Responde César Ramírez en puntos clave para conquistar el Casablanca

Jugar su mejor tenis en los momentos de mayor presión fue la clave para que César Ramírez conquistar la corona de la trigésima edición de la Copa Internacional Casablanca, la segunda consecutiva...
Jugar su mejor tenis en los momentos de mayor presión fue la clave para que César Ramírez conquistar la corona de la trigésima edición de la Copa Internacional Casablanca, la segunda consecutiva para el deporte blanco mexicano.
 Jugar su mejor tenis en los momentos de mayor presión fue la clave para que César Ramírez conquistar la corona de la trigésima edición de la Copa Internacional Casablanca, la segunda consecutiva para el deporte blanco mexicano.

MEDIOTIEMPO | Agencias31 de Diciembre de 2007

  • "Estoy muy contento, la gente se merece eso y un poco más"

Jugar su mejor tenis en los momentos de mayor presión fue la clave para que César Ramírez conquistar la corona de la trigésima edición de la Copa Internacional Casablanca, la segunda consecutiva para el deporte blanco mexicano.

Tras derrotar al ruso Alexey Grigorov por 6-4, 3-6 y 6-0 en la Final del certamen juvenil, el veracruzano resaltó que justo en los puntos cruciales, sacó a relucir lo mejor de su repertorio no sólo en el juego de hoy, sino durante todo el torneo.

"En momentos de presión me estuve desempeñando mejor esta semana, hice las cosas bien, vengo en buen forma física, nunca bajé el rendimiento. La clave fue la efectividad", resaltó.

En un análisis del partido, jugado ante un lleno en el graderío de la cancha principal del Casablanca Satélite, en el Estado de México, el "Tiburón" sostuvo que jugó su mejor partido, con mucha consistencia, y salió adelante pese a algunas fallas en la segunda manga.

"Estuve muy estable, tuve errores fatales con mi saque en el segundo set, (cometí) dos dobles faltas, (fallé) una derecha increíble, son cosas que pasan, lo importante es que pude salir de ese bache, jugué un excelente tenis en el tercer set, casi no tuve errores", relató.

Calificó a Grigorov, quien tuvo al ex tenista Leonardo Lavalle como coach de cabecera, como "un jugador muy sólido, no falla, siempre está ahí, lo superé con winners y sin errores en los momentos clave".

El "Tiburón" se mostró agradecido con el público que lo apoyó durante toda la semana y con el cual simpatizó en todo momento. Con mucho carisma, cayó bien entre los aficionados ávidos de un ídolo en el tenis.

"Estoy muy contento, la gente se merece eso y un poco más", indicó Ramírez, quien tomará un breve descanso para recibir el año nuevo y el próximo domingo 7 de enero viajará a Australia, donde jugará un torneo de preparación y luego se meterá al primer grand slam de la temporada como tercer sembrado.

En un balance anual, resaltó que el 2007 fue estupendo para él, con títulos en el German Open y el Casablanca, así como cuartos de final en Roland Garros, sin embargo 2008 se presenta con grandes retos y desafíos para su incipiente carrera profesional.

El título de Ramírez se agregó a los logrados por Eduardo Peralta, en 2007; Jorge Esqueda, en 1991 y 1992; Oliver Fernández, 1989; Fernando Pérez Pascal, 1982, y Francisco Maciel, 1981.

[ntx][foto: Mexsport]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×