Cabrera sale del anonimato en Estados Unidos

Grandeza fue la palabra en boga toda la semana en el Abierto de Estados Unidos para describir el tipo de virtud necesaria para ganar el título.
 Grandeza fue la palabra en boga toda la semana en el Abierto de Estados Unidos para describir el tipo de virtud necesaria para ganar el título.

MEDIOTIEMPO | Agencias18 de Junio de 2007

  • "Lo bonito de todo es que le gané a todos, no sólo a Tiger Woods"

Grandeza fue la palabra en boga toda la semana en el Abierto de Estados Unidos para describir el tipo de virtud necesaria para ganar el título.

Un elemento que fue la distinción de Ben Hogan, Bobby Jones y Jack Nicklaus, todos mitos del golf, al consagrarse como campeones en este Torneo. El mismo factor que Johnny Miller desplegó cuando estableció su tarjeta récord de 63 golpes en 1973.

Además, Tiger Woods parecía tener a la mano la conquista de su 13 título en un major, dejándolo más cerca del récord de 18 que ostenta Nicklaus.

Pero nadie tomó en cuenta a Ángel Cabrera, un virtual desconocido en tierras estadounidenses.

El argentino figura duodécimo en la lista de ganancias de la gira europea, pero su perfil en Estados Unidos era casi inexistente.

Pese a haber figurado seis veces entre los 10 primeros en majors, el nombre de Cabrera rara vez asomaba en la discusión de los candidatos al título en los grandes torneos.

Ahora, tras haber superado a Woods (el número uno del ranking) y a Jim Furyk (el 3) para adjudicarse el segundo major de un golfista argentino, y segundo latinoamericano, todo cambiará.

"Lo bonito de todo es que le gané a todos, no sólo a Tiger Woods", dijo Cabrera.

"Esto va a ser algo enorme en Argentina", añadió su caddie Eddie Gardino. "No sé cuánta gente en Argentina sigue o sabe de golf, pero creo que el impacto será inmenso".

Cabrera, de 36 años, no viene de un país en el que el golf es un deporte de primera línea.

De raíces humildes, Cabrera dejó de estudiar y se dedicó al golf, ya que el trabajo de caddie le permitía jugar en el campo de su natal Córdoba,

En Argentina el pusieron "El Pato" como apodo por la manera como camina por el fairway.

"Me dedique a caddie para llevar el pan a la mesa", dijo Cabrera, cuyo último se remontaba al BMW Championship, uno de los torneos de mayor relieve del golf europeo, en 2005. "Quizás por eso, estos momentos se disfrutan más".

También por el cheque que depositará en su cuenta bancaria, uno que asciende a los 1,26 millones de dólares.

Curiosamente, el Oakmont Country Club, campo para gente acaudalada y famosa, intimidó a casi todos los competidores del Open por su espeso rough y tupidos greens, aunque Cabrera fue quien los tramitó mejor que nadie.

De las ocho rondas bajo par en los cuatro días, el argentino consiguió dos rumbo a un acumulado de 285, cinco bajo par.

"Jugó de manera sublime", dijo Woods.

Además, firmó la anotación de manera correcta.

El otro golfista argentino en ganar un major fue Roberto de Vicenzo en el Abierto Británico de 1967 en Royal Liverpool, donde superó a Jack Nicklaus en el último hoyo. De Vicenzo se hizo igual de famoso por firmar la anotación incorrecta un año después en el Masters, quedando fuera de un desempate contra Bob Goalby.

Esa vez, Tommy Aaron, su compañero de juego, se equivocó al darle un par en un hoyo en vez del birdie, y de Vicenzo se dio cuenta demasiado tarde del error previo a firmar su tarjeta.

Cabrera se sabe de memoria la historia, pero se inspiró en su deseo de demostrar que era capaz de ganar un major. Pese a su buena trayectoria en Europa, sólo podía presumir de tres títulos en el Viejo Continente y se le consideraba como un jugador que no cumplía con las expectativas.

Hasta ahora.

[AP][foto: EFE]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×