Steven Hauschka soportó 'patadas' para llegar al SB

Steven Hauschka era el pateador que nadie quería, ni siquiera en su etapa universitaria, incluso los Denver Broncos los desecharon al poco tiempo de que llegó al equipo; hoy jugará el Super Bowl...
Steven Hauschka era el pateador que nadie quería, ni siquiera en su etapa universitaria, incluso los Denver Broncos los desecharon al poco tiempo de que llegó al equipo; hoy jugará el Super Bowl ante quienes lo cortaron en 2011.
 Steven Hauschka era el pateador que nadie quería, ni siquiera en su etapa universitaria, incluso los Denver Broncos los desecharon al poco tiempo de que llegó al equipo; hoy jugará el Super Bowl ante quienes lo cortaron en 2011.  (Foto: Getty)
Ciudad de México -
  • Los Broncos lo despidieron antes del inicio de la temporada 2011
  • En 2013 con Seattle, anotó el 94.3 por ciento de sus intentos de goles de campo

Steven Hauschka era el pateador que nadie quería, ni siquiera en su etapa universitaria, incluso los Denver Broncos lo desecharon al poco tiempo de que llegó al equipo; hoy jugará el Super Bowl ante quienes lo cortaron previo a su llegada a Seattle. Antes que ser pateador de futbol americano, Hauschka jugó “soccer” en el Middlebury College. Sin embargo, luego de su año como novato comenzó a ser relegado y la falta de minutos con los Panthers desvió su carrera hacia otro sitio. “Resultó que mi compañero de cuarto era el capitán de novatos del equipo de futbol americano. Ellos necesitaban un pateador, así que en mi mente surgió la idea de probarme ahí”, dijo Hauschka en una entrevista con el programa de radio “The David Glenn Show”. El oriundo de Massachusetts pasó por un proceso de conversión, pues según su experiencia patear un balón de soccer requiere mucho menos precisión que contactar un ovoide para realizar un gol de campo o una patada de salida. Una vez que dominó la técnica se ganó un lugar como titular en Middlebury y jugó americano en sus tres temporadas restantes antes de graduarse. En cuanto egresó de Middlebury en 2007, buscó un lugar en la División I de la NCAA, pero ninguna universidad se le acercó. Él tuvo que hablar por teléfono a todas las instituciones que requerían de un pateador y sólo dos le devolvieron la llamada. Una de ellas fue North Carolina State. El Wolfpack de NC State le ofreció lo que él esperaba fuera su puente a la NFL y respondió a la oportunidad de la mejor manera: en 18 intentos de goles de campo a lo largo de la campaña, sólo falló dos y consiguió 25 de 25 puntos extra. Llegado el Draft de 2008 en la NFL, ningún equipo lo seleccionó. Los Minnesota Vikings lo rescataron, pero no superó el corte de la pretemporada. De ahí recaló en Baltimore, donde debutaría a nivel profesional con los Ravens en noviembre. Cuando parecía que se consolidaría con los Ravens, el cuadro de Maryland lo despidió ya iniciada la temporada 2009, apenas un año más tarde de su arribo.  A partir de ahí rondó por los Atlanta Falcons, Detroit Lions y Denver Broncos, aunque siempre fue utilizado sólo para cubrir a los titulares lesionados y nunca duró una campaña completa. Tras su salida de Lions, quienes le dieron las gracias menos de un mes después de haberlo firmado, buscó una oportunidad en la extinta UFL (United Football League) con Las Vegas Locomotive. Su estancia ahí fue efímera y los Broncos lo contrataron para ocupar el puesto del lesionado Matt Prater en el cierre de la temporada 2010. Una vez que Prater recobró su forma, Denver se deshizo de Hauschka justo antes del inicio de la campaña 2011. Su carrera lo llevaría Seattle y por fin hallaría su lugar. En los Seahawks se afianzó y se reunió con sus antiguos vecinos de pasillo en NC State, Russell Wilson y J.T. Sweezy, quien solía pedirle que le comprara cerveza. SU DECISIÓN CAMBIÓ EL RUMBO DE LOS SEAHAWKS Hauschka despuntó esta temporada al anotar 33 de 35 goles de campo, es decir, concretó el 94.3 por ciento de sus intentos durante la fase regular. Mientras que en Playoffs lleva marca perfecta (seis de seis).

En palabras de su entrenador Pete Carroll, una decisión suya cambió el rumbo de la Final de la Conferencia Nacional frente a los 49ers y enfiló a los Seahawks al triunfo. Seattle se encontraba en cuarta y siete en la 35 de San Francisco en el inicio del último cuarto y Carroll había optado por intentar el gol de campo de 53 yardas, pero Hauschka lo corrigió y le reveló que no se sentía seguro, sobre todo porque enfrentaba el viento que provenía por el fondo abierto del CenturyLink Field. Los Seahawks se la jugaron y Russell Wilson completó un pase de 35 yardas a Jermaine Kearse hasta la zona de anotación. El touchdown le dio la vuelta al marcador y dejó el momento anímico del lado de los locales. “Me encanta la honestidad. La mayoría diría ‘yo puedo hacerlo’, pero van y dejan el balón en la línea de gol. Era un momento importante para nosotros y fue una gran decisión”, dijo Carroll. El domingo 2 de febrero Seahawks y Broncos definirán al Campeón de la NFL en el Super Bowl XVIII y  Hauschka buscará vencer a su ex equipo y a Prater, su antiguo rival por el puesto en Denver.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×