';Chico'; Corrales confirmó el mortal binomio motocicletas-boxeo

Desde el siglo pasado, el boxeo y la pasión por la velocidad, en especial por las motocicletas, se ha convertido en un binomio mortal que ha cobrado víctimas en diversas partes del mundo; la...
Desde el siglo pasado, el boxeo y la pasión por la velocidad, en especial por las motocicletas, se ha convertido en un binomio mortal que ha cobrado víctimas en diversas partes del mundo; la última, el lunes pasado en la persona de Diego "Chico" Corrales.
 Desde el siglo pasado, el boxeo y la pasión por la velocidad, en especial por las motocicletas, se ha convertido en un binomio mortal que ha cobrado víctimas en diversas partes del mundo; la última, el lunes pasado en la persona de Diego "Chico" Corrales.

MEDIOTIEMPO | Agencias9 de Mayo de 2007

  • Se une a otros como Lupe Pintor, Vorasingh y Santiago Méndez

Desde el siglo pasado, el boxeo y la pasión por la velocidad, en especial por las motocicletas, se ha convertido en un binomio mortal que ha cobrado víctimas en diversas partes del mundo; la última, el lunes pasado en la persona de Diego "Chico" Corrales.  

Con su muerte en Las Vegas, Nevada, "La Ciudad que nunca duerme", el ex Campeón Mundial reeditó lo sucedido a púgiles de distintas épocas, algunos de los cuales, como él entregaron su existencia en el pavimento.  

Uno de estos casos fue el del peso ligero yucateco Juan "Dinamita" Hernández, un púgil al que la muerte no le permitió trascender como los conocedores de la década de los 70 pensaban que podía hacerlo.  

Hernández, que dejó como anécdota un curioso caso en Mérida al enfrentar a otra promesa, que nunca pasó de serlo, Rodolfo "Gato" González, tuvo el mismo trágico fin de Corrales.  

Ante el "Gato González", el "Dinamita" hizo honor a su mote y le estalló un "cartucho de TNT" en la cabeza para tumbarlo en el primer round de su pleito de Febrero de 1979 en el parque Carta Clara.  

Para fortuna del "felino", quizás la solidez del golpe causó que cuando cayó al ring una lámpara se desprendiera del tinglado quedando colgada sobre el cuadrilátero, forzando una pausa y dándole aire.  

Tras recuperarse en el tercer round, González cortó al "Dinamita" en una ceja y le ganó por nocaut técnico para enfilarse a un refulgente inicio de carrera que el trinitario Claude Noel y el italiano Patrizio Oliva detuvieron en peleas por el campeonato mundial.  

Por el contraste, "Dinamita" Hernández no tuvo el mismo destino y terminó perdiendo la principal pelea de su existencia a inicios de los 80 en un hospital de Mérida, días después de ser embestido en su motocicleta, vehículo usualmente utilizado por los púgiles en Yucatán.  

Hernández sufrió una especie de infarto pulmonar tras el accidente y murió antes de cumplir los 25 años.  

El siguiente caso es el del tailandés Netrnoi Sor Vorasingh, victimario del primer Campeón Mundial mexicano de la historia en peso minimosca, Freddy "Chato" Castillo.   Tras el declive de su carrera y luego de ser noqueado en su propia casa por el legendario panameño Hilario Zapata ante el que intentaba reconquistar la corona minimosca del CMB, Sor Vorasingh dio rienda suelta a su gusto por las motocicletas.  

Esta pasión le cobró la factura el 3 de Diciembre de 1982 cuando fue embestido por un vehículo y cayó bajo las ruedas de otro, culminando así su existencia a la tempranísima edad de 23 años.  

Pocos meses después, el Campeón Mundial gallo del CMB, Guadalupe "Lupe" Pintor, en otro accidente similar, sufrió la caída de su moto y aunque no perdió la vida, sí perdió fuera de las cuerdas su corona.  

En otro pasaje anecdótico, Pintor fue desconocido el 9 de Julio de 1983 por el Consejo Mundial de Boxeo (CMB) al no poder defender su corona y así dejó a México sin Campeón Mundial, escenario que desde entonces no se ha repetido.  

Casualmente, ni un día después, en cuestión de horas, otro Guadalupe, pero de apellido Madera, devolvió a México un campeonato mundial al vencer por decisión técnica en cuatro rounds en Tokio al local Katsuo Tokashiki en pleito por la corona minimosca AMB.  

Un caso similar, pero quizás el más triste de todos, lo protagonizó en Octubre de 1996 el ex Campeón Nacional minimosca, Santiago Méndez, quien murió atropellado por Jorge Antonio Caudillo Santos, quien guiaba alcoholizado en sentido contrario en el periférico de Mérida.  

Méndez, que había salido en su motocicleta a comprarle una pizza a sus hijas, murió el 25 de Octubre de 1996 tras varios días de agonía y víctima de fracturas en ambas piernas, cráneo y columna vertebral, pese a lo cual estuvo lúcido hasta el día de su deceso.  

La velocidad ha cobrado también otras víctimas en el boxeo, aunque no precisamente en dos ruedas y entre sus nombres figuran los de luminarias y de guerreros casi anónimos que murieron en accidentes automovilísticos.  

Entre ellos figuran el japonés Mashao Ohba, muerto en la plenitud de su carrera como Campeón Mundial mosca, el michoacano René Arredondo, quien también saboreó las mieles de un trono mundial, el argentino Carlos Monzón, el emblema mexiquense, Salvador Sánchez, y los también mexicanos Horacio Cervantes y Marcelo Nava.  

Todos ellos fueron conocidos sobre el ring y con el tiempo se unieron a una macabra, trágica lista en la que el nombre del estadounidense Diego Corrales, desafortunadamente fue palomeado la noche del lunes pasado.

[ntx][foto: AP]

  • Más sobre:
  • Box
Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×