Español Contador gana un Tour contaminado por dopaje

Todos los elementos estaban presentes: El ganador, sonriente y enfundado en su camiseta amarilla. Las hileras de fanáticos bajo los árboles majestuosos del Champs-Elysees.
Todos los elementos estaban presentes: El ganador, sonriente y enfundado en su camiseta amarilla. Las hileras de fanáticos bajo los árboles majestuosos del Champs-Elysees.
 Todos los elementos estaban presentes: El ganador, sonriente y enfundado en su camiseta amarilla. Las hileras de fanáticos bajo los árboles majestuosos del Champs-Elysees.

MEDIOTIEMPO | Agencias29 de Julio de 2007

  • "La suspicacia está presente en todos lados"

Todos los elementos estaban presentes: El ganador, sonriente y enfundado en su camiseta amarilla. Las hileras de fanáticos bajo los árboles majestuosos del Champs-Elysees.

Pero algo parecía destruido en el Tour de Francia, acaso para siempre.

La alegría de su nuevo ganador, el más joven en un decenio -el español Alberto Contador, del equipo estadounidense Discovery Channel- estaba ensombrecida por los comentarios y cuestionamientos que ponen en duda la existencia misma de la competencia más importante del ciclismo mundial:

-¿Cómo confiar en el Tour si su Director mismo dice que la sospecha del dopaje pende sobre todos los competidores?

-¿Cuánto más durará la lealtad de los aficionados a una competencia en la cual las trampas han alterado los resultados durante más de un decenio?

-Y en cuanto al deporte mismo ¿Es el ciclismo un deporte o un espectáculo sobre ruedas alimentado por la droga, en el cual los espectadores se preguntan "qué estará tomando" en lugar de decir, "qué bien que corrió"?

La existencia de tales conversaciones el mismo día que la agotadora carrera coronó a su nuevo Campeón puede ser una injusticia para con Contador. Pero él, como todos los que compiten en ciclismo, se ha convertido en víctima de un problema de drogas que reventó en este Tour como una pústula a la que nadie prestaba atención.

"La suspicacia está presente en todos lados", dijo el Director de la carrera, Christian Prudhomme. "Podríamos dudar de todos".

Si el dopaje no le dio el triunfo a Contador -como se preguntan, con todo derecho, muchos aficionados-, en todo caso afectó el desenlace lo suficiente para darle la victoria.

El ciclista de 24 años parecía tener asegurado el segundo puesto hasta que una bomba cayó sobre el Tour cinco días antes del final: la expulsión del líder Michael Rasmussen. Su equipo Rabobank lo acusó de haber mentido sobre su paradero antes del Tour para evadir los controles antidopaje.

Contador besó su camiseta amarilla sobre el podio y alzó los brazos con júbilo, contra el trasfondo del Arco de Triunfo. Frente al autobús del equipo Discovery Channel, el personal descorchaba el champagne. Su objetivo original era ganar la camiseta blanca del mejor ciclista juvenil. Se quedó con la blanca y la amarilla. Su margen de victoria -23 segundos sobre el australiano Cadel Evans- fue el segundo más estrecho en los 104 años del Tour, después de 3.540 kilómetros (2.200 millas) a través de Inglaterra, Bélgica, España y Francia.

"Pienso que he visto el futuro del ciclismo español, y quizás del ciclismo internacional", dijo el siete veces Campeón del Tour, Lance Armstrong.

El español es una nueva estrella para una carrera que ha estado buscando un sucesor para Armstrong, que se retiró en el 2005, y que busca reparar su credibilidad luego de dos años sucesivos manchados por dopaje.

El ganador del 2006, Floyd Landis, no defendió su corona por las acusaciones de dopaje que le rodean. Esta edición del Tour se convirtió casi en un circo al conocerse que Rasmussen estaba compitiendo pese a evadir controles de dopaje en Mayo y Junio y luego que el favorito Alexandre Vinokourov, de Kazajstán, y el italiano Cristian Moreni fallasen exámenes de drogas.

Una división emergió cuando organizadores del Tour culparon al organismo rector del ciclismo mundial por no decirles que Rasmussen se había perdido los exámenes de drogas. Los organizadores dicen que no le habrían dejado participar si lo hubiesen sabido. Algunos diarios en Francia dijeron que el Tour está muerto y afirmaron que la competencia debe ser suspendida hasta que el deporte quede limpio.

[AP][foto: AP]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×