Abucheos, ¿arma legítima o falta de respeto?

Los aficionados brasileños comenzaron a abuchear en la misma ceremonia inaugural de los Juegos Panamericanos y no han parado desde entonces.
 Los aficionados brasileños comenzaron a abuchear en la misma ceremonia inaugural de los Juegos Panamericanos y no han parado desde entonces.

MEDIOTIEMPO | Agencias25 de Julio de 2007

  • Cubanos, argentinos y estadounidenses son los principales blancos

Los aficionados brasileños comenzaron a abuchear en la misma ceremonia inaugural de los Juegos Panamericanos y no han parado desde entonces.

Cubanos, argentinos y estadounidenses son los principales blancos, pero no se salva nadie, ni siquiera atletas de países chicos que generalmente generan las simpatías del público, siempre dispuesto a apoyar al más débil. El propio Presidente Luiz Inacio Lula da Silva fue tan abucheado en la ceremonia inaugural que declinó declarar inaugurados los juegos.

Por momentos da la impresión de que los brasileños tratan cualquier competencia como si fuese un partido de futbol y son frecuentes los desbordes pasionales típicos de un clásico Flamengo-Sao Paulo, que quedan fuera de lugar en justas como, por ejemplo, gimnasia artística.

Un tema en el candelero es si los aficionados se están pasando de la raya.

Mientras que en Europa, Estados Unidos y otros sitios el público trata con respeto a todos los deportistas, sin importar su nacionalidad, en Latinoamérica ese comportamiento es poco común. Brasil no es la excepción.

En la final de salto con pértiga, el público tuvo explosiones de júbilo cada vez que fallaba la estadounidense April Steiner, que peleaba el Oro con la brasileña Fabiana Murer.

El malestar del canadiense Waylon Roberts con el hostigamiento del público en las competencias de equitación fue tan grande que hizo un gesto obsceno con un dedo apuntando hacia las tribunas.

"Los brasileños están acostumbrados al futbol. En la equitación, los cánticos y los abucheos perturban, son sinónimo de mala educación", afirmó el jinete brasileño Carlos Paro al diario O Globo.

El hostigamiento de los deportistas extranjeros resulta más perturbador en deportes que requieren gran concentración y deben desarrollarse en un ambiente de tranquilidad.

Dos integrantes del equipo brasileño de gimnasia artística, Lais Souza y Diego Hypolito, dijeron a O Globo sentirse avergonzados de la forma en que el astro de básquetbol Oscar Schmit, hoy comentarista de televisión, hostigó a la cubana Yahanara Sese, que disputaba el Oro de la modalidad de saltos con la brasileña Jade Barbosa.

En los estadios se pide constantemente al público, mediante altoparlantes, que aplaudan a los atletas en lugar de abuchearlos. El mensaje no tiene mucho efecto y los silbidos comienzan en la misma presentación de muchos competidores.

"Estuve en varios Mundiales y Olimpiadas y nunca vi nada así. Hay falta de ética. Esto no es futbol", se lamentó Claudinei Quirino, uno de los mejores velocistas brasileños de todos los tiempos.

El jamaiquino Maurice Smith se mostró furioso con el trato del público luego de que ganó el Oro en el decatlón. Y el antillano Churandy Martina, Campeón de los 100 metros, despotricó igualmente contra los aficionados, cuyos griteríos motivaron tres salidas en falso.

[AP][foto: AP]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×