La maravilla que contempla el Atlántico

Las designaciones recientes para esta ciudad han sido de llamar la atención. Estuvieron a la espera de albergar los Juegos Panamericanos y actualmente son sede de la decimoquinta edición de dicha...
 Las designaciones recientes para esta ciudad han sido de llamar la atención. Estuvieron a la espera de albergar los Juegos Panamericanos y actualmente son sede de la decimoquinta edición de dicha justa.

Sergio Álvarez Reiset | MEDIOTIEMPO (Enviado)Río de Janeiro, Brasil, 16 de Julio de 2007

  • Una de las fotografías más socorridas por los visitantes, es emular la pose del Cristo

Las designaciones recientes para esta ciudad han sido de llamar la atención. Estuvieron a la espera de albergar los Juegos Panamericanos y actualmente son sede de la decimoquinta edición de dicha justa. Ahora se espera que en un futuro, Río de Janeiro pueda ser anfitrión de unos Juegos Olímpicos, pero mientras eso se decide, el pasado siete de Julio designaron al Cristo de Corcovado –principal icono de esta ciudad- una de las siete maravillas modernas del mundo. Y para quienes por razones deportivas se encuentran ahora en esta ciudad, el también llamado Cristo Redentor es la primera opción para visitar, cuando de hacer turismo se trata. Para llegar a los pies de la escultura hay que subir poco más de 700 metros sobre el nivel del mar, lo cual se puede hacer en vehículo o tren, éste último con un recorrido mucho más ameno y pintoresco. Y es que los trenes que ascienden, con capacidad para 57 pasajeros cada uno, lo hacen a baja velocidad y en medio de una intensa maleza del Parque Nacional de la Tijuca, donde por cada metro ascendido la temperatura baja y lo único que se incrementa es el agradable olor a tierra mojada. En muchas ocasiones, aún estando a los pies de la escultura, el celoso rostro del Cristo no se puede observar, ya que se oculta y reaparece por momentos entre la intensa neblina que suele haber en la zona. El monumento religioso, el cual fue erigido a partir de 1926 y mide 30 metros de altura, siempre fue muy visitado, sin embargo, desde hace unos días que fue designado como una de las siete maravillas del mundo, ha recibido hasta dos mil visitantes diarios. Luego de miles y miles de fotos que apuntan al cielo para captar al Cristo Redentor, pocos turistas se percatan que al costado izquierdo de la escultura y desde ese mismo punto, también se puede observar el Estadio Maracaná que tiene su propia historia. Una de las fotografías más socorridas por los visitantes, es emular la pose del Cristo y ser captado de arriba hacia abajo. Posteriormente, la mayoría turistas suelen consumir los alimentos y café que se venden en los dos restaurantes del lugar. Aunque deben pagarse 36 reales o 20 dólares estadounidenses para ingresar por tren, la escultura recibirá un nuevo apoyo de la UNESCO, quien se encarga de administrar el sitio, aunque también hay inversión del sector privado y de la iglesia. Ante los ojos del Cristo de Corcovado, frente a los cuales también arriban las aguas del Atlántico, se llevan a cabo los Juegos Panamericanos de Río de Janeiro 2007 desde el 13 y hasta el 29 de Julio.

[mt][foto: S.Álvarez/MEXSPORT]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×