Alberto Zermeño, mexicano que trabaja en el SB50

Alberto Zermeño es uno de los muchos mexicanos que viven en Estados Unidos y que a su llegada al país vecino tuvo que soportar insultos y discriminación.
Alberto Zermeño, mexicano que trabaja en el SB50
San Francisco, California, Estados Unidos -
  • Beto llegó a San Francisco hace 23 años y hoy es parte del equipo de seguridad del Suepr Bowl 50

Alberto Zermeño es uno de los muchos mexicanos que viven en Estados Unidos y que a su llegada al país vecino tuvo que soportar insultos y discriminación. Hoy, la vida le sonríe al darle la oportunidad de asistir a un Super Bowl, aunque no estará vestido en el jersey de su equipo favorito en las tribunas.

“Cuando llegué de México fue muy difícil para mí porque discriminaban mucho al latino, al hispano, al mexicano. Nos llaman muchos nombres como beaner, burrito, y los burritos ni siquiera son de México, entonces daba mucho coraje”, dijo el oriundo de la Ciudad de México a Mediotiempo.

Beto llegó a San Francisco hace 23 años ya que sus padres decidieron, sin preguntarle, mudarse a California. A diferencia de otros mexicanos, él y su familia ya viven en calidad de legales, pero nunca olvidarán lo difícil que fue adaptarse a otra cultura.

“Aventaban huevos a los carros, a la casa. Nos ponían letreros que nos fuéramos, que nos regresáramos a México, muchas cosas muy feas, pero uno tuvo que ser fuerte. A veces hasta me da tristeza ‘wey’, pero ni modo”.

“Como desesperación, que no te puedes comunicar igual, no te entienden, pierdes noción de tu cultura un poquito, se te olvida. Ya viviendo acá empiezas a practicar las culturas de acá, eso es feo, eso es sentirse que ya no tienes lo mexicano”.

Tanta es su nostalgia que Alberto considera volver a México para dar clases de inglés y poder conocer el país que lo vio nacer.

Cuando le llegó la oportunidad de unirse al equipo de logística y seguridad del Super Bowl 50, no lo dudó y regresó a San Francisco, ya que en ese entonces residía en Colombia como maestro de inglés.

“Por medio de mi compañía, ellos me dijeron que si quería trabajar en el Super Bowl y pues yo encontradísimo dije que sí”, platicó Zermeño con una sonrisa de oreja a oreja, pues sabe que de otra forma hubiera sido muy difícil asistir al partido del año en la NFL.

No importan las madrugadas y las jornadas de 14 o 16 horas con tal de tener la oportunidad de vivir la experiencia. Aun así, Beto no cambiaría nada por su México, al que todavía extraña y al que espera regresar pronto.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×