenta que había un par de placentas; el RB iba a ser mellizo, pero el otro ser no alcanzó a desarrollarse jamás. "No se sorprenda si cuando crezca es demasiado fuerte", dijo la partera a Delisa. Ahora, a sus 27 años, la popularidad no parece importarle a Lynch, quien siempre ha sido un ser solitario, callado, un hombre que contesta en monosílabos cada vez que la prensa lo cuestiona. Incluso, la NFL multó con 50 mil dólares al corredor de los Seahawks hace unas semanas por no hablar con la prensa, pero la sanción fue revocada días después al no haber elementos suficientes para castigarlo.  Los fans de Seattle hasta hicieron una colecta para pagar la deuda, pero Lynch rehusó y el dinero recaudado fue enviado a una institución de caridad. Marshawn Lynch no necesita ese tipo de ayuda, sus más de ocho millones de dólares que percibirá este año son más que suficiente para cumplir la promesa que le hizo a su madre años atrás. Durante su época colegial, Marshawn ya era una incipiente 'Bestia' imparable; algunos de sus coaches veían cómo derribaba enemigos sin sufrir daños. Los Buffalo Bills lo seleccionaron en el 2007 como el Pick 12, pero la franquicia prefirió a Fred Jackson sobre él y lo enviaron a los Seahawks en el 2010 por dos selecciones colegiales. Fue el 8 de enero del 2011, en la ronda de Comodines cuando los Seahawks enfrentaron a los Saints cuando una impresionante carrera de 67 yardas de Lynch y ocho tackleadas evitadas lo puso en el mapa de la NFL. La 'Bestia' nacía entre la afición  de Seattle; incluso, Deion Sanders denominó ese acarreo como el más impresionante en toda la historia de la NFL por el momento y la forma como los logró Lynch. Esta campaña se consagró en la elite de los RB's; Lynch sumó 1,257 yardas, 12 TD's y apenas soltó tres balones en toda la campaña. Ahora, Lynch le ha prometido a su madre un anillo, una 'joya' que muy pocos adquieren y que es el trofeo a más de dos décadas de esfuerzo en el emparrillado. La 'Bestia' quiere darle otra alegría a Delisa quien estará en el MetLife apoyando a su hijo. "Ahí estaré, es como un sueño verlo ahí", concluyó Delisa.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×