Río de Janeiro será otro después del evento

Las inversiones realizadas por las autoridades brasileñas para los Juegos Panamericanos convertirán a Río de Janeiro, la ciudad más emblemática de Brasil, en una urbe totalmente diferente después...
Las inversiones realizadas por las autoridades brasileñas para los Juegos Panamericanos convertirán a Río de Janeiro, la ciudad más emblemática de Brasil, en una urbe totalmente diferente después del evento deportivo que comenzará el próximo viernes
 Las inversiones realizadas por las autoridades brasileñas para los Juegos Panamericanos convertirán a Río de Janeiro, la ciudad más emblemática de Brasil, en una urbe totalmente diferente después del evento deportivo que comenzará el próximo viernes

MEDIOTIEMPO | Agencias11 de Julio de 2007

  • Los ciudadanos de Río de Janeiro serán los que pasarán a disfrutar de las inversiones

Las inversiones realizadas por las autoridades brasileñas para los Juegos Panamericanos convertirán a Río de Janeiro, la ciudad más emblemática de Brasil, en una urbe totalmente diferente después del evento deportivo que comenzará el próximo viernes y se extenderá hasta el 29 de Julio. Y no sólo porque la ciudad pasará a contar con nuevos estadios y complejos deportivos para sus atletas y habitantes, sino porque los cariocas sentirán en carne propia las inversiones que también fueron hechas en urbanización, seguridad y transporte, entre otros.

"El legado de recibir una edición de los Juegos Panamericanos es mucho más que realizar una compleja competición deportiva. Para la ciudad, la región y el país que los organizan representa cambios socioeconómicos que quedarán para siempre", según el Comité Olímpico Brasileño.

Los organizadores de los Panamericanos de Río de Janeiro citan como ejemplo los cambios que sufrieron Seúl (Corea del Sur) y Barcelona (España) tras organizar los Juegos Olímpicos de 1988 y 1992, respectivamente.

La organización de los Juegos Panamericanos coincidió con la elección del Cristo del Corcovado, uno de los símbolos de la ciudad, como una de las nuevas siete maravillas del mundo, al lado de Chichón Itzá y la Muralla China.

También coincidió con la organización en la ciudad de uno de los ocho conciertos mundiales que formaron parte del evento ecológico y de medios de comunicación "Live Earth".

Para las autoridades cariocas, más que coincidencias, son demostraciones de que Río de Janeiro, puerta del turismo brasileño, consiguió elevar su grado de credibilidad internacional como ciudad capaz de promover grandes eventos internacionales.

Su principal apuesta ahora es realizar unos Panamericanos ejemplares para lograr credencial como ciudad capaz de organizar los Juegos Olímpicos de 2016, para los que ya lanzó su candidatura.

La construcción de complejos como el Estadio Olímpico Joao Havelange, el Complejo de la Ciudad de los Deportes y el Complejo Deportivo de Deodoro, modernos escenarios que cumplen todas las exigencias del Comité Olímpico Internacional, ya colocaron a Río como sede para otros eventos deportivos mundiales.

Desde el punto de vista económico, los Panamericanos promovieron la generación de empleos en áreas como la construcción civil, el turismo y, lógicamente, los deportes. Además, significaron para Río de Janeiro una fuerte inversión en su infraestructura y urbanismo, con obras de ampliación de calles, estaciones de tren, reforma aeroportuaria, instalación de cámaras para controlar el tránsito, nuevas redes de alcantarillado y mejorías en los principales locales turísticos.

A nivel inmediato, las autoridades esperan recibir durante los Panamericanos cerca de 700.000 turistas, que agotarán hoteles, posadas y hasta habitaciones de casas particulares alquiladas. Pero para el futuro, Río de Janeiro pasará a contar con nuevos hoteles construidos y una mejor infraestructura turística.

Las personas que fueron entrenadas para ayudar en la organización de los Juegos Panamericanos, ahora tendrán una capacitación especial para trabajar en los nuevos frentes de trabajo abiertos por el turismo.

El principal legado de los Panamericanos, sin embargo, será el de la seguridad pública.

Las inversiones hechas en la adquisición de equipos y en la capacitación de la Policía, así como el refuerzo de la ciudad con agentes de la Fuerza Nacional de Seguridad, llevaron al Presidente Luiz Inácio Lula da Silva a afirmar que el sistema de seguridad adoptado por Río durante los Panamericanos será modelo para el resto del país.

Tras los Panamericanos, serán los ciudadanos de Río de Janeiro los que pasarán a disfrutar de las inversiones de cerca de 280 millones de dólares, que fueron hechas en capacitación de policías y perros policiales, y en la adquisición de vehículos, helicópteros, equipos de comunicación y armas.

Los nuevos equipos y los refuerzos policiales será utilizados en los operativos que las autoridades regionales ya iniciaron contra las bandas de narcotraficantes que controlan varias de las mayores favelas de la ciudad.

Varios voluntarios, además, ya recibieron capacitación para los Juegos Panamericanos que les permitirá actuar en el futuro como bomberos, socorristas de la defensa civil o guías cívicos.

[Xinhua][foto: Mexsport]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×