Renace el Roller Derby de la mano de féminas aguerridas

Una competición surgida en los años treinta del pasado siglo ha sido rescatada del olvido en Estados Unidos por equipos exclusivamente femeninos. Es el Roller Derby, un deporte que ha vuelto a...
Una competición surgida en los años treinta del pasado siglo ha sido rescatada del olvido en Estados Unidos por equipos exclusivamente femeninos. Es el Roller Derby, un deporte que ha vuelto a estar de moda y que tiene como componentes indispensables la a
 Una competición surgida en los años treinta del pasado siglo ha sido rescatada del olvido en Estados Unidos por equipos exclusivamente femeninos. Es el Roller Derby, un deporte que ha vuelto a estar de moda y que tiene como componentes indispensables la a

MEDIOTIEMPO | Agencias2 de Febrero de 2007

  • El Roller Derby surgió de los peores años de la Gran Depresión en Estados Unidos

Una competición surgida en los años treinta del pasado siglo ha sido rescatada del olvido en Estados Unidos por equipos exclusivamente femeninos. Es el Roller Derby, un deporte que ha vuelto a estar de moda y que tiene como componentes indispensables la agresividad y hasta la violencia.

Profesionales de la sanidad, la educación o la moda se transforman por la noche en aguerridas competidoras dispuestas a aguantar golpes, empujones y malas jugadas, movidas por una pasión: competir y ganar.

El Roller Derby surgió de los peores años de la Gran Depresión en Estados Unidos. Un promotor de encuentros deportivos, Leo Seltzer, ideó entonces un espectáculo que consistía en disputar carreras sobre patines en un circuito, hasta alcanzar la distancia en millas que separa Los Ángeles de Nueva York.

Seltzer se dio cuenta de que las colisiones entre los patinadores, que pujaban por adelantar a sus compañeros, eran la parte más atractiva para los espectadores.

De allí nació el Roller Derby, un deporte de gran popularidad hasta los años setenta en Estados Unidos, en el que dos equipos de cinco miembros patinan en círculo formando un bloque, durante dos tiempos de 20 minutos.

Una pareja de jugadoras corre tras sus compañeras con la intención de alcanzarlas, pero el equipo contrario trata de impedirlo con codazos y bloqueos.

La Liga neoyorquina estrena este año su primera Temporada y cuenta con tres equipos: las "Manhattan Mayhem", las "Brooklyn Bombshells" y "Queens of Pain".

Los tres conjuntos suman una treintena de patinadoras, de entre 21 y 32 años. De momento, entrenan todas juntas "porque estamos empezando e intentamos alcanzar el mejor nivel posible para que los partidos sean más interesantes", afirma Nataly Blair.

Durante el primer año, las chicas aprendieron a jugar, sin disputar ningún partido y, ahora, la Liga enfrenta a los tres equipos neoyorquinos, aunque está primera temporada también incluye encuentros contra formaciones de otros estados.

Hasta hace pocos meses "nos reuníamos en un campo al aire libre de Chinatown", indica Blair. En la actualidad, entrenan y compiten en una pista cubierta del Bronx e incluso disponen de su página web en internet (www.gothamgirlsrollerderby.com).

TRANSFORMACIÓN

Las noches que tienen partido consiguen atraer a un publico que ronda entre las 500 y las 600 personas.

Vestidas con minifaldas y armadas de cascos, rodilleras y coderas para protegerse en las caídas, las patinadoras sufren una transformación cuando se acercan a la pista.

La realizadora de cine Dina Fiasconaro se convierte en "Carmen Monoxide". Fiasconaro se propuso hace unos meses hacer una película sobre la práctica del Roller Derby en Nueva York. Cuando se enteró de que alguien más había tenido ya su misma idea era demasiado tarde. Abandonó el proyecto del documental, pero se quedó "enganchada" a los patines.

Afirma que estuvo "enfadada" durante una semana, "pero luego decidí que es más divertido jugar que mirar". Así que se unió a la Gotham Girls Roller Derby Leaque, la Liga de Nueva York.

