Estadio de San Diego lleno por incendios en California

Al igual que los evacuados por el huracán Katrina hace dos años en Nueva Orleans, miles de personas se refugiaron en un estadio de la NFL a la espera de que amainen las llamas, pero temerosos de...
Al igual que los evacuados por el huracán Katrina hace dos años en Nueva Orleans, miles de personas se refugiaron en un estadio de la NFL a la espera de que amainen las llamas, pero temerosos de no tener vivienda cuando regresen a sus hogares.
 Al igual que los evacuados por el huracán Katrina hace dos años en Nueva Orleans, miles de personas se refugiaron en un estadio de la NFL a la espera de que amainen las llamas, pero temerosos de no tener vivienda cuando regresen a sus hogares.

MEDIOTIEMPO | Agencias24 de Octubre de 2007

  • Un ambiente casi festivo fluía por doquier en el Estadio Qualcomm

Al igual que los evacuados por el huracán Katrina hace dos años en Nueva Orleans, miles de personas se refugiaron en un estadio de la NFL a la espera de que amainen las llamas, pero temerosos de no tener vivienda cuando regresen a sus hogares.

Las similitudes concluyeron ahí, ya que un ambiente casi festivo fluía por doquier en el Estadio Qualcomm.

Varias bandas de música amenizaron a los presentes con ritmos de rock, había comida preparada con esmero por doquier y terapeutas especializadas en masajes atendían a las personas con estrés por haber tenido que abandonar sus viviendas al acercarse las llamas.

"La gente está contenta. Aquí hay de todo", comentó el lunes por la noche el Gobernador Arnold Schwarzenegger tras visitar por segunda vez el Estadio Qualcomm.

Aunque era palpable la ansiedad, los refugiados estaban de buen humor cuando saludaron al Gobernador, que apenas escuchó alguna que otra queja esporádica. Incluso, muchos de los congregados aprovecharon la ocasión para retratarse con el Gobernador.

Los incendios han destruido unas 500 casas y 100 negocios en el condado de San Diego, la zona más afectadas por las llamas que comenzaron a brotar el domingo en el sur de California.

Entre más de 250.000 personas evacuadas de sus casas, los coordinadores voluntarios estimaron que 10.000 se refugiaron en el Qualcomm, la sede de los Chargers de San Diego. Otros lo hicieron en hoteles, entre sus amistades y en refugios habilitados por toda la ciudad.

Ya que el estadio está copado por los refugiados, los Chargers, el equipo de la NFL, se trasladó el martes a Arizona para practicar en el de los Cardenales de Arizona por el resto de la semana. El equipo de San Diego se medirá el domingo con los Texanos de Houston, aunque es demasiado pronto para indicar cómo afectarán los incendios el encuentro.

En Qualcomm, miles de carpas, muchas de ellas levantadas por las organizaciones de socorro, brindaron abrigo temporal a los refugiados, mientras que centenares de personas durmieron en camas de campaña al aire libre. Algunos evacuados de avanzada edad fueron alojados en los palcos privados de lujo del estadio.

La inmediata movilización de los equipos de socorro para traer suministros contribuyó a que reinara la calma y la conducta cívica. Un numeroso contingente policial y la presencia de los soldados de la Guardia Nacional, armados de fusiles automáticos con bayonetas caladas, como retén de contingencia por si era necesaria su ayuda, contribuyeron a la sensación de seguridad y control que desde el primer momento quisieron proyectar las autoridades.

Mientras que los evacuados en Nueva Orleans tuvieron que atravesar a pie zonas inundadas para llegar en el 2005 al Estadio Superdome de Luisiana, y una vez en él aguantaron condiciones infrahumanas debido a la falta de agua, condiciones sanitarias y el imperio de la ley.

Empero, estos evacuados se refugiaron en las amplias playas de estacionamiento en los suburbios de San Diego. Lo peor que muchos de ellos tuvieron que aguantar en su éxodo fue la congestión del tránsito rodado y el humo ambiental.

Empero, al igual que quienes huyeron en Nueva Orleans, algunos habrán perdido sus viviendas.

[AP][foto: AP]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×