Lesiones importantes y plantilla justa lleva a LABB a su peor primera vuelta

Lesiones importantes en jugadores claves y una plantilla justa de efectivos en ciertas posiciones han llevado al Lagun Aro Bilbao Basket a completar en la presente Temporada la peor primera vuelta...
Lesiones importantes en jugadores claves y una plantilla justa de efectivos en ciertas posiciones han llevado al Lagun Aro Bilbao Basket a completar en la presente Temporada la peor primera vuelta desde que debutó en la ACB en la campaña 2004-2005.
 Lesiones importantes en jugadores claves y una plantilla justa de efectivos en ciertas posiciones han llevado al Lagun Aro Bilbao Basket a completar en la presente Temporada la peor primera vuelta desde que debutó en la ACB en la campaña 2004-2005.

MEDIOTIEMPO | Agencias16 de Enero de 2007

  • Lagun Aro es decimocuarto en la Tabla

Lesiones importantes en jugadores claves y una plantilla justa de efectivos en ciertas posiciones han llevado al Lagun Aro Bilbao Basket a completar en la presente Temporada la peor primera vuelta desde que debutó en la ACB en la campaña 2004-2005.

Disputada la primera mitad del campeonato, el Lagun Aro es decimocuarto en la Tabla clasificatoria con 6 victorias obtenidas, una menos que en la dos campañas anteriores, en las que sumó siete en los 17 primeros partidos.

En los dos cursos precedentes, los de 2004-2005 y 2005-2006, además de calcar el número de triunfos conseguidos mediada la Liga, el equipo bilbaíno repitió también su posición en la Tabla, la duodécima, dos por encima de la de este año.

Al principio, el equipo de Txus Vidorreta pareció cambiar a mejor con un inicio de dos victorias y dos derrotas, pero una lesión de Martín Rancik, su jugador más cotizado, abrió paso a cuatro derrotas consecutivas.

La lesión del pívot eslovaco se unió a la que impidió empezar la Temporada a Pedja Savovic, un jugador importante, sobre todo en el vestuario.

Ya antes del regreso de Rancik, el Lagun Aro rompió la mala racha y encadenó una serie de resultados que le llevó a un 6-8 en el balance de victorias-derrotas que le hizo hasta tener opciones, aunque pocas, de clasificarse para la Copa del Rey.

No obstante, tres rivales de entidad, Akasvayu, Tau Cerámica y Pamesa, el mal momento del pívot centroeuropeo y una nueva lesión de otro jugador importante, el Capitán Javi Salgado, dejó claro lo que se venía intuyendo a lo largo de todo el campeonato: que el Lagun Aro necesita contar con todo lo que tiene para ser competitivo y que su plantilla tiene con carencias de calado.

En torno a esto último, ya desde el principio de Temporada se echa en falta un alero alto que comparta los minutos con Savovic y así evitar que tengan que hacerlo escoltas como Lucas Recker o Román Montañez. Aunque ambos están siendo de los más destacados, ninguno tiene ni juego ni envergadura para actuar con solvencia en la posición de “3”.

En principio, quien estaba llamado a ocupar esa plaza era Milan Majstorovic, pero esa apuesta lleva camino, como las de los otros dos balcánicos que llegaron con él a Bilbao al principio de la campaña anterior, de acabar siendo fallida.

El ala-pívot serbio apenas juega, como tampoco lo hace mucho Iván Koljevic, que ha tenido que reconvertirse a escolta tras la llegada de Nacho Azofra para cubrir el hueco de segundo base que el montenegrino no era capaz de llenar.

Mejor rendimiento está ofreciendo el croata Marko Banic, pero aún así tampoco alcanza el poderío que se le pide a un tercer pívot en la ACB. Y menos todavía a un segundo, rol que ha tenido que asumir en los últimos encuentros ante la desorientación en la que ha caído Rancik.

Banic conforma con José Ángel Antelo una segunda línea de pivots que no hace olvidar nunca ni al Rancik de sus mejores momentos ni a un Frederic Weis que está siendo el gran baluarte interior de un equipo sin mucha anotación dentro de la zona y en el que apenas cinco jugadores, Salgado, Recker, Montañez, Weis y Savovic, están dando la talla.

Es de esperar que en la segundo vuelta a ese quinteto se sume Azofra, que no parece haberle cogido aún el tono a la competición, y algún que otro refuerzo que pueda llegar para fortalecer la posición de alero alto y/o completar una rotación de pivots a la altura de lo que pide una Liga del nivel de la ACB.

De ello probablemente dependa que el empeoramiento de la posición del Lagun Aro a mitad de campeonato se repita o no al final de la Temporada. Es decir, que el equipo bilbaíno salve la categoría con cierta holgura o que esté en peligro de descenso lo que queda de Liga.

[EFE][foto: EFE]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×