Marshawn Lynch, la 'Bestia' habla para no ser multada

Marshawn Lynch estuvo a punto de ser multado con 50 mil dólares por nunca hablar con la prensa en campaña regular; ahora, en Playoffs, ha dicho escasas palabras en raras ocasiones con los medios.
 Marshawn Lynch estuvo a punto de ser multado con 50 mil dólares por nunca hablar con la prensa en campaña regular; ahora, en Playoffs, ha dicho escasas palabras en raras ocasiones con los medios.  (Foto: Getty)
New York, Estados Unidos -
  • En sus escasas palabras, definió el "Modo Bestia" como "un estilo de vida"
  • Dijo que los medios son los únicos que han tenido problemas con su "timidez"

Marshawn Lynch estuvo a punto de ser multado con 50 mil dólares por nunca hablar con la prensa en campaña regular; ahora, en Playoffs, ha dicho escasas palabras en raras ocasiones con los medios. Hoy batió un récord, estuvo menos de siete minutos disponible para la prensa; su compañero, el fullback Michael Robinson tuvo que estar a su lado para evitar la "timidez" acostumbrada de la “Bestia” en público. La introversión de Marshawn la posee desde niño, no le gusta convivir con los reflectores, odia la fama, pero es una estrella de la NFL. “The Beast” aseguró que fue "obligado" a hablar por la liga para evitar alguna sanción económica. “Realmente no tengo nada qué decir amigo, la verdad no. Lo aprecio pero no lo quiero, estoy aquí únicamente para no ser multado, esa es la única razón por la que estoy aquí”, dijo Lynch, quien es considerado el mejor corredor de la Liga Nacional en la actualidad. En caso de que no hubiera respondido, Lynch hubiera pagado 50 mil billetes verdes, más los otros 50 mil que le fueron perdonados en la temporada. "Lo aprecio pero no lo quiero, estoy aquí únicamente para no ser multado, esa es la única razón por la que estoy aquí" Nuevamente, los monosílabos fueron la constante en las respuestas de Lynch, si no fuera porque Robinson le hizo "amena" la estancia en una mesa, seguramente no hubiera dicho qué significaba activar el "Modo Bestia" durante un partido. “Es un estilo de vida amigo”, contestó al cuestionamiento mientras veía su reloj constantemente el corredor. Su comportamiento serio y callado no ha dado problema, al menos para la gente que trabaja. El corredor aseguró que la prensa es la culpable de escandalizar un acto por mínimo que parezca. “No lo creo (tener problemas por mi comportamiento), no he tenido problema con eso. La gente para la que juego tampoco lo ha tenido. Los medios sí, pero es un problema que ellos lo han llevado hasta donde han querido para nada”, aseguró. A pesar de no quererlo, Lynch es una celebridad de los emparrillados, gracias a las espectaculares corridas y embestidas que da a sus enemigos. Un jugador como Richard Sherman es la antítesis de la “Bestia”, a pesar de tener un maestro de la polémica, Lynch se negaría a aprender a expresarse con los medios, eso lo sabe Robinson, quien decidió responder por su amigo. “¡Te tengo amigo. No lo creo! (que Richard Sherman enseñe a hablar a Lynch”. Al final, sólo 100 mil razones pudieron hacer hablar a la bestia, por unos minutos, suficientes para que soltará algunos rugidos antes del Super Bowl XLVIII.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×