La primera ';Gran Maestra'; de karate de Occidente

-La galería de la "Gran Maestra"
-La galería de la "Gran Maestra"
 -La galería de la "Gran Maestra"

MEDIOTIEMPO | Agencias29 de Agosto de 2007

  • Destacados
  • Un merecido reconocimiento

-La galería de la "Gran Maestra"

La karateka Marisa Rozalén se ha convertido en la primera mujer occidental en lograr el título de cinturón negro Séptimo DAN. El galardón, del que hasta el momento sólo disponían dos japonesas, es un reconocimiento a sus conocimientos sobre la espiritualidad, técnica y filosofía de este deporte.

DESTACADOS

+ Marisa Rozalén ha sido siete veces Campeona de Europa, tres veces Subcampeona del Mundo y 15 veces Campeona de España.

+ La karateka ha dejado atrás la categoría de "Sensei" para pasar a otro nivel más espiritual y filosófico, el de "Kyoshi".

+ Marisa ha alcanzado ya la maestría y el conocimiento absoluto sobre todas las técnicas de karate.

La karateka Marisa Rozalén, natural de Madrid (España), acaba de convertirse en una figura de venerable admiración, a la que los practicantes de las artes marciales deben rendir respeto y cortesía.

Ella es la única mujer occidental en ostentar el título de cinturón negro Séptimo DAN de karate. Todo un hito, si tenemos en cuenta que sólo dos mujeres japonesas cuentan también con este galardón, y que es en este país asiático donde, junto a China, se iniciaron estas prácticas marciales hace cientos de años.

Su cara rebosa de una gran felicidad. La siete veces Campeona de Europa, tres veces Subcampeona del mundo y 15 veces Campeona de España ha visto por fin recompensado el esfuerzo realizado en su larga carrera profesional.

Marisa ha pasado a formar parte del prestigioso grupo de los llamados "Grandes Maestros" capaces de inmovilizar a una persona usando sólo los dedos, pues la karateka –que estuvo 12 años seguidos sin bajar del podio– ha dejado atrás la categoría de "Sensei" para pasar a otro nivel más espiritual y filosófico, el de "Kyoshi".

Para presentarse al examen Marisa tuvo que acreditar más de 30 años de práctica federada ininterrumpida, aunque su aspecto juvenil hace pensar que es mucho mayor de lo que aparenta. La karateka prefiere no revelar su edad, tan sólo dónde nació, pero responde con una enorme sonrisa.

-Marisa ¿Qué implica el haber alcanzado la categoría de "Kyoshi"?-"Significa que he llegado a un nivel más espiritual. Se supone que ya existe un dominio de las técnicas físicas, por lo que ahora tengo que trabajar para potenciar los dos hemisferios de mi cerebro –sobre todo el derecho, que es el que utilizamos menos aquí, en occidente–. Hasta el momento me había centrado más en el terreno competitivo, pero ahora debo ocuparme de mi carrera interior, en la que todavía me queda mucho por hacer".

Marisa ha alcanzado ya la maestría y el conocimiento absoluto sobre todas las técnicas de karate. Conoce, incluso, el manejo de algunas técnicas secretas transmitidas por tradición, una sabiduría en la que sus maestros japoneses han tenido mucho que ver.

-Debes de tener memorizados muchos movimientos...- "Sí, entre unos 1500 y unos 2000, de los cuales tengo que recordar su dirección, grados, etc... Los katas –movimientos de karate– de los niveles más altos pueden llegar a tener unos 50 movimientos. Aunque el karate es muy bueno para la memoria en todos sus niveles, los cinturones amarillo, por ejemplo, tienen katas de 20 o 30 movimientos".

UN MERECIDO RECONOCIMIENTO

La World  Karate  Federation –única organización mundial de karate registrada  por el Comité Olímpico Internacional- decidió otorgarle el grado después de observar que por sus manos habían pasado más de 3000 alumnos.

-¿Has amenazado alguna vez a tus discípulos con obligarles a lavar algún coche como sucedía en la famosa película "Karate Kid" del Director estadounidense John G. Avildsen?-"No, apenas pueden sus padres conseguir que se lo laven a ellos como para pedirles yo que le pasen cera al mío –ríe-. Era una prueba que se hacía antiguamente en Oriente para que los discípulos demostrasen su humildad y lealtad antes de ser elegidos. Nunca he amenazado a ninguno, aunque sí que he bromeado alguna vez con mis amigos sobre la creación de un túnel de lavado".

Marisa es una persona muy dulce, resulta difícil imaginarla compitiendo o amenazando a sus alumnos. Aunque la karateka confiesa que en alguna ocasión sus conocimientos marciales le han sido de gran ayuda en la vida real.

-¿Te han ayudado tus conocimientos a salir de algún apuro?-"Sí, una vez un hombre me puso una pistola en el estómago, aunque él estaba más nervioso que yo. Al final logré calmarlo gracias a mis conocimientos sobre el lenguaje gestual. No me hizo falta utilizar la violencia, aunque en otro caso sí que me vi obligada a actuar".

Sus conocimientos, además de serle útiles, le han dado muchas satisfacciones a lo largo de su vida. Ser la mujer occidental con el más alto grado de karate es, sin duda, la mayor gratificación para esta gran Campeona.

-La galería de la "Gran Maestra"

[EFE][foto: EFE]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×