Bloqueos y empujones son moneda corriente entre las patinadoras, pero, según explica Adrienne Donato, conocida también como "Kandy Kates", no les plantea problemas.

"No nos pegamos porque sí, la verdad es que lo pasamos bien cuando lo hacemos y además, lo normal es que preveas los golpes antes de que te sucedan", explica.

Es "muy instintivo", es como "abrirse camino a codazos entre una multitud de gente", señala Jean Schwarzwalder, miembro del Cuadro Técnico de la Liga y cuyo apodo en la pista es "Suzy Hotrod".

Cada jugadora tiene un sobrenombre para competir, un apodo que se identifica con su "alter ego" en el anillo de patinaje, explica Fiasconaro.

Muchas de ellas reconocen que la chica que sale a jugar es "más dura", que la versión de ellas mismas que pasa el día en la oficina.

Natily Blair, conocida también como "Ginger Snap", se rompió el brazo mientras practicaba Roller Derby, pero, aún así, asegura que no puede dejarlo. "Soy una adicta", afirma.

Agrega que tras el accidente, que le costó dos operaciones, "nada de lo que me pueda pasar en la pista, me da ya miedo" y después de un día de estrés en el trabajo, "me muero de ganas por patinar". Todas las jugadoras coinciden en que el Roller Derby es "el mejor liberador de energía".

Las chicas que se incorporan a la competición deben pasar antes de su debut unas pruebas físicas y escritas. "Si sabes jugar bien, el riesgo de una lesión es menor", destaca Suzy Hotrod.

No existe un perfil único de las jugadoras. Los tres equipos que componen la "Gotham Girls Roller Derby" están formados por profesionales de distintos campos y tan dispares como la educación, la sanidad o el diseño.

Adrienne Donato, que acaba de llegar de Philadelphia, opina que existen pocas opciones de practicar algún deporte para las jóvenes que están en el instituto o en la universidad y considera que éste "es más divertido que el tenis o la carrera de fondo".

Adrienne, quien practicaba ya el Roller Derby antes de aterrizar en Nueva York, donde trabaja como profesora de bailes orientales, explica que siempre le ha gustado patinar aunque "también me atrae eso de dar golpes a la gente. Por eso, disfruto mucho la parte más agresiva de los partidos".

Para Caroline Nichols la dureza de este deporte le otorga "poder a la mujer porque demuestra que no tiene miedo".

Las jugadoras creen que público no les va a faltar. "Los hombres siempre van a querer ver a una chica en minifalda y patines", opina Adrianne Donato.

"Nuestros seguidores pertenecen a una generación, la de nuestros padres, que ha crecido sobre patines y a la que le gusta recordar este deporte", explica Jean Schwarzwalder.

"A mi familia le encanta que haga Roller Derby. Han alquilado un autobús para venir el viernes desde Pennsylvania a animarme", asegura Erika Fair, que trabaja en el mundo de la moda y que ha diseñado los uniformes de todas las jugadoras.

Conocida en la pista como "Roxy Balboa", explica que el Roller Derby es un deporte en el que la imagen es "muy importante, porque somos chicas y tenemos que estar guapas".

"Kandy Kates" cree, por su parte, que una Liga masculina, como las que hubo en el siglo pasado, "no sería ahora igual de bien recibida porque los jugadores tendrían una imagen demasiado femenina".

Los apodos de las jugadoras y los uniformes -con minifalda y medias incluidas- imprimen al Roller Derby un fuerte carácter teatral, opina Suzy Hotrod, quien reconoce que pese a todo, este deporte requiere mucha fuerza física.

Explica que ella toca la guitarra en un conjunto de música punk y que se siente cómoda en esta competición porque "el espectáculo es el ambiente en el que mejor me muevo".

Respecto a la violencia, afirma que "no me preocupa mucho porque tengo seguro médico" si bien reconoce que "lo peor sería una lesión que me impidiera tocar la guitarra".

"Roxy Balboa" piensa que el practicar este deporte es mejor que ir al gimnasio porque "es más divertido que hacer ejercicio sola en una máquina", pero sobre todo, porque "estas chicas son guays".

[EFE][foto: EFE]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×