Seahawks actuales, más temibles que los del Super Bowl XL

Los Seattle Seahawks vuelven al Super Bowl ocho temporadas después y esta vez se presentan con un equipo que utiliza un esquema ofensivo similar, pero que posee un poder defensivo mucho mejor al...
Los Seattle Seahawks vuelven al Super Bowl ocho temporadas después y esta vez se presentan con un equipo que utiliza un esquema ofensivo similar, pero que posee un poder defensivo mucho mejor al de su antecesor comandado por Mike Holmgren.
 Los Seattle Seahawks vuelven al Super Bowl ocho temporadas después y esta vez se presentan con un equipo que utiliza un esquema ofensivo similar, pero que posee un poder defensivo mucho mejor al de su antecesor comandado por Mike Holmgren.  (Foto: Getty)
Ciudad de México -
  • El ataque terrestre, principal arma a la ofensiva de las dos versiones de los Seahawks
  • En defensiva, el equipo actual es muy superior al que dirigía Mike Holmgren

El Super Bowl XLVIII será apenas el segundo que disputen los Seattle Seahawks, una franquicia caracterizada por ser perdedora y quizá animadora, más que contendiente. Pero eso no le resta ningún mérito; por el contrario, en una liga tan pareja como la NFL el tan solo llegar al “Juego Grande” es ya un hecho importante. La anterior ocasión en la que las aves del estado de Washington asistieron al SB fue en la edición XL, el partido al final lo perdieron ante los Pittsburgh Steelers y el que en esos momentos era el jugador sensación de la liga: Ben Roethlisberger, pero Seattle tenía un gran equipo que lo llevó a esas instancias. Entre esos Seahawks y los actuales hay notables diferencias, pero también importantes similitudes. Aquellos eran dirigidos por Mike Holmgren que ya había demostrado su capacidad al frente de los Green Bay Packers y tomó las riendas del equipo después de desempeñarse como Gerente General, mientras que los actuales cuentan con Pete Carroll, a quienes los expertos consideran uno de los mejores administradores de talento de la liga. En lo que se refiere al quarterback, el equipo de 2005 tenía a Mike Hasslebeck, pasador de bajo perfil pero muy efectivo en el sistema y dentro de los planes de juego, pues sabía correr el balón y en la bolsa de protección no lo hacía mal; además de tener junto a él a dos de los mejores linieros ofensivos de todos los tiempos: Steve Hutchinson y Walter Jones En este aspecto el actual QB de Seattle, Russell Wilson resulta más completo que su antecesor pues sale más de la bolsa, sus pases son más precisos y en general la condición de liderazgo (fundamental en la posición) es mayor; y por supuesto, tiene una línea ofensiva confiable pero no del calibre de la de 2005. Quizá la mayor virtud de Hasslebeck era entregarle a la perfección el ovoide a quien a la fecha es uno de los máximos referentes en la historia de la franquicia (junto al mítico “Biólogo de Tulsa” Steve Largent): Shaun Alexander, que en ese 2005 se convirtió en el Jugador Ofensivo del Año y además fue nombrado el Jugador Más Valioso de la NFL. Alexander era indomable, en campo abierto era una amenaza y la combinación de su tonelaje y agilidad se convertían en un peligro constante para las defensivas, algo muy similar a lo que ocurre hoy con el impresionante Marshawn Lynch, aunque “The Beast” es en general un jugador con más cualidades, pues su habilidad para correr y para bloquear están casi al parejo, lo que permite mayor versatilidad a las jugadas ofensivas de su equipo. Tanto en 2005 como en 2013-2014 los Seahawks han demostrado ser equipos que se basan en su ofensiva terrestre, también contaron y cuentan con receptores de calidad, en ese entonces figuraba Darrell Jackson como hoy lo hacen Percy Harvin y Golden Tate, aunque nada que sea por arriba del promedio. Donde no hay punto de comparación es en la defensiva, si bien el equipo de 2005 tenía a un gran linebacker como Lofa Tatupu, la actual "Legion of Boom" es una de esas defensivas secundarias que pasan a la historia por su agresividad y habilidad de provocar intercambios de balón. Brandon Browner, Richard Sherman, Kam "Bam Bam" Chancellor y Earl Thomas son de lo mejor que le ha pasado a Seattle en mucho tiempo y sin duda ese perímetro es en gran parte responsable de que los Seahawks estén en la antesala de disputar su segundo Super Bowl.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×