La gran fiesta de la NBA en Las Vegas

La marcha continua de fiestas y celebraciones, que los millonarios de la NBA han protagonizado en la 56ª edición del Fin de Semana de las Estrellas, llegó a su final con un "Viva Las Vegas", el...
La marcha continua de fiestas y celebraciones, que los millonarios de la NBA han protagonizado en la 56ª edición del Fin de Semana de las Estrellas, llegó a su final con un "Viva Las Vegas", el triunfo histórico del equipo de la Conferencia Oeste y Kobe B
 La marcha continua de fiestas y celebraciones, que los millonarios de la NBA han protagonizado en la 56ª edición del Fin de Semana de las Estrellas, llegó a su final con un "Viva Las Vegas", el triunfo histórico del equipo de la Conferencia Oeste y Kobe B

MEDIOTIEMPO | Agencias18 de Febrero de 2007

  • Mates y triples, las grandes novedades

La marcha continua de fiestas y celebraciones, que los millonarios de la NBA han protagonizado en la 56ª edición del Fin de Semana de las Estrellas, llegó a su final con un "Viva Las Vegas", el triunfo histórico del equipo de la Conferencia Oeste y Kobe Bryant de MVP.

Nada de lo que sucedió en el apartado deportivo interesó porque de hecho no hubo nada que resaltar, simplemente se trató de dar "espectáculo" al más puro estilo de Las Vegas -divertir y consumir- con el tradicional programa que cada año presenta la NBA.

El triunfo por paliza de 153-132 del equipo de la Conferencia Oeste frente al de la Conferencia Este, nuevo récord de puntos para un Partido de las Estrellas sin prórroga, y la recuperación de imagen y proyección de Bryant, que fue el líder con 31 puntos, no paso más allá de la anécdota final de la gran fiesta.

Bryant, que hace dos años vivió la pesadilla de haber pedido toda su imagen y credibilidad después de haberse visto involucrado en el asunto de la supuesta violación a una joven de 18 años en Vail (Colorado), salió de Las Vegas como el gran triunfador.

El escolta estrella de los Lakers fue el que mejor canalizó la superioridad del equipo del Oeste y una canasta con mate en reverso cuando faltaban pocos segundos para concluir el partido le dieron 31 puntos y el apoyo de los espectadores que comenzaron a corear su nombre y pedir el premio de "MVP, MVP...", que al final consiguió.

Bryant, que ya había conseguido el primer triunfo en el 2002 cuando el Partido de las Estrellas se celebró en su ciudad natal de Filadelfia, superó en la votación al pívot Amare Stoudemire, de los Suns de Phoenix, que se quedó con 29 puntos y nueve rebotes.

MATES Y TRIPLES, LAS GRANDES NOVEDADES

La Jornada del sábado (17 de Febrero), dedicada a los concursos, fue la que generó la grandes novedades con los triunfos sorpresas del segundo año, el alero Gerald Green, de los Celtics de Boston, en el de mates y Jason Kapono, de los Heat de Miami, en los triples.

Green, de 20 años, con una acrobática y espectacular canasta se proclamaba nuevo "rey" de los mates al ser el que más trucos utilizó y más creatividad ofreció.

Kapono, cuarto año como profesional, confirmó que es la nueva revelación de los Heat y logró 24 puntos en la serie final para empatar la mejor marca lograda en el concurso por Mark Price, y se quedó a uno de conseguir empatar la mejor marca del total de puntos del concurso, que está en poder de Craig Hodges.

Su compañero de equipo, el escolta Dwyane Wade, que fue el gran perdedor en el Partido de las Estrellas al quedarse con sólo 10 puntos, defendió su título de Habilidades con un final perfecto, superando a Bryant, en 26,4 segundos.

La jornada del viernes tuvo su centro de atención en el partido entre Novatos y "Sophomres", que sirvió también para que no hubiese ningún tipo de interés deportivo ni calidad ante la superioridad de los jugadores de segundo año que le dieron a los principiantes paliza de 155-114, nueva marca.

El alero David Lee, de los Knicks de Nueva York, con 30 puntos y 11 rebotes, fue el mejor del partido para llevar el premio del más valioso.

Mientras que el alero Jorge Garbajosa, de los Raptors de Toronto, se convirtió en el segundo novato español que participó en el Fin de Semana de las Estrellas después de que Pau Gasol, de los Grizzlies de Memphis, lo hiciese en el 2002 y con el Equipo de las Estrellas de la Conferencia Oeste el año pasado, en Houston.

Todo lo anterior demostró que el apartado deportivo fue siempre la excusa para que los jugadores pudiesen disfrutar de un descanso antes del comienzo de la segunda mitad de la competición de Liga.

La importancia de la cita de las estrellas de la NBA en Las Vegas tenía otras connotaciones de mayor calado y relacionadas con el mundo de los negocios y el futuro económico de varios equipos del baloncesto profesional, que están en plena crisis.

Además el Comisionado de la NBA, David Stern, tuvo que responder a las preguntas de los periodistas sobre si ya ha cambiado su filosofía del mundo de las apuestas con los partidos de la Liga Profesional de Baloncesto en los casinos de Las Vegas.

También, sobre cómo explica que cada día sean más los jugadores profesionales a los que se les ve de forma asidua en los casinos de Atlantic City y Las Vegas, y que haya una ex estrella de la NBA, Charles Barkley, que públicamente dice que gana y pierde millones en juego con la mayor naturalidad.

El malestar de Stern, que había llegado con la buena noticia de un nuevo plan de pensiones para los jugadores que se jubilaron antes de 1965 y la rebaja de cinco a tres o cuatro años el tiempo mínimo de jugar en la NBA para poderse acoger a la jubilación, esta vez no lo pudo disimular cuando le tocó responder sobre las apuestas.

"Nada ha cambiado de mi filosofía y antes que pueda haber un equipo profesional de la NBA en Las Vegas tendremos que tener solucionado el asunto de las apuestas", comentó Stern, que dijo que los jugadores como ciudadanos podían ir a los casinos si lo deseaban.

Tampoco favorecieron al comisionado Stern las declaraciones "explosivas" del ex jugador y figura Tim Hardaway, que dijo que "odiaba" a los homosexuales, al valorar la declaración pública de otro ex profesional, el británico John Amaechi, quien descubrió a través de un libro que era homosexual.

Hardaway, que se encontraba en Las Vegas para participar en distintos actos de promoción de la NBA, aunque rectificó fue sacado del programa oficial por orden del Comisionado Stern, que al final fue el único que no se apunto al "Viva Las Vegas" y se limitó a dar las gracias.

[EFE][foto: EFE]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×