Alinghi y New Zealand velan sus armas ante la regata decisiva de mañana

El suizo "Alinghi" y el "Team New Zealand" velan sus armas antes del inicio, mañana, de la trascendental séptima regata de la Copa del América, que podría dejar como vencedor al primero de ellos,...
 El suizo "Alinghi" y el "Team New Zealand" velan sus armas antes del inicio, mañana, de la trascendental séptima regata de la Copa del América, que podría dejar como vencedor al primero de ellos, que aventaja al segundo por 4-2 en la serie que disputan al

MEDIOTIEMPO | Agencias2 de Julio de 2007

  • La batalla por la "Copa de las Cien Guineas" sigue en todo su fragor

El suizo "Alinghi" y el "Team New Zealand" velan sus armas antes del inicio, mañana, de la trascendental séptima regata de la Copa del América, que podría dejar como vencedor al primero de ellos, que aventaja al segundo por 4-2 en la serie que disputan al mejor de nueve pruebas.

Los suizos, que han obtenido tres triunfos consecutivos que los han dejado al borde del triunfo y, por lo tanto, a continuar con la posesión del preciado trofeo, regatearán mañana con la tranquilidad que les da una ventaja en el marcador que les permite ceder una derrota manteniendo intactas sus opciones.

Esa tranquilidad no la tiene el equipo neozelandés, que se jugará el todo o el nada en las pruebas que quedan para el final. Un solo tropiezo dará al traste con años de preparación y sacrificio para devolver a Nueva Zelanda la "Jarra de las Cien Guineas", de donde salió en 2003 cuando el "Alinghi" se la arrebató por un contundente 5-0.

Ese abultado tanteo y el hecho de que el velero suizo fuera patroneado por uno de los suyos, Russel Coutts, precisamente quien se la arrebató a los estadounidenses en 1995 y la defendiera con éxito en 2000, abrió unas heridas en el orgullo de los neozelandeses que tan solo la vuelta de la Copa puede cerrar.

Los defensores, que partían como favoritos, se vieron sorprendidos en los primeros duelos por el alto nivel competitivo demostrado por sus rivales y por la igualdad en lo que se refiere a velocidad de los dos barcos, cuando ellos presumían que la del suyo era superior.

Eso, unido a la falta horas en regata de alto nivel de su tripulación, provocó que el "Team New Zealand" se impusiera en dos de las tres primeras pruebas y que tan solo la mala suerte les haya impedido sumar en su casillero algún triunfo más.

Ahora, sin embargo, la situación ha cambiado. Los tripulantes y responsables del "Alinghi" han adquirido la experiencia en competición que les faltaba para afinar su rendimiento, lo que les ha llevado a ser mucho más difíciles de doblegar.

Las previsiones meteorológicas para mañana, con vientos del sureste de 15 a 17 nudos a la hora de la regata, debían favorecer en teoría al barco defensor, aunque la realidad de las regatas ha demostrado que ambos veleros están muy igualados en todos los rangos de viento, como reconoció Grant Simmer, coordinador de diseño del "Alinghi".

Por todo ello, el pronóstico sobre el ganador de la séptima regata e, incluso asegurar quien tendrá en sus vitrinas a la "Gran Dama" los próximos años, se antoja difícil. La frase de Dean Barker, patrón de los neozelandeses, tras la sexta prueba: "todavía somos un equipo peligroso, no estamos vencidos" es toda una declaración de intenciones. La batalla por la "Copa de las Cien Guineas" sigue en todo su fragor.

[EFE][foto: EFE]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×