Schleck debe seguir atacando en los Alpes

Frank Schleck no puede dormirse en sus laureles. Su ventaja como líder del Tour de Francia es muy tenue y tiene a cinco rivales respirándole en la nuca.
 Frank Schleck no puede dormirse en sus laureles. Su ventaja como líder del Tour de Francia es muy tenue y tiene a cinco rivales respirándole en la nuca.

MEDIOTIEMPO | Agencias21 de Julio de 2008

  • "No recuerdo un Tour tan reñido como este, con tres corredores a 10 segundos de cada uno"

Frank Schleck no puede dormirse en sus laureles. Su ventaja como líder del Tour de Francia es muy tenue y tiene a cinco rivales respirándole en la nuca.

Con dos durísimas etapas de montaña y una contrarreloj, la definición de esta ronda gala promete ser una de las más reñidas y emocionantes de los últimos tiempos

El luxumburgués Schleck sabe que la mejor forma de no perder la camiseta amarilla es seguir atacando al australiano Cadel Evans y al ruso Denis Menchov en las próximas dos etapas de montaña para poder tener la mayor ventaja posible antes de la contrarreloj.

"No recuerdo un Tour tan reñido como este, con tres corredores a 10 segundos de cada uno, y seis corredores a 50 segundos", comentó el director del Tour, Christian Prudhomme.

Schleck aventaja por siete segundos al austríaco Bernhard Kohl y por ocho a Evans. Menchov se encuentra 38 atrás, mientras que el estadounidense Christian Vande Velde aparece a 39. Otro candidato es el español Carlos Sastre, rezagado a 49.

La contrarreloj será el sábado, así que Schleck necesitará despegarse ahora si quiere salir campeón.

"No soy un especialista de cronometradas, aún cuando el enfundarse la camiseta amarilla como que te da alas", declaró Schleck el lunes, que fue un día de descanso del Tour. "Con el equipo que tengo, tenemos que seguir siendo agresivos".

La iniciativa de Schleck fue lo que le permitió desplazar a Evans el domingo, en el último ascenso de la 15ta etapa en la localidad de Prato Nevoso en los Alpes italianos. Pero sólo pudo sacar una tenue diferencia de tiempo, y todavía faltan dos de los tramos más exigentes en los Alpes.

Se trata de ascensos que no tienen descripción, lo cual ya dice mucho de lo duro que son. El de Lombarde esde 21,5 kilómetros y el de La Bonette-Restefond consta de 25,5. Y los tres del miércoles - Galibier, Croix de Fer y L';Alpe d';Huez - serán aún más difíciles.

"Tenemos un equipo que es bien fuerte y eso puede ser la clave en los Alpes", dijo Schleck.

Aunque Evans logró mantenerse a tiro de la punta, el australiano pudo haber pagado un elevado precio en cuanto a su condición física. Fue notorio que el corredor de 31 años acusó cansancio en el último ascenso, mientras que Schleck, Sastre, Menchov y Kohl lucían frescos.

"Dio la impresión que estaba sufriendo un poco", resaltó Schleck sobre Evans.

Todo esto abre el compás para muchas emociones, algo no visto desde la era de Lance Armstrong. Salvo 2003, el estadounidense pulverizaba a sus rivales por varios minutos y no por unos escasos segundos.

"Ahora hay más suspenso, lo cual es lo que los organizadores sueñan", declaró Prudhomme.

Amén que no se produzcan escándalos de dopaje, sobre todo que no involucren a los seis primeros.

[AP][foto: AP]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×