Le roban la pelea a Cleveland en el Rostro de Champ Car

Aquello estuvo a punto de derivar en una batalla campal entre la turba iracunda, con sillas volando como después de un controvertido fallo en la Arena México en sus buenos tiempos.
 Aquello estuvo a punto de derivar en una batalla campal entre la turba iracunda, con sillas volando como después de un controvertido fallo en la Arena México en sus buenos tiempos.

MEDIOTIEMPO | Agencias10 de Noviembre de 2007

  • Desde el principio era la favorita

Aquello estuvo a punto de derivar en una batalla campal entre la turba iracunda, con sillas volando como después de un controvertido fallo en la Arena México en sus buenos tiempos.

"Me robaron la pelea", pudo haber dicho Miss Cleveland, Melanie Soster.

De nada sirvió el grito unánime de "Cleveland, Cleveland, Cleveland!" de la muchedumbre enardecida en la Gran Cantina del Autódromo Hermanos Rodríguez, donde la noche del viernes las seis grandes finalistas del certamen el Rostro de Champ Car se enfrentaron para suceder a la hermosísima Lauren Gardner.

Los jueces simplemente no escucharon. Ahí estaban los futbolistas Francisco Palencia, el actor que encarna al atribulado "Malcom" y los pilotos Bruno Junqueira y Oriol Serviá, pero fueron tan ciegos como un árbitro que no marca un claro penal.

Si Miss Cleveland era, desde el principio, la gran favorita del público, por encima de las misses de Long Beach (Melissa Paz), Houston (Angela Saltzman), Edmonton (Alysha Csuti), San José (Marivel Salgado) y Australia (Kate Hockly), cuando llegó la hora de posar en traje de baño, el escenario rozó los límites de la locura.

Y es que fue entonces cuando la chica de Cleveland mostró esas hechuras que muchos suponían y otros tantos esperaban, pero que a todos sorprendió gratamente ante la extrema delgadez de las otras contendientes y la escasa gracia del silicón.

El grito, casi religioso, retumbó hasta la recta principal del Hermanos Rodríguez: "Cleveland, Cleveland, Cleveland!".

Pero nadie sabe qué concurso vieron los jueces. El descontento empezó cuando los maestros de ceremonia advirtieron que había un empate entre dos chicas y sería hasta el sábado, después de la calificación, cuando habría una ganadora definitiva.

Aún así, algunos pensaron que no habría problema, que Melanie encargaría de ganar en tiempos extra.

Pero oh sorpresa! Ni siquiera estuvo entre esas dos finalistas. El poder rubio se había impuesto.

Kate Hockly, ganadora de la etapa de Australia, y Angela Saltzman, de Houston, habían ganado, sabrá Dios cómo, la preferencia de los jueces.

Era como para que "Malcom" fuera seriamente reprendido por su berrinchuda madre y Palencia sufriera uno de esos ataques de ira del "Tuca" Ferretti, tan parecidos a los de la mamá de "Malcom".

A final de cuentas, la sucesora de la bella Lauren Gardner, también porrista de los Broncos de Denver, será la australiana Kate Hockly, a quien, después de que pase el coraje, seguramente todos podrán llegar a querer.

[ntx][foto: Mexsport]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×