Tyson Gay, mercurio americano

Se ha convertido en el nuevo mito deportivo estadounidense. La carrera desgarbada de Tyson Gay presagiaba un duelo interesante con el jamaicano Asafa Powell pero no una victoria tan contundente....
 Se ha convertido en el nuevo mito deportivo estadounidense. La carrera desgarbada de Tyson Gay presagiaba un duelo interesante con el jamaicano Asafa Powell pero no una victoria tan contundente. El velocista americano sumó un nuevo Oro para su equipo naci

MEDIOTIEMPO | Agencias27 de Agosto de 2007

  • Destacados
  • En la senda de Lewis, Greene y Gatlin
  • Nagai en pie

Se ha convertido en el nuevo mito deportivo estadounidense. La carrera desgarbada de Tyson Gay presagiaba un duelo interesante con el jamaicano Asafa Powell pero no una victoria tan contundente. El velocista americano sumó un nuevo Oro para su equipo nacional.

DESTACADOS

-- Por el éxito de la contienda, de Gay se espera oro en 200 y en el relevo 4x100, en busca de un "hat trick" (tres victorias) similar al mencionado de Carl Lewis en Helsinki ';83.

-- "El año que viene daré cuenta de él pero ahora mismo estoy decepcionado. (…) Cuando vi que llegaba a mi altura las cosas empezaron a ir mal para mí", explicó Powell.

-- Quizás el origen de esa voluntad de hierro ajena a la presión esté en la combinación de ambición y humildad que le inculcó su madre, Daisy.

Son numerosos los expertos en deporte que, entre las diferencias atléticas de los dos participantes de los 100 metros, avisaban de que a Tyson Gay le caracterizaba una peor batida y carrera que a Asafa Powell. De hecho, en la mayor parte de las fotografías e imágenes se le aprecian momentos exagerados de brazadas innecesarias, gestos exhaustos durante todo el trayecto y zancadas al aire.

Este hombre, nacido en el estado norteamericano de Lexington (Kentucky) en 1982, se adivinaba ganador y sus momentos estelares sobre el tartán de la pista así lo atesoraban: había conseguido la mejor marca mundial del año (9.84) y otra por debajo del récord mundial (9.76) con viento a favor y sin homologación, ya que superaba el límite de dos metros.

EN LA SENDA DE LEWIS, GREENE Y GATLIN

A pesar de ello, la esperanza de Estados Unidos requería de un nuevo icono tras el descalabro experimentado con Justin Gatlin, Campeón Olímpico y Mundial, que hubo de alejarse de las pistas por sus implicaciones en tramas de dopaje. Y los ejemplos de Carl Lewis (que tuvo tres victorias en Helsinki en 1983) o Maurice Greene -Campeón Olímpico de 100 metros en los Juegos de Sydney 2000 y que no participa en el Grand Prix de Osaka (Japón)- se recuerdan próximos aunque sin la sorpresa de un modo de correr tan poco ortodoxo.   La esperanza del equipo, el entusiasmo mediático y las ocasiones en las que anunciaba un nuevo récord -sin cumplirlo posteriormente- aumentaban la expectación en torno a este especialista del "esprint sostenido". Además, los problemas de fraude por los que fuera encarcelado su entrenador, Lance Brauman, tampoco amilanaron al corredor y continuaron incrementando la atención. 

Quizás el origen de esa voluntad de hierro ajena a la presión esté en la combinación de ambición y humildad que le inculcó su madre, Daisy.

Lo cierto es que el velocista más importante del país en la actualidad dudó de escoger béisbol o atletismo en sus inicios y fue la influencia de su hermana la que le determinó por escoger la velocidad durante sus tiempos universitarios. Allí despuntó tanto por los 100 como por los 200 metros y se aseguraba que era la perfección de su giro en curva lo que le proporcionaba la victoria más tarde en las dos pruebas, adjudicándose 9.84 y 19.68 en 2006 y por delante del mítico namibio Frank Fredericks (9.86 y 19.68).

NAGAI EN PIE

Con todo ello y tras haber resistido el embate de la salida de Asafa, Gay se convirtió -con un tiempo de 9.85- en el ser humano más rápido del planeta, teniendo como jurado a un Estadio Nagai que se llenó por vez primera.

Powell, de 24 años, no pudo reponerse de tal presión psicológica puesto que del duelo que se esperaba de los dos acabó por terminar en un discreto tercer puesto por detrás del bahamés Derrick Atkins. Gay perdía la carrera hasta que, a una distancia de 20 metros con respecto a meta, se mostró incontenible al tiempo que aflojaba el jamaicano.

"Siempre tengo confianza en mí mismo pero hoy estaba un poco nervioso. Mi madre y Jon Drummond me decían que confiase en mi velocidad punta y así ha sido, pese a que tuve una mala salida y Asafa se puso por delante", explicó Gay. Por su parte, Powell se quedó sin el título de plusmarquista y con una Medalla de Bronce que sabe a poco tras las ilusiones puestas en esta prueba de menos de 10 segundos.

Empero, el desafío sigue vigente y ambos se han emplazado para proseguir con este "lance de honor". "El año que viene daré cuenta de él pero ahora mismo estoy decepcionado. Un par de errores me han impedido ejecutar mis planes. Estaba preparado, en gran forma, pero debido a un par de fallos en la salida no pude acelerar bien. Cuando vi que llegaba a mi altura las cosas empezaron a ir mal para mí", explicó Powell.

Por el éxito de la contienda, de Gay se espera Oro en 200 y en el relevo 4x100, en busca de un "hat trick" (tres victorias) similar al mencionado de Carl Lewis en Helsinki ';83.

En Helsinki ';05, Gay fue el último del cuarteto que hizo historia al arrasar en la Final de los 200 tras Gatlin, Wallace Spearmon y John Capel. Ahora en Osaka, como "cabeza de cartel", ya disfruta de la gloria.

Para más información http://www.tysongay.net/

[EFE][foto: EFE]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×