Brady, por la marca de Bradshaw y Montana

Con el simple hecho de jugar el Super Bowl XLIX ante los Seattle Seahawks, Tom Brady estará haciendo historia como el QB que más ediciones del juego grande ha disputado.
 Con el simple hecho de jugar el Super Bowl XLIX ante los Seattle Seahawks, Tom Brady estará haciendo historia como el QB que más ediciones del juego grande ha disputado.  (Foto: Getty)
Ciudad de México -
  • De ganar, el QB de los 'Pats' entraría en el grupo de ganadores de cuatro SB
  • Brady ya perdió dos Super Bowls, Bradshaw y Montana nunca perdieron uno

Con el simple hecho de jugar el Super Bowl XLIX ante los Seattle Seahawks, Tom Brady estará haciendo historia como el QB que más ediciones del juego grande ha disputado, pero definitivamente el pasador de los New England Patriots tiene como objetivo igualar a dos auténticas leyendas de la NFL: Terry Bradshaw y Joe Montana, con cuatro anillos cada uno.

Bradshaw, el conocido “Divino Calvo” llevó a los Pittsburgh Steelers al título en las ediciones IX, X, XIII y XIV, mientras que “Joe Cool” Montana se adjudicó el trofeo Vince Lombardi con los San Francisco 49ers en los Super Bowls XVI, XIX, XXIII y XXIV.

Cuando Drew Bledsoe se lesionó y no pudo continuar al frente de la ofensiva de los Patriots en la Temporada 2001, los aficionados de New England estaban lejos de pensar que su equipo se convertiría en una dinastÍa, guiada por el entonces jovencito Tom Brady, quien se tuvo que echar al hombro al equipo.

Brady se convirtió en la bujía que un equipo, hasta entonces de tradición perdedora, necesitaba para pisar nuevos escenarios y albergar esperanzas muy distintas a no ser un escalón para los equipos que calificaban a la Postemporada. Con Brady en los controles, los Pats se convirtieron en un equipo temible.

Desde entonces, la leyenda de Tom Brady comenzó a forjarse. Ese mismo año en el que se tuvo que volver titular por necesidad, ganó su primer Super Bowl (XXXVI), al derrotar a los Saint Louis Rams, que eran comandados por el fulgurante Kurt Warner.

Los Pats se convirtieron en un equipo casi invencible y lograron coronarse en dos ocasiones posteriores, primero ante los Carolina Panthers en el XXXVIII y tan sólo un año después ante los Philadelphia Eagles en el XXXIX.

A diferencia de Brady, ni Bradshaw ni Montana perdieron ningún Super Bowl de los que disputaron. Esta ha sido una “piedra en el zapato” para Brady, pues en dos ocasiones tuvo la oportunidad de lograr la hazaña, pero se quedó corto, curiosamente ante el mismo equipo: los New York Giants.

Brady cuenta con muchos récords de la Liga y tiene su lugar asegurado en el Salón de la Fama. De manera individual posee números impresionantes y los ha conseguido con equipos que son auténticamente armados para él, sin muchos jugadores de renombre, por lo que, en caso de vencer a Seattle el próximo domingo 1 de febrero en Arizona, ratificaría la etiqueta de leyenda que muchos le han adjudicado con anticipación

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×