Katy Perry le puso fuego al Super Bowl

Como una estrella fugaz, Katy Perry prendió el medio tiempo del Super Bowl XLIX y, con la ayuda, de miles de gargantas hizo retumbar el University of Phoenix Stadium.
Como una estrella fugaz, Katy Perry prendió el medio tiempo del Super Bowl XLIX y, con la ayuda, de miles de gargantas hizo retumbar el University of Phoenix Stadium.
 Como una estrella fugaz, Katy Perry prendió el medio tiempo del Super Bowl XLIX y, con la ayuda, de miles de gargantas hizo retumbar el University of Phoenix Stadium.
University of Phoenix Stadium -

Como una estrella fugaz, Katy Perry prendió el medio tiempo del Super Bowl XLIX y, con la ayuda, de miles de gargantas hizo retumbar el University of Phoenix Stadium.

La californiana cumplió lo que prometió y ofreció un show plagado de colores, que resaltaron por encima del azul y verde de la mayoría Seahawk en las gradas. Subida en un tigre mecánico, se presentó ante su público con “Roar” y vestida en un traje de llamas.

El escenario estaba sobre una superficie que proyectaba diferentes imágenes, relacionadas con los diferentes temas de sus canciones. Entonces apareció Lenny Kravitz, quien entró por el lado de los Seahawks y tomó un escenario alternativo cerca de los postes de gol, acompañado de llamaradas que salían expulsadas a su espalda.

El rockero acompañó a su anfitriona en “I Kissed a Girl”, antes de pasar a “Teenage Girl” sobre una “playa” infestada de tiburones, que bailaban al lado de pelotas gigantes y miraban las “olas” desde la orilla.

Y se acabó la espera. Perry había prometido una sorpresa. Missy Elliot llegó acompañada de graffitis para hacer dueto “Get Ur Freak On” y luego “Work It”. Un poco de hip hop le puso ritmo al lugar.

Pero lo mejor estaba reservado para el cierre. Enfundada en un vestido plateado y rodeada de bailarines disfrazados de “globos” de colores, la cantante tomó el centro del campo y salió “disparada” al cielo mientras entonaba Firework.

Respaldada por fuegos artificiales, que emanaron de la parte alta del estadio, surcó el cielo y con eso se despidió de su público.

Las otras canciones que interpretó fueron “Dark Horse”, “California Girls” y “Lose Control”, durante el medio tiempo que vieron al menos 100 millones de personas sólo en Estados Unidos y muchas más en el mundo.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×