Brilla como nunca Ernesto Canto en Los Angeles 1984

El 3 de agosto de 1984 más de 60 mil gargantas alentaban al entonces Campeón Mundial, Ernesto Canto, quien refrendó su condición de favorito al cruzar en primer lugar la meta para conquistar la...
El 3 de agosto de 1984 más de 60 mil gargantas alentaban al entonces Campeón Mundial, Ernesto Canto, quien refrendó su condición de favorito al cruzar en primer lugar la meta para conquistar la medalla de oro en los 20 kilómetros de caminata.
 El 3 de agosto de 1984 más de 60 mil gargantas alentaban al entonces Campeón Mundial, Ernesto Canto, quien refrendó su condición de favorito al cruzar en primer lugar la meta para conquistar la medalla de oro en los 20 kilómetros de caminata.

MEDIOTIEMPO | Agencias21 de Junio de 2008

  • Canto Gudiño probó primero los amargos tragos de las descalificaciones

El 3 de agosto de 1984 más de 60 mil gargantas alentaban al entonces Campeón Mundial, Ernesto Canto, quien refrendó su condición de favorito al cruzar en primer lugar la meta para conquistar la medalla de oro en los 20 kilómetros de caminata.

El Memorial Coliseum de Los Angeles fue testigo de una de las hazañas más grandes del deporte mexicano, el único 1-2 para nuestro país se daba en la caminata; Ernesto Canto llegaba primero seguido de Raúl González, para beneplácito de toda una nación hambrienta de ídolos y de triunfos.

Esa tarde se pintó de verde, blanco y rojo, el himno nacional se entonó para hacer cimbrar el escenario olímpico, mientras dos banderas mexicanas ondeaban en todo lo alto, el momento más grande de la disciplina que años atrás había dado a nuestro país una plata con el sargento Humberto Mariles y un oro de Daniel Bautista.

Fue precisamente Bautista el culpable de esta hazaña, al convertirse en el ídolo deportivo de un joven Ernesto Canto, que a sus 13 años de edad conquistó el Campeonato Nacional de la especialidad y recibió de manos del famoso andarín la medalla de primer lugar.

Desde ese momento, el ganador de la Medalla de Oro en los 20 kilómetros de caminata en los Juegos Olímpicos Montreal 1976 se convirtió en el ejemplo a seguir para un Canto que superaría, en su momento, los logros de su maestro y amigo.

Canto Gudiño probó primero los amargos tragos de las descalificaciones que cortaron de tajo con las probabilidades de que México hubiera ganado más oros olímpicos.

En 1980 nuevamente su amigo Bautista marcó un momento en la vida del atleta que nació un 18 de octubre de 1958 en la Ciudad de México, cuando fue el primero en cruzar palabras con aquél tras su polémica descalificación cuando se encontraba en el primer lugar y con muchas probabilidades de ganar el oro en Moscú 1980.

Esa situación caló en el carácter de Canto, quien se prometió a sí mismo a ganar para vengar de alguna forma ese robo a Bautista.  Tres años más tarde, en Helsinki, conseguía un triunfo histórico para México, al ganar el primer lugar en los 20 kilómetros de caminata en los Campeonatos Mundiales de Atletismo y convertirse en el mejor andarín del planeta.

Pero faltaba más, pues en mayo de 1984 impuso récord mundial en los 20 kilómetros, que aún perdura, de una hora, 18 minutos y 38 segundos, el cual le pertenecía a su maestro y amigo Daniel Bautista, con 1:19:49 horas.

El momento cumbre llegó unos meses después en los Juegos Olímpicos Los Angeles 1984, la venganza que tanto había esperado concretar se dio desde que tomó la punta en los cinco kilómetros de la competencia.

La victoria fue impresionante y dominante, pues los rivales como el italiano Mauricio Damilano y el francés Guilleume LeBlanc terminaron fundidos ante el paso ganador de Canto, quien se convirtió en el primer mexicano en obtener el campeonato mundial y al año siguiente el título olímpico.

Desgraciadamente en Seúl 1988 el fantasma de la descalificación le hizo una mala jugada al atleta mexicano, la escena era la misma pero a la inversa y ocho años después, Canto lloraba mientras Bautista lo consolaba después de quedar fuera de la competencia por decisión de los jueces.

Pero el logro de Canto quedó grabado para la posteridad como el momento más grande de nuestro país en Juegos Olímpicos, algo que nada ni nadie se lo podrá quitar.

[ntx][foto: Mexsport]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×