Hospitalidad China: desde un baño automatizado hasta máscara antigás

Modernidad y deseos de agradar puede ser la mejor combinación, sobre todo si se trata de una nutrida turba de periodistas que no pertenecen a un país olímpicamente competitivo pero que, por azares...
 Modernidad y deseos de agradar puede ser la mejor combinación, sobre todo si se trata de una nutrida turba de periodistas que no pertenecen a un país olímpicamente competitivo pero que, por azares del destino, se encuentran en la actual capital deportiva  (Foto: Notimex)
(Notimex) -

MEDIOTIEMPO | Agencias13 de Agosto de 2008

  • Beijing ha sido generosa. No ha escatimado esfuerzos ni dinero para caer bien

Modernidad y deseos de agradar puede ser la mejor combinación, sobre todo si se trata de una nutrida turba de periodistas que no pertenecen a un país olímpicamente competitivo pero que, por azares del destino, se encuentran en la actual capital deportiva del mundo.

Invitados por el Centro Internacional de Medios de Beijing (Beijing International Media Center, BIMC), periodistas de todos colores, razas y condiciones, que a veces sólo tienen en común la escasa cosecha de medallas de sus respectivas delegaciones, se dieron cita en esta ciudad para probar lo mejor del poderío chino.

De entrada, no les ha ido nada mal a los más de 70 periodistas, pues Pekín (acepción castellanizada de Beijing) los ha recibido con los brazos abiertos, sus mejores galas y todos los recursos a la mano para hacerles pasar la más grata estancia.

En unas cuantas horas, Beijing ha sido generosa. No ha escatimado esfuerzos ni dinero para caer bien, enamorar y conquistar corazones que lo mismo vienen de México, Perú, Jamaica, Barbados, Cuba o Uruguay, que de Guínea Ecuatorial, Mozambique, Uzbekistán y Kazajistán.

Para empezar, la capital china mostró, quizá sin alardear, la modernidad y tecnología de un país que, con todo y sus desigualdades, camina con paso firme a consolidarse como una indiscutible potencia mundial.

Y es que el hotel sede de la reunión periódistica - que no tiene acreditación para ingresar a los escenarios deportivos con motivo de de la vigésima novena edición de los Juegos Olímpicos- es un auténtico lujo.

Aunque no peca de ostentoso, ni se encuentra en una de las zonas más exclusivas de la ciudad-, el hotel es un homenaje a la modernidad.

Para los que nunca se sienten demasiado cómodos, todo se arregla con botones. Lo mismo para subir la cortina del baño o de la habitación, o para bajarla, siempre hay un botón cercano que impide al huésped hacer cualquier esfuerzo.

Desde la puerta, el visitante indica electrónicamente, con sólo pulsar un botón, si desea que se le limpie la habitación o bien si no quiere ser molestado.

En el pasillo principal de cada habitación se encuentra el control de toda la iluminación, pero sin duda lo más apreciable es la pantalla de plasma de unas 40 pulgadas, los muebles como dictan los últimos adelantados ergonómicos y un baño que, por separado, ofrece tina y regadera que dejaría satisfecho hasta a un excéntrico galáctico del Real Madrid.

El baño y la habitación está separado por un cristal, así que lo mismo se puede ver que ser visto, sin embargo, si hiciera falta un poco de privacía, siempre hay un botón a la mano para hacer bajar la cortina.

Y si aditamentos se trata, el huésped puede disfrutar de una mullida bata de baño, sandalías para el pie fatigado y un par de latas con máscara antigás para cualquier contingencia, lo mismo un incendio que algún ataque violento.

Así que aunque no caigan las medallas, excepto para los cubanos, la "otra" prensa internacional no tiene motivos para no disfrutar sus Juegos Olímpicos y ponerle "palomita" a los chinos que no paran de esforzarse para mostrar lo mejor de su nación.

[ntx][foto: Mexsport][r/geca]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×