De la Hoya cree que Mayweather le tiene celos

Floyd Mayweather Jr. no ha dejado de hablar desde que logró conseguir su anhelado combate contra Oscar de la Hoya, con el cual muchos esperan revitalizar al boxeo.
Floyd Mayweather Jr. no ha dejado de hablar desde que logró conseguir su anhelado combate contra Oscar de la Hoya, con el cual muchos esperan revitalizar al boxeo.
 Floyd Mayweather Jr. no ha dejado de hablar desde que logró conseguir su anhelado combate contra Oscar de la Hoya, con el cual muchos esperan revitalizar al boxeo.

MEDIOTIEMPO | Agencias5 de Mayo de 2007

  • De la Hoya detecta algo más que ambición en los ojos de Mayweather

Floyd Mayweather Jr. no ha dejado de hablar desde que logró conseguir su anhelado combate contra Oscar de la Hoya, con el cual muchos esperan revitalizar al boxeo.

Mayweather tiene el apetito por vencer a De la Hoya, el niño dorado del boxeo al que, según Mayweather, todo le cayó del cielo, mientras él tuvo que trabajar duro para llegar al sitio que ahora ocupa.

Mayweather incluso puso en tela de juicio la integridad y valentía de De la Hoya durante la campaña de promoción de la pelea.

"Esta es la única forma que puedo llegar a ser lo que quiero ser", expresó Mayweather. "Es el único reto que me queda. Después de eso, ¿qué más hay? ¿Qué puedo hacer que valga la pena?".

De la Hoya detecta algo más que ambición en los ojos de Mayweather: Celos.

Y son esos celos los que enfurecen a De la Hoya.

"Se trata de crear tu propio ejemplo y legado", dijo De la Hoya. "No trates de derribarme tan sólo porque no te caigo bien. Su papá tenía razón. Siempre me decía, "no es una buena persona. Está rodeado de malas personas". Bueno, era verdad".

Aunque la pelea ha sido presentada como la que salvará al boxeo y trascenderá en su historia, los verdaderos conocedores deberán tener presente un factor que podría restarle espectacularidad y proporciones épicas: Mayweather ha mantenido el invicto gracias a sus técnicas defensivas y su gran velocidad, sin haber sido duramente castigado por ninguno de sus 37 oponentes anteriores.

Ambos combatientes cumplieron con el peso reglamentario de 69,85 kilogramos (154 libras) para el combate, con Mayweather pesando 68,04 (150) y De la Hoya dando el peso exacto. El rapero 50 Cent acompañó a Mayweather al escenario y se puso encima sus varios cinturones de campeonato, mientras que De la Hoya recibió el apoyo de la mayoría de los presentes, quizás la mayor multitud que se haya presentado en un pesaje en Las Vegas. Pero De la Hoya podría pesar todavía más que Mayweather para cuando se realice el combate, gracias a su estructura ósea mayor. Mayweather, Campeón en cuatro categorías de peso, nunca ha peleado por arriba de los 66,69 kilogramos (147 libras), mientras que De la Hoya ha combatido sobre los 69,85 (164) durante los últimos seis años.

Aunque es previsible que De la Hoya dé los golpes más potentes, Mayweather es un blanco más difícil que cualquier otro boxeador, moviéndose rápidamente, quitando la cabeza y el cuerpo ante los embates.

De la Hoya está al tanto de ello y durante su preparación el entrenador Freddie Roach buscó mejorar su velocidad y dominio del cuadrilátero, esperando reducir las posibles rutas de escape de Mayweather.

"Hay una cosa que la gente no sabe acerca de mí, que cuando alguien pelea rápido, yo reacciono de esa forma", dijo De La Hoya. "Creo que la gente va a sentirse sorprendida cuando pueda igualar su velocidad, o incluso superarla. Nosotros estábamos al tanto desde el principio sobre lo que hace falta para enfrentar a Mayweather".

Si la pelea se extiende, Mayweather piensa que De la Hoya se cansará, argumentando sus antecedentes de agotamiento en los últimos episodios. De la Hoya entrenó para el combate en Puerto Rico, a nivel del mar, y Mayweather considera que su trabajo a mayor altura le dará mejor resultado.

"Posiblemente se hubiera cansado después, pero ahora lo hará antes. No se sorprendan si lo detengo. El ha demostrado anteriormente que se rindió ante (Bernard) Hopkins. Ya ha demostrado que se cansa", dijo.

La pelea contará con la asistencia de celebridades y campeones del pasado, en localidades que han alcanzado los mayores costos jamás vistos en la reventa.

Pero el que quizás tenga más en juego en ese combate sea Floyd Mayweather padre, invitado por De la Hoya, a quien entrenó durante mucho tiempo. Y aunque el mayor de los Mayweather aún pueda sentir lealtad hacia el peleador hispano, no es de esperarse que le dé la espalda a su hijo, a pesar de la difícil relación entre ambos.

De la Hoya quiere ganar para demostrar que todavía puede derrotar al mejor y aumentar su cadena de victorias a los 34 años, mientras que Mayweather desea hacerlo para apoyar sus declaraciones con los hechos y reafirmar su estatus no oficial como el mejor peleador kilogramo por kilogramo del mundo.

"Yo le pondré la emoción a la pelea. Dicen que no doy un buen espectáculo. No puedo evitar ser tan bueno como para dominar a mis oponentes tan rápidamente. Pero mañana verán un espectáculo, lo prometo", dijo Mayweather.

De La Hoya finalmente aceptó el reto de Mayweather a cambio de una bolsa de 25 millones de dólares y la oportunidad de cimentar su leyenda en el mundo del boxeo.

"Quiero ayudar al boxeo, hay mucho futuro en este deporte", comentó De la Hoya. "Este es el deporte en el que me crié. Le debo todo. Es mi deber tratar de ayudar al boxeo, y hacerlo tan o más popular que hace varias décadas".

[AP][foto: AP]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×