Maida, una tiradora casual que venció a la enfermedad para ganar dos medallas

La salvadoreña Luisa Maida, tiradora por casualidad, derrotó hace pocos meses a la enfermedad y hoy recibió la recompensa de su segunda medalla en los XV Juegos Panamericanos Río 2007.
 La salvadoreña Luisa Maida, tiradora por casualidad, derrotó hace pocos meses a la enfermedad y hoy recibió la recompensa de su segunda medalla en los XV Juegos Panamericanos Río 2007.

MEDIOTIEMPO | Agencias17 de Julio de 2007

  • Luisa Maida concluyó hoy su participación en los Panamericanos

La salvadoreña Luisa Maida, tiradora por casualidad, derrotó hace pocos meses a la enfermedad y hoy recibió la recompensa de su segunda medalla en los XV Juegos Panamericanos Río 2007.

Plata en pistola de aire 10 metros y bronce en pistola 25 metros fueron los dos logros de esta sansalvadoreña de 27 años, que la convirtieron hoy en la primera multimedallista individual de estos Juegos -el gimnasta estadounidense Guillermo Álvarez tenía dos preseas, pero una de ellas era de conjunto-, noticia que supo y que le aumentó su ya de por sí exultante felicidad.

"Qué emoción, qué importante me siento", acertó a decir respecto al logro de este deporte para su país -son las primeras medallas de tiro en Juegos Panamericanos para El Salvador-.

Maida comenzó "por casualidad" en esta disciplina deportiva. "Acompañé a una amiga y, de repente, el entrenador dijo que quería verme tirar y a partir de ahí empecé", reconoció abiertamente en entrevista. Desde que esto sucedió, hace nueve años, la tiradora ha competido con éxitos como el oro en los Centroamericanos y del Caribe organizados en su país en 2002, en la modalidad de pistola 10 metros, el bronce en pistola deportiva 25 metros en esa misma edición, o la plata en pistola de aire 10 metros de los Centroamericanos y del Caribe de Cartagena de Indias (Colombia).

Pero a comienzos de 2007, la sombra de la enfermedad tiñó su perenne sonrisa, pues le fueron detectados tres tumores en un pecho, por lo que hubo de ser operada y estuvo dos meses incapacitada.

"Pero yo quería demostrar a esta enfermedad que no podía conmigo. Afortunadamente vieron que (los tumores) eran benignos, pero tengo que seguir con cierto control médico", declaró la tiradora, quien se aferró a la fe para superar sus problemas físicos, pues "de la mano de Dios nada es imposible".

"Dios me dio la fortaleza, fue algo muy duro y hasta hoy se me hace un nudo en la garganta cuando hablo de ello", expresó con voz entrecortada la deportista salvadoreña, quien agradeció a su familia, a su novio y a sus compañeras el apoyo recibido durante ese tiempo.

Licenciada en Psicología y especializada en sus aplicaciones al mundo infantil y al deporte, Maida confiesa que, antes de estos estudios, comenzó la carrera de Medicina pero tuvo que abandonarla porque no soportaba "ver a la gente herida".

Considera que la psicología es uno de los aspectos más importantes para el desarrollo de su disciplina, porque "es un deporte que exige concentración, seguridad, manejo de la técnica y sobre todo cumplir cada paso, no perder ningún paso de la técnica porque se arruina el trabajo de todo un año".

Con sencillez, reconoce que ella sólo acudía a Río de Janeiro "a competir y a hacer bien su trabajo", pero sigue exhibiendo un amor infinito a Dios e insiste en que gracias a él "llegaron las medallas".

Luisa Maida concluyó hoy su participación en los Juegos Panamericanos 2007. Sus próximos retos pasan por luchar por una plaza para los Olímpicos de Pekín en futuras competiciones, como su reto más inmediato, la Universiada de Shangai, y por conseguir una plaza en un centro de psicología infantil.

Pero sobre todo se despidió como una triunfadora -a pesar de no llevarse ningún oro- tanto en el deporte como en la vida.

[EFE][foto: Mexsport]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×