Phil Mickelson busca borrar el recuerdo negativo en el US Open

Phil Mickelson está harto de recibir medallas de plata en el Abierto de Estados Unidos, un torneo que el año pasado perdió con un derrumbe épico.
 Phil Mickelson está harto de recibir medallas de plata en el Abierto de Estados Unidos, un torneo que el año pasado perdió con un derrumbe épico.

MEDIOTIEMPO | Agencias13 de Junio de 2007

  • Mickelson intentará corregir la situación en Oakmont

Phil Mickelson está harto de recibir medallas de plata en el Abierto de Estados Unidos, un torneo que el año pasado perdió con un derrumbe épico.

A su vez, su némesis Tiger Woods tratará a partir del jueves de saldar la cuenta que dejó en esa edición, donde por primera vez en su carrera no sobrevivió al corte en los torneos grandes del golf.

Cuatro veces en los últimos ocho años, Mickelson ha entrado a la parte final del recorrido con la puerta abierta para ganar el Abierto, pero el resultado ha sido el mismo: la derrota.

La culpa ha sido por sus errores en los momentos menos oportunos o por los golpes geniales de sus rivales. Su legado en el libro de récords del Torneo es compartir con Sam Snead la mayor cantidad de segundos lugares, cuatro, sin saborear la victoria.

Mickelson intentará corregir la situación en Oakmont, el campo en las afueras de Pittsburgh que albergará por octava vez el Torneo. Se derribaron 5.000 árboles, pero los bunkers, greens y el elevado césped le mantiene como uno de los campos más difíciles que hay.

Woods, eliminado tras dos ruedas en Winged Foot el año pasado, le considera como el campo más duro donde ha jugado.

Mickelson se lastimó la muñeca izquierda durante una ronda de práctica a fines del mes pasado. Las pruebas mostraron que sólo quedó con una inflamación, y Mickelson recibió una inyección de cortisona para aliviar el dolor. Los médicos le aseguraron que estará sin problemas en Oakmont.

Incluso antes de la dolencia en la muñeca, Mickelson ya tenía varias cicatrices dejadas por el Abierto.

En Pinehurst fue víctima de un putt para par de Payne Stewart para sufrir la derrota. Luego fue el turno de Bethpage Black, donde Woods lo contuvo en todo momento. Después vino Shinnecock Hills, donde mandó una pelota al bunker del hoyo 17 y luego siguió con un doble bogey, con lo que Retief Goosen le venció por dos golpes.

Pero lo de Winged Foot fue casi que insólito.

Llegó al último hoyo arriba por un golpe ¿Todo definido? Para nada, cada golpe hecho por Mickelson fue un desastre y cerró con un doble bogey para la derrota más devastadora de todas. El australiano Geoff Ogilvy aprovechó la servida en bandeja para proclamarse Campeón.

"No puede creer que hice eso", dijo estupefacto Mickelson esa tarde al aceptar la medalla de plata. "Soy todo un idiota".

Para Woods, jugar en Oakmont es más fácil que la difícil prueba del año previo en Winged Foot, un mes después de la muerte de su padre, Earl.

Woods pasó mucho tiempo acompañando a su padre en sus últimos días de vida y por ello casi ni jugó entre el Masters de Augusta y el US Open.

El no haber sorteado el corte fue un reflejo de su duelo y no de la calidad de su golf.

"No estaba del todo listo para jugar al llegar al US Open, que no es el mejor Torneo para reaparecer en el tour", dijo Woods. "Así que este año, en el que seré padre dentro de poco, creo que se verá el polo opuesto del año pasado".

Woods, en busca de su 13avo. título grande, viene de quedar 15 en el Memorial hace dos semanas. Pero ha ganado nueve de sus últimos 13 torneos y lidera la clasificación mundial con un puntaje que dobla al de Mickelson.

El argentino Ángel Cabrera y el colombiano Camilo Villegas son los dos latinoamericanos en esta edición, donde los extranjeros han ganado los tres últimos títulos.

[AP][foto: AP]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×