Con los años encima, los Spurs van por otro Título

Luego de derramar sudor sobre los micrófonos de la prensa, Manu Ginóbili se secó la frente con la camisa recién planchada de un empleado de los Spurs de San Antonio.
Luego de derramar sudor sobre los micrófonos de la prensa, Manu Ginóbili se secó la frente con la camisa recién planchada de un empleado de los Spurs de San Antonio.
 Luego de derramar sudor sobre los micrófonos de la prensa, Manu Ginóbili se secó la frente con la camisa recién planchada de un empleado de los Spurs de San Antonio.

MEDIOTIEMPO | Agencias27 de Octubre de 2007

  • "Me siento fenomenal"

Luego de derramar sudor sobre los micrófonos de la prensa, Manu Ginóbili se secó la frente con la camisa recién planchada de un empleado de los Spurs de San Antonio.

"Sólo quiere demostrarles que estoy trabajando", declaró Ginóbili riéndose.

La verdad es que al escolta argentino no tiene por qué dar muestras de que sudan. Los Spurs son un discreto equipo acostumbrado al oficio, cuya consigna no cambiar: ganar más títulos.

A partir de la próxima semana, los campeones reinantes de la NBA intentarán mantener esa actitud, en busca de un bicampeonato y el quinto título en 10 años.

Y con un equipo casi idéntico al de la pasada temporada, los Spurs se entusiasman con sus posibilidades, sin desquiciarse los refuerzos que Dallas y Phoenix, sus rivales de más peligro, han hecho.

San Antonio se presenta con la misma fisonomía, pero es un equipo en el que los años empiezan a pesar sobre sus principales figuras.

"Me siento fenomenal", dijo Ginóbili. "Mejor estaba a los 22. ... Ahora estoy en los 29".

Esto no es nuevo. La etiqueta de "viejitos" se le viene poniendo a los Spurs desde hace rato.

"Nos dijeron que estábamos viejos hace tres años. Quizás sea verdad ahora", declaró el técnico Gregg Popovich.

Lo bueno de tener veteranos es que los Spurs rebosa experiencia. El equipo metódico liderado por Tim Duncan, quien como su entrenador es partidario a la disciplina absoluta en la cancha, intentará repetir como campeones con la misma fórmula de siempre, como la mejor defensa de la liga. Y los Spurs son un equipo que no se duerme en sus laureles.

"Si ya antes te consideraban un equipo marcado, ahora lo eres con todo", declaró el base Michael Finley. "Estos equipos van a exigirnos con lo mejor que tienen".

Los Spurs recibirán el próximo martes los anillos de campeones previo al partido inaugural de la temporada ante Portland.

El año pasado, San Antonio abrumó a LeBron James y a los Cavaliers de Cleveland para completar una barrida de cuatro juegos en la serie final. Robert Horry obtuvo su séptimo título, Duncan su cuarta y varios más de larga trayectoria consiguieron el primero.

La nómina del equipo no sufrió cambios importantes, con 12 jugadores de vuelta. Tony Parker, jugador más valioso de la final, Beno Udrih y Matt Bonner son los únicos bajo los 30 años. La única adición significativa fue la del delantero Ime Udoka, de 30 años y procedente de Portland.

"Tenemos un grupo de jugadores que se sabe el estilo de juego", indicó Bruce Bowen, el estelar pilar defensivo.

Esa familiaridad ha permitido al equipo tomárselo suave durante la pretemporada, con Duncan y el resto de los titulares jugando de manera esporádica.

"Llevan juntos mucho tiempo y se entienden, así que eso no existe la misma urgencia que tiene un equipo más joven que buscar tener cohesión", afirmó Popovich.

Parker, por ejemplo, le ha puesto énfasis al acondicionamiento física tras disputar durante el receso el Eurobásquet con la selección de Francia.

"Me siento estupendo. No me siento fuera de forma", indicó el base. "Decidí que la mejor idea era volver a la sala de pesas".

La armonía del equipo es una cosa. La motivación es otra. Tras coronarse campeones en 1999, los Spurs fueron eliminados en la primera ronda la siguiente temporada. Luego de las conquistas de los títulos en 2003 y 2005, sucumbieron en las semifinales de la Conferencia de la Oeste.

Lo fundamental para los Spurs, como pregona Bowen, es "cuidarse de darse por complacidos".

"Sin con quien te toque medirte, sin importar lo que hagas, siempre el año siguiente después de ganar el campeonato es duro", declaró Duncan.

Pero "no hay mejor sensación que ser los últimos de pie. Tampoco importa cuantas veces se ha podido conseguir ese objetivo, uno lo quiere lograr otra vez".

[AP][fot: AP]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×