Luchador mexicano Langowski participará en JO

Sus amigos le llaman Larry, tiene apellido polaco, nació en Estados Unidos, es ciudadano mexicano y el primer seleccionado en lucha para representar a México en los Juegos Olímpicos Beijing 2008.
 Sus amigos le llaman Larry, tiene apellido polaco, nació en Estados Unidos, es ciudadano mexicano y el primer seleccionado en lucha para representar a México en los Juegos Olímpicos Beijing 2008.

MEDIOTIEMPO | Agencias21 de abril de 2008

  • Lorenzo Mendoza seguro de que regresará de Beijing con una medalla

Sus amigos le llaman Larry, tiene apellido polaco, nació en Estados Unidos, es ciudadano mexicano y el primer seleccionado en lucha para representar a México en los Juegos Olímpicos Beijing 2008.

Lawrence Langowski, de 22 años, prefiere utilizar el apellido de su madre y llamarse Lorenzo Mendoza para facilitar la comunicación en español, aunque advierte que se siente orgulloso de su doble origen y su nacionalidad estadounidense.

En entrevista en su casa de Logan Square, al norte de Chicago, el deportista, quien lleva más de tres años como campeón nacional en esa especialidad, relata entusiasmado como fue que llegó a la selección mexicana de lucha.

Desde pequeño practicó varios deportes por iniciativa de su padre, de igual nombre, quien deseaba mantener a su hijo ocupado y alejado del peligro que representan las pandillas en esta ciudad.

Así, Larry practicó béisbol, futbol americano y futbol soccer, pero durante su educación media se concentró en el basquetbol hasta que una high school le hizo llegar una invitación para presenciar y participar en una exhibición de lucha.

"Mi papá me llevó y me gustó. Ahí me invitaron a inscribirme en un club de lucha y empecé a practicarla durante toda mi educación preparatoria. En mi primer combate le gané sin dificultad al campeón del año anterior", dijo.

Este deporte no impidió que el joven mexico-americano siguiera practicando otros deportes durante su high school, pero al llegar a la universidad se concentró más en ella.

En el 2004, cuando cursaba su segundo año de la carrera de negocios en la Northwestern University, se fue de vacaciones a México como lo hacía cada año, aunque en esa ocasión no quería perder su entrenamiento.

"Se me ocurrió llamar a la Federación Mexicana de Lucha y preguntar si podía ocupar sus instalaciones para entrenar durante ese tiempo, me dijeron que sí, y durante el periodo que estuve asistiendo vieron mi potencial", agregó.

A partir de ahí le llegaron invitaciones para torneos nacionales y luego como parte de la selección mexicana en campeonatos internacionales, la Olimpiada juvenil y también participó en los Juegos Panamericanos Río de Janeiro 2007.

Lorenzo dice que su amor por México lo desarrolló desde pequeño, en la convivencia con su familia materna, mientras que por el lado paterno carece de vínculo con Polonia, ya que su padre y sus abuelos nacieron en Estados Unidos.

"Estados Unidos es parte de mi vida, aquí nací y fui a la escuela, pero tengo a México en el corazón, gracias a mi mamá, el idioma me gusta hablarlo, mi familia me encanta, la cultura, las tradiciones y muchos lugares bonitos que hay".

Considera que la relación con la selección mexicana de lucha es difícil porque su organización la complica, ya que existen ocho equipos estatales que entrenan por su parte, unos más organizados que otros.

Por ello él prefiere entrenar por su parte, ya sea en la universidad, de la cual se acaba de graduar, o en una escuela particular de lucha, con campeones de Estados Unidos y competidores de otras naciones.

No obstante, Langowski Mendoza dice que se lleva muy bien con los integrantes del seleccionado, con los que existe solidaridad, particularmente cuando compiten en otros países.

Hasta ahora él es el primer seleccionado del equipo de lucha para la justa veraniega de Beijing, ya que logró calificar en marzo durante un campeonato panamericano en Colorado, donde obtuvo el tercer lugar detrás de Estados Unidos y Cuba.

Y mientras se define al resto de los seleccionados, Larry dedica su tiempo a prepararse dos veces al día, cuatro días a la semana, y cuida su alimentación con una dieta a base de proteínas y vegetales en seis comidas diarias.

Además, ve videos de lucha, lee, está a cargo de la instalación de un negocio familiar de helados en su vecindario, sale con sus amigos y convive diariamente con sus padres jubilados, Lawrence y Guadalupe.

Está seguro de que regresará de Beijing con una medalla en su categoría de 120 kilos estilo libre, y después volver a la universidad a estudiar alguna especialidad.

"Lo mejor que me ha ocurrido es ser seleccionado para competir en las olimpiadas representado a México. Es un honor que me llena de mucha emoción", enfatizó Lorenzo Mendoza.

[ntx][foto: Mexsport]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×