Cierran Estadio Qualcomm para evacuados en San Diego

El estadio de la NFL en el que miles de personas se refugiaron a causa de los incendios forestales cierra sus puertas como centro de acogida, un avance simbólico contra las llamas que siguen...
 El estadio de la NFL en el que miles de personas se refugiaron a causa de los incendios forestales cierra sus puertas como centro de acogida, un avance simbólico contra las llamas que siguen arrasando el sur de California.

MEDIOTIEMPO | Agencias26 de Octubre de 2007

  • Las autoridades deportivas y municipales no han decidido aún si los Chargers jugarán en su campo

El estadio de la NFL en el que miles de personas se refugiaron a causa de los incendios forestales cierra sus puertas como centro de acogida, un avance simbólico contra las llamas que siguen arrasando el sur de California.

El Estadio Qualcomm, que llegó a albergar más de 10.000 personas, contaba el viernes por la mañana con apenas 350 y cerrarás sus puertas dentro de unas horas.

En el resto del condado de San Diego, la región más castigada por los incendios que comenzaron la semana pasada, miles de evacuados han comenzado a regresar a sus barrios, jalonados por casas, árboles y automóviles calcinados.

Los incendios causaron la muerte de tres personas, un hombre de 52 años en Tecate, junto a la frontera con México, y una pareja en Escondido. Sus cadáveres fueron descubiertos entre los restos calcinados de su vivienda.

Además, los agentes de la Patrulla Fronteriza encontraron cuatro cadáveres calcinados en lo que al parecer era un campamento de inmigrantes al este de San Diego, cerca de la frontera mexicana. La oficina del forense intenta determinar sus identidades y si murieron a causa del fuego que destruyó en la zona casi 100 casas.

En el condado de Orange, las autoridades locales, el FBI y la Oficina de Alcohol, Tabaco y Armas de Fuego investigan un incendio que destruyó 14 casas y que al parecer fue intencionalmente causado por una persona.

Algunos de los afectados encontrarán sus casas intactas, aunque rodeados de un paisaje ennegrecido por las llamas. Otros, como Robert Sanders, tuvieron peor suerte.

El fotógrafo de 56 años se encontró con un montón de restos humeantes de lo que hasta hace poco era su casa alquilada en el barrio de Rancho Bernardo, un suburbio de San Diego.

Entre las pertenencias que perdió figuran sus diapositivas y una fotografía de su padre.

"He perdido mi historia", dijo Sanders. "Todo el trabajo que realicé en los últimos 30 años ha quedado destruido".

Miles de personas perdieron sus hogares esta semana en una zona que se extendió desde el condado de ventura a la frontera mexicana.

Al mediar la semana, los incendios habían arrasado casi 186.000 hectáreas (460.000 acres), alimentados por una vegetación reseca de matorrales costeros, laderas cubiertas de arbolado y los pinares que rodean el balneario de Lake Arrowhead. Sobretodo, lo que impulsó las llamas fueron los vientos de Santa Ana, que en ocasiones superaron los 160 kilómetros por hora (100 millas por hora).

De las 1.800 casas destruidas hasta ahora, el 80% se encuentran en el condado de San Diego, y los daños superan los 1.000 millones de dólares.

Las autoridades deportivas y municipales no han decidido aún si los Chargers de San Diego jugarán el domingo en su campo contra los Texanos de en el Estadio Qualcomm. El Alcalde Jerry Sanders dijo que el estadio debería estar listo para entonces, pero indicó que la decisión será adoptada por la NFL y el equipo.

Las autoridades abrieron centros asistenciales en las zonas más afectadas, donde los residentes desplazados pueden recibir ayuda en la tramitación de sus seguros, las tareas de reconstrucción e incluso asistencia sicológica.

"El desafío consiste ahora en comenzar la reconstrucción y facilitarles los recursos que necesiten para lograrlo", dijo el viernes la Vocera del condado de San Diego Lesley Kirk. "El condado y la ciudad de San Diego están plenamente decididos a ayudar a esta gente".

El Presidente George W. Bush examinó el jueves la zona desde un helicóptero acompañado por el Gobernador Arnold Schwarzenegger. Bush prometió la cooperación de las autoridades federales.

"Queremos que la gente sepa que se avecinan días mejores, que hoy su vida quizá parezca tenebrosa, pero mañana será mejor", agregó el Mandatario.

Incluso mientras los evacuados comenzaron a regresar a sus hogares y las cuadrillas forestales a ultimar sus quehaceres en algunas áreas, las llamas continúan amenazando las viviendas en otras.

La utilización de aviones y helicópteros cisternas ayudaron a los bomberos a contener dos incendios en las montañas de San Bernardino, al este de Los Angeles, una zona boscosa en la que ardieron ya 313 viviendas.

[AP][foto: AP]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×