Tom Coughlin, por el tercer anillo para Gigantes de NY

Pocos entrenadores en jefe han llegado del futbol americano colegial a la NFL para convertirse en ganadores y exitosos en poco tiempo, uno de ellos es Tom Coughlin, quien está cerca de darle a...
 Pocos entrenadores en jefe han llegado del futbol americano colegial a la NFL para convertirse en ganadores y exitosos en poco tiempo, uno de ellos es Tom Coughlin, quien está cerca de darle a Gigantes su tercer anillo de Súper Tazón.

MEDIOTIEMPO | Agencias1 de Febrero de 2008

  • Los otros con tres súper tazones son Raiders de Oakland y Pieles Rojas de Washington

Pocos entrenadores en jefe han llegado del futbol americano colegial a la NFL para convertirse en ganadores y exitosos en poco tiempo, uno de ellos es Tom Coughlin, quien está cerca de darle a Gigantes su tercer anillo de Súper Tazón.

Hay tres equipos que ostentan en sus vitrinas tres Trofeos Vince Lombardi, uno de ellos es el rival de Gigantes para el próximo domingo, Patriotas de Nueva Inglaterra, conjunto que de conseguir el triunfo pasaría a ser el único en la NFL con cuatro títulos.

Los otros dos equipos con tres súper tazones son Raiders de Oakland y Pieles Rojas de Washington, éste último, eterno rival de la División Este de la Conferencia Nacional del equipo de Coughlin.

Antes de llegar al equipo neoyorquino, Coughlin jugó como receptor en la Universidad de Syracuse, donde tuvo como compañeros de equipo a los corredores Larry Csonka, Miembro del Salón de la Fama, y Floyd Little , quienes brillaron en la NFL con Delfines de Miami y Broncos de Denver, respectivamente.

Pero como jugador Coughlin no llegó a las alturas que Csonka y Little, a pesar de haber sido reconocido en la universidad como uno de los mejores atletas del campus.

Tres años después de graduarse comenzó sus carrera como entrenador de futbol americano en su alma mater en 1969, para después emigrar al Instituto Tecnológico de Rochester donde fue nombrado entrenador en jefe.

Ahí pasó tres años para después regresar a la Universidad de Syracuse, donde permaneció de 1974 a 1980. Su buen desempeño lo llevó al Colegio de Boston donde vivió dos etapas, la primera de 1981 a 1983 y la segunda de 1991 1 1993.

En esta última brilló intensamente al tener una marca ganadora de 21-13-1, para dar el salto en 1984 a la NFL con Aguilas de Filadelfia, equipo al que llegó para trabajar como asistente bajo el mando de Marion Campbell, quien heredó el puesto tras el sorpresivo retiro de Dick Vermeil.

Un año más tarde se fue a Green Bay, donde tuvo como maestro al legendario Forrest Gregg por un año, ya que partió inmediatamente a Nueva York para unirse a un joven grupo de entrenadores dirigidos entonces por Bill Parcells.

La vida lo puso al lado del que será su rival, Bill Bellichick, juntos conformaron un equipo histórico, legendario y del que muchos recuerdan la salvaje defensiva donde aparecía Lawrence Taylor, con quien conquistaron los Súper Tazones XXI y XXV.

Su manera de trabajar estricta, seria y ganadora llamó la atención de unos jóvenes directivos, que habían conseguido una nueva franquicia de la NFL en Jacksonville.

Este nuevo equipo nació en 1994 con el nombre de Jaguares, y sus propietarios buscaban alguien que naciera junto con él, que creciera al igual que sus jugadores para hacerlo ganador.

El resultado dio frutos inmediatamente, Couhglin construyó junto con una joven camada de jugadores entre los que destacaban el quarterback Mark Brunell, el receptor Jimmy Smith, el guardia ofensivo Tony Boselli, y el corredor Natrone Means, como equipo contendiente.

El crecimiento y despegue de Jaguares fue vertiginoso, en 1996 concluyó la campaña con marca de 9-6 y en 1999 tuvo un año impresionante de 14-2 en 1999; en ambos casos disputó la final de la Conferencia Americana, donde cayó ante Nueva Inglaterra y Tennessee.

Después de su éxito en Jacksonville, regresó a un lugar que conocía perfectamente, ahí pudo saborear las mieles de la victoria, Nueva York, para tomar el mando de Gigantes, equipo donde conoció al que dentro de unos días será su adversario, Bill Bellichick.

Los caminos se cruzan y parece que eso sucederá con Tom Coughlin y Bellichick, faltando sólo por ver quién saldrá triunfador del terreno de juego en el encuentro deportivo más importante del año en Estados Unidos.

[ntx][foto: AP]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×