Año nefasto para el deporte estadounidense

Ni la Ryder Cup, ni los Mundiales de baloncesto, béisbol, voleibol y gimnasia, ni la Copa Davis, ni el oro en hockey sobre hielo en los Juegos Olímpicos de Invierno en Turín... El deporte...
 Ni la Ryder Cup, ni los Mundiales de baloncesto, béisbol, voleibol y gimnasia, ni la Copa Davis, ni el oro en hockey sobre hielo en los Juegos Olímpicos de Invierno en Turín... El deporte estadounidense despide un año aciago cargado de frustraciones, sin

MEDIOTIEMPO | Agencias27 de Diciembre de 2006

  • Para los estadounidenses la mejor noticia es que llega un nuevo año

Ni la Ryder Cup, ni los Mundiales de baloncesto, béisbol, voleibol y gimnasia, ni la Copa Davis, ni el oro en hockey sobre hielo en los Juegos Olímpicos de Invierno en Turín... El deporte estadounidense despide un año aciago cargado de frustraciones, sin olvidar los positivos por dopaje de su atleta Justin Gatlin y su ciclista Floyd Landis. En resumen, mucho para olvidar y poco para celebrar. 

Lo mejor de 2006 para el deporte estadounidense de selecciones es que se acaba. Es una de las pocas conclusiones que se pueden sacar ante el desafortunado año de sus representantes deportivos, que han encadenado una derrota tras otra en el ejercicio que termina.

Dolorosa fue la Ryder Cup, la prestigiosa competición de golf que enfrenta a Estados Unidos con Europa, en la que fueron humillados por los representantes del Viejo Continente, a pesar de la participación de un competitivo equipo comandado por su número uno, Tiger Woods. Capitaneados por el galés Ian Woosnam, los europeos igualaron en el campo irlandés de K Club de Dublín el resultado más abultado a su favor (18,5 frente a 9,5), conseguido hace dos años en Oakland Hill. La victoria de Europa es la tercera consecutiva.

Su Selección de baloncesto, otrora “Dream Team”, representó una nueva decepción, una situación que se está convirtiendo en costumbre tras el fracaso en el Mundial de Indianápolis (2002) y los Juegos Olímpicos de Atenas (2004). En el Mundial de Japón, los estadounidenses se volvieron a estrellar, esta vez con jugadores como Lebron James, Carmelo Anthony y Dwayne Wade a los que sólo les quedó el consuelo del bronce tras perder en Semifinales ante Grecia.

Las chicas del “basket” estadounidense no tuvieron mejor suerte. Bronce como los chicos, rompieron en el Mundial de Brasil la hegemonía demostrada en las dos anteriores ediciones (Alemania 1998 y China 2002) y de 50 partidos ganados entre Mundiales y Juegos Olímpicos desde 1994.  

PATINAZO EN BEISBOL Y HOCKEY SOBRE HIELO

La participación de los estadounidenses en el primer Clásico Mundial de béisbol, disputado en San Diego y organizado por los responsables de las Grandes Ligas, tampoco está entre los mejores logros del año. La primera edición de esta especie de Mundial creado con la intención de extender el béisbol profesional fuera de Estados Unidos, ha sido un nuevo fracaso para el deporte de ese país.

Ganado por Japón, seguido de Cuba, Estados Unidos quedó fuera de las posibilidades de medalla al perder en segunda ronda. Tampoco pueden sacar pecho tras lo hecho por las selecciones femenina y masculina de voleibol, noveno y décimo respectivamente en los dos Mundiales celebrados en tierras japonesas.

Ni en un deporte tan estadounidense como el hockey sobre hielo, que tiene como estandarte a su Liga profesional (NHL). Tanto el equipo masculino como femenino de hockey sobre hielo “patinó” en los Juegos Olímpicos de Invierno celebrados en Febrero en Turín (Italia). Los chicos no tuvieron opciones de medallas, tampoco en el Mundial celebrado en Riga (Letonia) disputado en Mayo, fueron séptimos. Por su parte, las  chicas de las barras y estrellas alcanzaron el bronce en Turín aunque acudían como Campeonas Mundiales de 2005 (conquistado en Linkoping, Suecia) y Subcampeonas olímpicas (Salt Lake City 2002).

La cita del deporte olímpico de invierno tampoco aportó grandes satisfacciones a los estadounidenses, que quedaron segundos en el medallero, un puesto por encima del conseguido en Salt Lake City 2002, aunque con menos medallas de oro (9 en Turín y 10 hace cuatro años).

Tampoco llegaron mejores noticias desde Aarhus (Dinamarca), sede del Mundial de gimnasia artística en el que se impuso el equipo chino por delante de los estadounidenses. Para colmo, su estrella Chellsie Memmel no pudo intentar revalidar el oro de Melbourne 2005 debido a una lesión en un hombro que se produjo durante la final por equipos.

En el tenis, campo siempre propicio para los estadounidense, casi todo ha sido malo. La retirada de André Agassi, la mala temporada de Andy Roddick (que acaba sexto en la clasificación ATP), el fracaso de la Copa Davis (eliminado en Semifinales por Rusia, a la larga campeona), las lesiones y el cansancio de Lindsay Davenport, que a estas alturas de 2005 era la número uno y actualmente es la vigésimo quinta (la estadounidense mejor situada en la WTA, circuito mundial femenino), la ausencia de las hermanas Williams (ambas con lesiones) son demasiadas malas noticias para compensarlo con el ascenso de James Blake, que acaba la Temporada cuarto y finalista de la Copa Masters de Shangai. Muy poco de lo que alegrarse.

El Mundial de futbol celebrado en Alemania tampoco ha sido territorio de festejos para la Selección entrenada por Bruce Arena, aunque el futbol (“soccer”) no sea un deporte de muchos adeptos en Estados Unidos.

El buen papel realizado por los estadounidenses en Japón y Corea 2002, donde alcanzaron los Cuartos de Final, presagiaban mejores resultados que un sólo empate (ante Italia) y dos derrotas (República Checa y Ghana), que le apearon del Mundial en la Primera Fase, un resultado calificado de fracaso en su entorno.

Todo ello sin olvidar los positivos por testosterona del velocista Justin Gatlin, Campeón Olímpico y Mundial, y del ciclista Floys Landis, que después de pasearse por los Campos Eliseos de París como sucesor de su compatriota Lance Armstrong, le retiraron el maillot amarillo de vencedor del Tour de Francia de 2006.

Un año nefasto que podría haber aumentado si el boxeador Shannon Briggs no hubiera recuperado en Noviembre uno de los cuatro cetros mundiales de los pesos pesados, que hasta entonces estaban en posesión de cuatro púgiles no estadounidenses, un hecho insólito en el deporte de las doce cuerdas.

Briggs ganó el campeonato de la WBO (Organización Mundial de Boxeo), mientras el ucraniano Vladimir Klitschko ostenta el de la FIB (Federación Internacional de Boxeo); el cinturón de la AMB (Asociación Mundial de Boxeo) es del ruso Nikolay Valuev (el 20 de Enero lo defiende ante el estadounidense Jameel McCline) y el kazajo Oleg Maskaev es el titular del CMB (Consejo Mundial de boxeo). Para los estadounidenses la mejor noticia es que llega un nuevo año.

[EFE][foto: EFE]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×