Destacan acusaciones contra Federaciones de Gimnasia y Atletismo

Un error en la inscripción de una deportista tuvo como consecuencia la pérdida de una medalla en Juegos Panamericanos, mientras que la denuncia de deportistas en contra del Presidente de su...
Un error en la inscripción de una deportista tuvo como consecuencia la pérdida de una medalla en Juegos Panamericanos, mientras que la denuncia de deportistas en contra del Presidente de su federación, permitió conocer una serie de malos manejos.
 Un error en la inscripción de una deportista tuvo como consecuencia la pérdida de una medalla en Juegos Panamericanos, mientras que la denuncia de deportistas en contra del Presidente de su federación, permitió conocer una serie de malos manejos.

MEDIOTIEMPO | Agencias23 de Diciembre de 2007

  • Tras varias semanas de labor se informó que la CONADE presentaría una demanda

Un error en la inscripción de una deportista tuvo como consecuencia la pérdida de una medalla en Juegos Panamericanos, mientras que la denuncia de deportistas en contra del Presidente de su federación, permitió conocer una serie de malos manejos.

Así, de dos maneras distintas, en ambos casos el desenlace fue el mismo: la inminente salida de Alejandro Peniche y Mariano Lara como presidentes de la Federación Mexicana de Gimnasia y Atletismo, respectivamente.

El primer organismo en pasar serios problemas fue la Federación Mexicana de Gimnasia (FMG), ya que como resultado de una serie de errores administrativos compitió en la justa continental una persona que estaba acreditada como asistente técnica.

De esta manera, México perdió la Medalla de Bronce que había logrado, ya que de acuerdo a la lista que tenía en su poder el Comité Organizador, Marisela Arizmendi Torres no estaba inscrita como integrante del equipo nacional de gimnasia Artística que participó en los Juegos de Río 2007.

De acuerdo a lo señalado por el titular de la FMG, Alejandro Peniche Franco, en lo que fue el último entrenamiento del equipo nacional previo a su debut en los Juegos, una de las seleccionadas, Cinthya Duhart, se lesionó un tobillo, lo que le impediría competir en plenitud de facultades.

El cambio resultó benéfico para el representativo mexicano, pues con la presencia de Arizmendi se consiguió la presea de bronce por equipos, pero al protestarse la inclusión de la deportista se determinó que el Comité Organizador de la justa continental la tenía registrada como asistente técnica.

Los problemas para el titular de la FMG no acabaron aquí, pues por dicho "descuido" se le sancionó expulsándolo de los Juegos Panamericanos Río 2007, ya que fungía como delegado de los equipos mexicanos de gimnasia.

A su regreso a México se empezó a manejar la posibilidad de que Peniche Franco dejara el puesto que ocupaba en la FMG. De manera paralela, la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte (CONADE) inició una investigación en contra del dirigente.

Tras varias semanas de labor se informó que la CONADE presentaría una demanda contra Peniche por abuso de confianza, fraude y disposición de recursos para otros fines, con lo que se comenzaba a poner un cerco en torno al dirigente que ante este panorama decidió anunciar su salida como presidente de la FMG para enero próximo.

En lo que se refiere al Atletismo, todo comenzó cuando después de que no se lograron los resultados esperados ni en Juegos Panamericanos Río 2007 ni en el Campeonato Mundial de Atletismo disputado en Osaka, Japón, la velocista Ana Gabriela Guevara hizo pública una queja en contra del titular de la FMA al que acusó de apropiarse de recursos.

En primera instancia, la subcampeona olímpica en Atenas 2004 señaló que el presidente de la Federación Mexicana de Atletismo (FMA), Mariano Lara Tijerina, no había entregado a tiempo los uniformes a los deportistas y que en más de un caso no eran de la talla de los mismos, sin contar que eran de mala calidad.

A esta situación se le añadió el hecho de que Lara Tijerina se había embolsado los recursos que la CONADE le había entregado para pagar el traslado, hospedaje y alimentación de los atletas mexicanos que fueron a Osaka.

El colmo fue cuando la policía japonesa arrestó a Víctor Sánchez, entrenador de caminata al que acusó de usar de manera indebida su acreditación, a la que le había sacado copia fotostática para dársela a un acompañante que no podía ingresar a la zona de los deportistas.

Esta acción orilló a la Conade a abrir una investigación, aunque después se supo que desde el mes de enero pasado el organismo rector del deporte en México ya le había abierto un expediente a Lara Tijerina, por considerar que no estaba haciendo buen uso de recursos.

Así pasaron varias semanas de investigación para que la Conade tuviera los elementos necesarios y poder presentar una demanda penal en contra de Lara Tijerina, misma que se dio en la Procuraduría General de la República (PGR).

Al igual que en el caso de Peniche Franco, todo apunta a que será en el transcurso de enero de 2008 cuando llegue el desenlace, donde si la PGR encuentra elementos de prueba suficientes podría acusar de fraude al presidente de la FMA.

Finalmente, el deseo es que estos dos casos no sólo hayan sido para sanear un poco el entorno del deporte en México, sino que sea el primer paso de una reestructuración que permita al país avanzar en la profesionalización de sus dirigentes, en busca de mejores resultados deportivos.

[ntx][foto: Mexsport]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×